domingo, 18 de abril de 2021

MARZO... ¡DE UN VISTAZO! (#03/2021)

Ea, pues aquí seguimos. Sin Semana Santa y sin Feria. La semana más luminosa de Sevilla tenía que haber comenzado anoche. Pero nada, el coronavirus se ha empeñado en seguir fastidiando nuestra existencia. Menos mal que el ser humano tiene capacidad de reinventarse y ayer mismo coloqué mis farolillos en casa, puse sevillanas a todo volumen, y me compré una botella de manzanilla. Que no se diga. Y si todo fuera eso, la fiesta, pues mira, pero es que los contagios y los fallecimientos siguen estando ahí y eso es lo más preocupante. Venga, fuerza y ánimos. Y sigamos abrazados a los libros.

[Para conocer la sinopsis de los libros expuestos 
solo tienes que clicar en cada título o en los enlaces a las reseñas]

Los comprados

El mes pasado me colé. Mucho, además. Así que este mes he hecho propósito de enmienda y, sí he pisado librerías, pero en modo de paseo. Atándome las manos para no sucumbir. 


Los recibidos



Prácticamente la mayoría de los libros recibidos han sido para entrevistar a sus autores. Aun así, desde Algaida Editores me hicieron llegar Jaque al emperador de J.R. Barat, novela histórica que nos lleva al año 1808, con las tropas napoleónicas invadiendo España. Si te gusta la novela histórica, esta novela se alza como una lectura idónea. 
Los libros de Eloy Moreno me sientan bien. Todos ellos. Creo que tiene una mirada muy especial con la que me resulta fácil conectar. Y me ocurre esto tanto con sus libros para adultos, como con los dirigidos a los más jóvenes y pequeños. A través de Nube de Tinta, acaba de publicar un cuento infantil que es una delicia. Juntos. Cuentos para contar entre dos. Ya está leído y reseñado en el blog. Tienes el enlace a la reseña más abajo.

Los intrusos de Javier Pérez Campos (Planeta) me dejó en estado de shock, nada más ver la cubierta y leer su sinopsis. No he podido esperar mucho y, aunque tengo otros títulos que esperan turno hace tiempo, este libro es alucinante. Así que, si te gustan las historias inquietantes, eres fan de las casas encantadas y no te pierdes ni uno solo de los programas de Iker Jiménez, tienes que leer este libro. Espero contaros detalles muy pronto. 
 



Y Espasa, acaba de publicar La juglaresa de María López Villarquides. Me gustan mucho los libros que eligen a un personaje de la historia, desconocido, para hacerlo llegar a los lectores. Esta novela recrea libremente la vida de María la Balteira, una joven gallega de la que se dice que fue una guerrera, y que tuvo mucho renombre en la corte de Alfonso X, el sabio. Sin embargo, la novela nos muestra una mujer apasionada del baile y la música. Sin duda, una lectura curiosa. 


Para las entrevistas llegaron a casa unas cuantas novelas. Tenía muchas ganas de leer algo de Karmele Jaio y cuando vi este título, Las manos de mi madre (Booket) me sentí muy tentada. Espero poder acabarla hoy, porque es muy breve, y trataré de conversar con la autora.

Volver a ver a Víctor del Árbol es un placer. Como también lo es volver a leerlo. Creo que con El hijo del padre (Destino) se ha superado y ha dejado el listón muy alto. Brutal es esta historia, centrada en dos familias, y que te conmoverá. Muy pronto os traigo la reseña. 




Cambiando totalmente el tercio, disfruté mucho de lo último de Lorena Franco. Todos buscan a Nora Roy (Planeta) es un thriller en toda regla que nos conduce a ese mundo de los psiquiátricos, tras cuyas paredes se esconden prácticas demoledoras.

La entrevista con Manuel Jabois no se puedo concretar definitivamente. En cualquier caso, me ha gustado mucho Miss Marte (Alfaguara), una novela que navega a dos tiempos, para hablarnos de la misteriosa desaparición de una joven. En unos días os cuento impresiones.





Sí pude conversar con Karina Sainz Borgo sobre El Tercer País (Lumen). La autora vuelve a traernos una historia en la que la fuerte personalidad de personajes femeninos lo invade todo. 

También pude conversar con Bárbara Montes, autora de Julia está bien (Ediciones B), una novela que supone el homenaje de la autora a su abuela Juliana. Preciosa historia de sacrificio y supervivencia.




Y por último, El tejido de los días de Carlos Aurensanz, que me llegó por intermediación de Pepa Muñoz de Locura de Libros, y que pinta maravillosamente bien.


Los ganados

Había varios sorteos interesantes a los que pretendía apuntarme pero se me pasaron totalmente. 

viernes, 16 de abril de 2021

SU ÚLTIMO DÍA de Shari Lapena

Editorial: Suma
Fecha publicación: noviembre, 2020
Precio: 17,95 €
Género: thriller
Nº Páginas: 400
Encuadernación: Tapa dura con sobrecubierta
ISBN: 9788491295204
[Disponible en eBook y Audiolibro;
puedes leer aquí]


Autora

Shari Lapena trabajó como abogada y profesora de inglés antes de dedicarse a escribir. Su primera novela de intriga, La pareja de al lado, se convirtió en un éxito internacional del que se han vendido más de 3.000.000 de ejemplares. Fue la novela más vendida en el Reino Unido en 2017 y se han adquirido los derechos para adaptarla a la televisión. Sus posteriores libros Un extraño en casa, Un invitado inesperado y Alguien a quien conoces también ocuparon los primeros puestos de las listas de best sellers del Sunday Times y del New York Times.

Sinopsis

Stephanie y Patrick se están adaptando todavía a su nueva vida tras el nacimiento de las gemelas. Los bebés no les dan respiro y aunque Stephanie sufre el agotamiento y la desorientación de la falta de sueño, hay una cosa de la que está completamente segura: tiene todo lo que siempre había soñado.

Entonces aparece Erica, una mujer del pasado de Patrick que lanza una escalofriante acusación. Patrick siempre había afirmado que la muerte de su primera esposa fue un accidente. Ahora Erica asegura que se trató de un asesinato.

Él insiste en que es inocente, en que todo no es más que un intento de chantaje. Pero Erica sabe cosas sobre Patrick, cosas que empujan a Stephanie a hacerse preguntas sobre su marido. ¿Le ha contado la verdad? ¿Es Erica la convincente mentirosa que Patrick asegura que es? ¿O ha cometido Stephanie un terrible error?

[Información tomada directamente del ejemplar]



Soy muy fan de las novelas de Shari Lapena. En ellas encuentro siempre lo que espero del género, una historia interesante, con giros inesperados, que me conduce a una lectura ágil y entretenida. Fue lo que encontré en La pareja de al lado (puedes leer la reseña aquí) y es lo que he encontrado en esta última, Su último día.

Con un título tan funesto, la novela se inicia con un capítulo introductorio en el que conoceremos a la joven pareja formada por Patrick y Lindsey. Estamos a principios de 2009, en Creemore (Colorado). Ella está embarazada y, junto a Patrick, se dispone a emprender viaje hasta Grand Junction, para visitar a su madre. Parece que andan de morros, y aunque está nevando con fuerza, y se desaconseja salir de casa, ella insiste en hacer el viaje.

De ahí saltaremos al año 2018. En Aylesford (Nueva York) reside Stephanie, una joven madre de gemelos. Emma y Jackie tienen cuatro meses. El parto fue complicado, con una recuperación dolorosa, y la crianza lo está siendo mucho más. Stephanie está agotada. Las niñas sufren de cólico del lactante y se pasan toda la noche llorando. Ni hijas ni madre consiguen dormir más que unas pocas horas. Por eso, Stephanie se pasa el día con la mente abotargada, como si viviera rodeada de una espesa niebla. El cansancio la aturde, la desespera y siente que está falta de reflejos, que hace cosas sin sentido. Encima no puede contar con su marido porque se pasa el día trabajando en su estudio de arquitectura y necesita tener la mente despejada.  

Precisamente es su marido el que inicia la parte de suspense de la novela. Cuando por el estudio de arquitectura aparece la joven Erica Voss, que postula para un puesto de secretaria, Patrick caerá en un profundo estado de nerviosismo. Aunque finge no reconocerla, sabe perfectamente quién es esa joven, a la que no ve desde hace nueve años, en otra vida. Y ella también sabrá quién es él. Erica no ha aparecido por casualidad. Necesita dinero, sabe cosas y está dispuesta a llegar hasta el final, con tal de conseguir su propósito. ¿Qué es lo que sabe? ¿Por qué Patrick se altera tanto al verla?

Por otra parte, la novela nos presenta a otro matrimonio, formado por Gary y Cheryl. Tienen un hijo de nueve años, llamado Devin, un niño adorable, muy carismático y sociable. Todo el mundo adora al chico aunque, muy pocos saben que es adoptado. Ni siquiera él. La vida de la familia transita apaciblemente y feliz. Atrás quedó la complicada adopción de Devin pero, en cuanto todo el proceso terminó, la pareja consiguió respirar tranquila. Sin embargo, la aparición de una persona, a la que no deseaban volver a ver jamás, trastocará de nuevo la paz familiar. Además, descubrir casualmente a los verdaderos padres de Devin hace que Cheryl y Gary ya no vean al pequeño con los mismos ojos. ¿Por qué? ¿Y qué busca esa persona? ¿Con qué intención regresa a sus vidas?

Por último, Niall -socio de Patrick-, y su esposa Nancy aportan también su grano de suspense. Al principio, parecen personajes de apoyo, un tanto secundarios. Sin embargo, ellos también tienen algún oscuro secreto, algo que no puede salir a la luz, aunque de todo ello sabremos cuando la historia esté bien avanzada. 

Su último día plantea una trama en la que la venganza y el chantaje son los pilares principales. Patrick tiene un pasado turbio, algo ocurrió antes de residir en Nueva York y, aunque aquello quedó muy lejos ya, lo cierto es que el pasado, con todos sus secretos, siempre vuelve a nuestras vidas, para hacernos recordar quiénes éramos antes. La vida de Patrick, junto a su esposa Stephanie y sus dos pequeñas hijas, está a punto de hacerse añicos. Él teme que cierta información llegue a oídos de su esposa y, por ende, de la policía, y para ello tratará de parar los pies a Erica.

Desde el inicio, el lector irá conociendo detalles íntimos de cada uno de los personajes, de tal modo que las conexiones comenzarán a establecerse desde bien pronto. De algún modo u otro, casi todos tienen algo que ocultar, todos tienen un secreto que callar. La pieza clave en este entramado es Erica Voss. La joven se siente en una situación de poder. Para empezar, echará mano de su aspecto físico para engatusar a todo varón que se cruce por su camino, y exprimirlo al máximo. Manejará los hilos de esta historia, llevando a cada uno de los personajes al límite. Jugará bien sus cartas y conseguirá generar un ambiente de turbación y desesperación, construyendo una tela de araña en la que los personajes se sentirán atrapados, sin escapatoria posible.

Su último día permite al lector adentrarse en una historia de intriga y suspense. Como espectador privilegiado que somos, contemplaremos la trama de esta novela como si fuera el tablero de un endemoniado juego, por el que los personajes se mueven. Desde nuestra posición podremos analizar las reacciones de los personajes. ¿Están tomando las decisiones correctas? Esta actitud analítica es muy patente en el caso de Patrick. En todo modo he ido cuestionando sus  movimientos y, en más de una ocasión, he sentido que el personaje se estaba equivocando, que estaba cavando su propia tumba, metiéndose en un callejón sin salida del que le iba a costar Dios y ayuda salir indemne. Con sus reacciones, hay personajes que pierden toda su credibilidad, y eso los convierte en figuras mucho más interesantes.

En el caso de Stephanie, a su alrededor empiezan a ocurrir cosas raras.  ¿Tan cansada está que no sabe ni dónde tiene la cabeza? ¿Tan agotada como para hacer cosas de las que no se acuerda? La joven se mueve por un terreno pantanoso y ya duda hasta de su propia sombra. Las sospechas caen por su propio peso, lo que nos lleva a plantearnos si verdaderamente conocemos a las personas con las que convivimos.


Me ha gustado especialmente esa atmósfera de pesadez y agotamiento que rodea el matrimonio de Patrick y Stephanie. Vamos leyendo sus pasajes y llegamos a sentir esa torpeza que nos suele caracterizar cuando no hemos descansado bien. Es una sensación crispante, irritante, que condiciona todos nuestros actos, algo que repercutirá mucho en la acción de la novela.  

Ahora bien, bajo mi punto de vista, la trama de Su último día me ha parecido menos intrigante. En un momento puntual, la narración no avanza, sino que entra en bucle, girando una y otra vez, alrededor del mismo punto. Eso me hizo pensar si la historia no iba a resultar algo plana. Tiene suspense, sí, e intriga, y hay chantajes y secretos pero, una vez que todas las piezas estaban dispuestas, empecé a plantearme si eso iba a ser todoPor suerte, llegó el pre-desenlace, en el que me topé con una vuelta de tuerca que me generó más interés y curiosidad. Y de ahí, a un epílogo en el que se producía otro giro más. Así que, para mí, la novela cierra de forma satisfactoria. 

Escrita en tercera persona, empleando el tiempo presente, por aquello de dar inmediatez a la acción, Su último día se estructura en sesenta capítulos más un epílogo, datado cuatro meses después del inicio de la trama principal, que supone un estupendo cierre a una novela que cumple en todo momento con lo que se espera de ella. Además, cuenta con un ritmo ágil, equilibrada en cuanto a narración y diálogo, por lo que la lectura fluye a buena velocidad.

Poco más puedo aportar. Sigo diciendo que me gustan las historias de Shari Lapena. Sus novelas me funcionan, me resultan útiles para desconectar del día a día, y para adentrarme en otras vidas, con sus luces y sombras. Por lo tanto, seguiré leyendo lo que la autora publique. Y si te gusta el género, no me queda más que animarte a leer esta novela.

[Fuente: Imagen de la cubierta tomada de la web de la editorial]

Puedes adquirirlo aquí:



jueves, 15 de abril de 2021

FÀTIMA BELTRAN CURTO: ❝Esta es una novela muy humana y costumbrista, una especie de fábula❞

Para ser honesta, algo que siempre pretendo ser en este espacio, tendría que decir que no pensaba que Una canción bajo el agua, de Fàtima Beltran Curto, fuera a gustarme tanto. Seguro que también os pasa a vosotros, que os dejáis llevar por alguna errónea impresión, un pálpito infundado, y construís en vuestra cabeza una serie de emociones que en nada tienen que ver con lo que, a posteriori, y tras la lectura, sentís en vuestro interior. En realidad, las bajas expectativas no son tan mala cosa, porque siempre juegan a favor de la novela. ¿Cuántas veces hemos esperado lo más grande de una historia y se nos ha quedado corta? Así que, agradezco enormemente haberme lanzado a esta lectura sin esperar mucho porque, lo cierto es que la nueva novela de Fàtima Beltran me lo ha dado todo. 

Una canción bajo el agua traslada al lector al año 1939. Ha terminado la guerra civil. De combatir en el frente regresa Eladio Ferlosio, que emprende camino a su Uldielbo natal. No va solo. Lo acompaña Teodoro, un soldado del bando contrario al que, una bala disparada sin mucha puntería por el propio Eladio, le robó la vida. Sí, habéis leído bien. Teodoro está muerto. Juntos llegarán a ese pueblo perdido en las montañas mineras, para retomar la vida que la guerra interrumpió. La obra de Beltran también retrocede momentáneamente en el tiempo para contarnos quiénes eran y en qué se han convertido los personajes de esta novela. Hasta el momento en el que os cuente mis impresiones con más detalle, solo voy a compartir con vosotros dos de las muchas emociones que me ha provocado esta lectura: diversión y ternura. Hasta entonces, os dejo con la entrevista.  

Marisa G.- Fátima, te tengo que felicitar. Qué novela más bonita. Me ha encantado. No esperaba que me fuera a gustar tanto.

Fátima B.- ¿Y por qué no?

M.G.- No lo sé. Imagino que fue un primer pálpito erróneo. A veces nos dejamos llevar por las primeras impresiones y no siempre son certeras. Me alegro muchísimo de haberla leído.

F.B.- No sabes lo que me alegra escucharte decir eso. Para mí es muy importante.

M.G.- Es justo decirlo. Bueno, empecemos con las preguntas. En primer lugar, y teniendo en cuenta que tu carrera está enfocada al Derecho, me gustaría saber en qué momento nacen estas ganas de escribir.

F.B.- No hay un momento puntual. Las ganas de escribir me han acompañado siempre, desde jovencita. Escribía cuentos horrorosos pero con muy buena intención. Hasta los 7 u 8 años jugaba sola y eso te ejercita la imaginación. Y como mi trabajo es el lado oscuro de la escritura, cuando tengo tiempo libre desboco mi imaginación escribiendo historias.

M.G.- La desbocas en este libro, pero veo que tienes una novela previa, titulada Bienalados, ¿no es así?

F.B.- Sí, aquella es el laboratorio de esta. Se publicó en papel en 2019, con una editorial muy pequeña, y por tanto con una distribución también muy pequeña. Pero las críticas fueron muy buenas y me vine arriba. Por eso me planteé escribir esta otra.

M.G.- Pues te ha salido muy bonita. ¿Y cómo nace la idea de escribir esta historia, en este tiempo, con esos dos personajes tan singulares? Cuéntame un poco el germen de la novela.

F.B.- Bueno, la idea primera me vino un día que iba en metro. Me puse a pensar en un soldado que vuelve a casa después de haber perdido todas las guerras, pero acompañado del fantasma de aquel primer soldado, del bando contrario, al que dio muerte. Ese es el elemento del realismo mágico que tiene la novela pero, metafóricamente, también representa esos fantasmas que todos vamos arrastrando a lo largo de la vida. Con esa idea en la cabeza, empecé a desarrollar el primer capítulo y de ahí, me lancé a escribir de manera obsesiva-compulsiva durante todo el confinamiento.

M.G.- Los dos protagonistas son Eladio Ferlosio y Teodoro Sacristán. Los destinos de ambos se cruzan. Al principio, es un hecho fatal el que los une pero digamos que, con el paso del tiempo, la relación entre ambos va derivando hacia algo más amable.

F.B.- Es la historia de una amistad imposible cosida por una bala. No hay peor punto de partida para una amistad que ese. Son dos perfiles muy contradictorios. Uno es muy mediterráneo, vital, fogoso y el otro es más pausado, más reflexivo, de las montañas. Pero a pesar de esto, logran tejer una relación que, si me apuras, resulta conmovedora.

M.G.- Muy conmovedora. Y es verdad que son muy dispares. Lo vamos a ver por ejemplo, en uno de los temas más universales de la Literatura, el amor. Eladio vive un amor romántico y Teodoro, cuando descubre el sexo, es más tendente al amor carnal.

F.B.- (Risas) A lo mejor es que a Teodoro no le dio tiempo a conocer otro tipo de amor y solo se quedó en el más concupiscente, en el más lascivo. Pero sí, Teodoro conocerá el sexo gracias a la viuda del pueblo. A partir de ahí, comienzan sus aventuras. Por eso, cuando el fantasma de Teodoro se encuentra encadenado a los talones de una figura como Eladio, el del amor romántico, termina amargándose. No solamente está amargado porque lo han matado, sino también porque lo han condenado a vivir bajo la sombra de una persona tan aburrida como es Eladio. Sin embargo, la gracia está en que, a pesar de las diferencias, llegan a encontrar un equilibrio durante los años de convivencia.

M.G.- Te confieso que Teodoro es encantador, me he reído mucho con él, es divertidísimo. Él es la sal de la novela.

F.B.- Me lo han comentado mucho. Todos los personajes de la novela me gustan porque son como mis hijos. A mí, la lealtad, el tesón y la cabezonería de Eladio también me conmueve, pero es verdad que Teodoro es la sal, sin desmerecer a Torcuato Nicanor ese agaporni que, aunque aparece poco, es mi ojito derecho.

M.G.- Y hay muchos otros personajes y todos son una delicia. Incluso hay algún villano. Háblame de alguno más.

F.B.- La novela es muy coral. Jugar con más personajes me permitía poder contar más historias. Los personajes son las voces de las historias que me invento. Como te digo, me gusta mucho Torcuato Nicanor, el pequeño agaporni, tan mediterráneo también. Luego tenemos a Eleonora Cardenal, que es la mala impedida, la que ha sufrido en sus propias carnes los bombardeos de la guerra. Sin embargo, no es un personaje amargado. Más amargada está Úrsula, la hermana de Eladio. Con este personaje me salió un poco la vena feminista. Ella se lamenta de la vida que le ha tocado vivir, por haber nacido mujer, por no haberse casado, y por tener que hacerse cargo de su madre. 

M.G.- Me gusta mucho Agustín, el pastor, tan leal. Y mosén Bonifacio, el cura del pueblo, que sale poco pero, cuando sale, sienta cátedra, con esas homilías anti-republicanas.

F.B.- Sí, además se enfada mucho y escupe a todas las beatas de la primera fila porque sufre con la sialorrea. Los dos sacerdotes están inspirados en personajes reales. Para mosén Bonifacio me he inspirado en un profesor que tuve porque yo, como Teodoro, también estudié en un seminario. Supongo que aquel profesor me traumatizó. Escribiendo, el subconsciente aflora y ahí quedo plasmado, de una forma muy deformada, pero ahí está ese profesor.

M.G.- Y muy deformado es el propio narrador omnisciente que, a veces, aporta un toque de humor. Es muy detente a la exageración.

F.B.- El realismo mágico es un género que invita a la hipérbole. Exagerando dotas a la historia de unas gotas de humor que tanta falta nos hace. La novela la escribí en pleno confinamiento y lo hice pensando en lo que necesitaba en esos momentos, que no era más que esperanza y humor. Dame humor, por favor.

M.G.- Es muy divertida. En cuanto a la acción, esta avanza y retrocede pero sin salirse de los márgenes marcados por febrero de 1935 y noviembre de 1946. Es un periodo de pre-guerra, de guerra y de posguerra, pero no es una novela que aborde los temas bélicos con profundidad.

F.B.- No, no,... Esta novela no es un drama bélico, sino que es una novela muy esperanzadora. La guerra es el marco histórico sobre el que me tuve que documentar también, para darle ese contrapunto a la parte mágica. No es una historia de guerra, ni ahonda en esas cuestiones, al menos de una forma maniquea y partidista. Esta es una novela muy humana y costumbrista, una especie de fábula.

M.G.- Las únicas reflexiones sobre la guerra, muy acertadas, hace referencia a esas circunstancias en las que, a veces, una persona se ve abocada cuando surge un conflicto. El hecho de tener que tomar parte en un bando o en otro, sin comerlo ni beberlo. Es de eso de lo que se quejan estos personajes.

F.B.- Sí, además es una reflexión nada alejada de nuestros días. A veces terminas tomando partido porque te obligan a ello. Y surgen disputas que, en realidad, no existirían de no haber existido las manos que mecen el tarro, ya sea en el año 36, ya sea ahora.

M.G.- Así es. Y estamos hablando en todo momento del humor pero también hay drama. Hay pasajes en los que los personajes pasan por situaciones lastimosas. Sin embargo, llegamos al final, a ese desenlace tan maravilloso que deja una sonrisa dulce en los labios. ¿Tenías claro que la novela terminaría así, desde el principio?

F.B.- Ese final se fue gestando solo, al igual que toda la historia. No me levanté un día habiendo soñado todo lo que pasa en la novela. Como te dije antes, un día iba en metro y se me ocurrió el primer capítulo. A partir de ahí, fui estirando y estirando. Poco a poco fui vislumbrando ese final y el diálogo que se produce entre los dos protagonistas se me ocurrió el propio 10 de mayo, día que terminé la novela. Me emocioné mucho al escribirlo y hasta lloré. Pero también me he reído a carcajadas escribiendo, como una loca. Y creo que todas esas emociones que sentí al escribir esta historia laten en la novela. Estoy segura de que se tienen que notar porque, en aquellos meses en los que estuve escribiendo, mi vida era yo y la novela. Vivía para la novela, sin ningún tipo de interrupción. 

M.G.- Y precisamente, con ese final es cuando cobra sentido el título y la cubierta del libro. Hasta que no llegamos prácticamente al final, no vamos a entender qué es esa canción bajo el agua, ni qué es ese pez que nos mira desde la portada.

F.B.- La portada fue un regalo que se ha marcado Espasa. Es muy chula, con ese brilli-brilli que le han puesto al pescado. La editorial ha tirado la casa por la ventana. 

M.G.- Fàtima, no puedo dejar de preguntarte por los escenarios. Yo estoy en Triana, ¡y mi barrio también sale en esta novela!

F.B.- Es verdad. Sevilla tiene su pedacito en la novela, porque algunas páginas transcurren allí. Pero no te sabría decir por qué. Supongo que porque me gustó. Salen pocos lugares reales. Las ubicaciones son todas inventadas, salvo Sevilla que ahí está, con ese Teodoro convertido en todo un Juan Tenorio. (Risas)

M.G.- Si estaba encantada con la novela, cuando descubro que uno de los personajes llega a Triana y se mueve por aquí, ni te cuento la ilusión que me hizo. Pero ahora que mencionas el resto de escenarios, es verdad que son ficticios, tanto Uldielbo como Catasset.

F.B.- Eso es pero, ¿a que Catasset suena como si existiera realmente?

M.G.- (Risas) Pues sí. Totalmente. Estuve buscando las dos ubicaciones hasta que leí que eran ficticias.

F.B.- Me los inventé porque así ganaba más libertad y amoldaba el lugar a mi gusto. Aunque me he inspirado en los pueblos de la zona, son totalmente inventados porque de otro modo, me sentía más castrada.

M.G.- Antes has comentado algo curioso, que ese último diálogo lo escribes precisamente ese 10 de mayo, día en el que terminas la novela. Y pones el punto y final a una hora muy tempranera, a las 8.28 de la mañana. Te imagino levantada desde muy temprano.

F.B.- Me levanté muy temprano, sí. (Risas) Ardía por dentro y quería ponerle el punto final. La novela, en realidad, salió sola. Fui trabajando cada día, cada día, cada día,... 

M.G.- Imagino que te habrá pasado como a otros escritores que han aprovechado ese confinamiento para centrarse en escribir, un poco para salvaguardar la salud mental.

F.B.- Sí, sí... A ver, yo soy una tía positiva pero piensa que estaba confinada y sola, a lo conde de Montecristo. Así que, o me agarraba a escribir o me compraba un balón, lo pintaba, y lo llamaba Wilson. Por cariño a mí misma, me agarré a  escribir. Me podía haber salido una cosa oscura y siniestra pero, mi naturaleza no es esa. Por otra parte, también invoqué lo que necesitaba. En plena pandemia no me iba a poner a escribir  una distopía terrible, con muertos vivientes. Busqué luz para que también me diera luz a mí misma. 

M.G.- Pues así te ha salido. Es muy luminosa, muy esperanzadora, muy bonita. Reitero mis felicitaciones, Fàtima. Solo espero poder leerte de nuevo.

F.B.- Bueno, a ver si funciona esta y Espasa me vuelve a hacer ojitos. (Risas). Ojalá sea así.

M.G.- Seguro que sí porque la novela se lo merece. Te agradezco mucho que me hayas atendido. 

F.B.- Muchas gracias a ti, Marisa. 

Sinopsis: Un amor mágico, un sueño sin espejos y dos amigos separados por una desafortunada bala.

Una saga familiar repleta de seres de buen corazón en busca de un mundo que se les escapa.

En mayo de 1939 el oficial Eladio Ferlosio regresa a su pequeño pueblo perdido en las montañas mineras con la vana ilusión de que la guerra recién terminada haya respetado a su familia, a sus paisanos y a Eleonora Cardenal, la hija de un médico que llegó al pueblo huyendo de la gripe española, y a la que ama desde que era poco más que un niño. El reclutamiento obligatorio lo había sacado a la fuerza de su tierra cuando entre sus planes lo último que cabía era ser soldado.

En febrero de 1935 Teodoro Sacristán también vuelve a su pueblo tras haber abandonado el seminario. No quiere ser cura, sino pintor, para poder reflejar los colores intensos de la vida. Pero, como Eladio, acabará siendo soldado, como tantos otros que nunca quisieron ser tales.

Las vidas vividas –y no vividas– de Eladio y Teodoro se entrecruzan con maestría en esta novela llena de ese realismo mágico que construye personajes inolvidables, como un pastor de una sola oveja, un fantasma insidioso, un ingeniero cobarde, una amada impedida, una beata y sus treinta y siete santos o un agapornis lujurioso; que se detiene en el color y la alegría con la misma maestría que en el dolor y la muerte para señalar, una vez más, la insensatez de la guerra.

miércoles, 14 de abril de 2021

EL ENEMIGO DE LAS RUBIAS (INTRIGA - 1927)

Año: 1927

Nacionalidad: Reino Unido

Director: Alfred Hitchcock

Reparto: Ivor Novello, Marie Ault, Arthur Chesney, June, Malcolm Keen, Eve Gray, Reginald Gardiner

Género: Intriga

Sinopsis: Un asesino serial conocido como "El Vengador" está matando jóvenes rubias bajo la niebla de Londres. Al mismo tiempo, un nuevo inquilino, Jonathan Drew, llega a la casa de los Bounting y alquila un cuarto. El hombre tiene hábitos peculiares: sale por la noche en medio de la neblina y guarda una imagen de una rubia y joven muchacha. La hija de los Bounting, Daisy, es una modelo de cabello rubio y está comprometida con Joe, un detective de la policía. Daisy comienza a sentirse atraida por Jonathan, y Joe, al darse cuenta, comienza a pensar que Jonathan podría ser el asesino. 

[Fuente: Filmaffinity]


De Alfred Hitchcock conocemos grandes obras maestras como El hombre que sabía demasiado, Rebeca, Sospecha, La soga, Extraños en un tren, Los pájaros, La ventana indiscreta,... pero lo que no sabía es que el maestro del suspense había empezado con películas mudas. Me enteré de este hecho a través de las chicas de Las Inquilinas de Netherfield, cuando en un post reciente nos hablaron de la novela El huésped de Marie Belloc Lowndes, publicada en 1913, bajo el título original The Lodger: A Story of the London Fog. Puedes ver la reseña aquí

Fue en 1927 cuando el gran Hitch adapta dicha novela al cine. Con las interpretaciones de Ivor Novello, Marie Ault, Arthur Chesney, June, Malcolm Keen, Eve Gray, Reginald Gardiner, el maestro del suspense nos adentra en una trama criminal que recuerda mucho a los asesinatos de Jack el Destripador. De entrada, los hechos suceden en la propia ciudad de Londres, en la que se han cometido siete crímenes. Todos ellos ocurren de noche, en martes, y las víctimas son mujeres jóvenes con el cabello rubio, sobre cuyos cuerpos sin vida deja un triángulo de papel, en cuyo interior puede leerse El vengador. La ciudad está consternada. No se habla de otra cosa en la prensa y la radio. Las mujeres de la ciudad tienen miedo, tanto las que trabajan en los cabarets como las que se ganan la vida haciendo pasarela de moda para las damas más refinadas. Daisy Bunting es una de esas jóvenes que le teme a la noche. Vive con sus padres en una casa, donde se ofrecen habitaciones de alquiler, y mantiene una relación sentimental con Joe, un policía que está locamente enamorado de la joven.

Todo se complica cuando los Bunting acogen a un nuevo inquilino. Se trata de un hombre joven y apuesto, pero serio, y con una mirada siniestra. El caballero se comporta de manera extraña, con ciertas peticiones que resultan insólitas. Al cabo de unos días, y tras el hallazgo de un nuevo cadáver, la señora Bunting empieza a sospechar del joven. Lo ha visto salir del inmueble a horas intempestivas. Máxime cuando su hija y el huésped empiezan a intimar, una relación que exaspera a Joe, que arde en llamas por los celos. ¿Quién es ese hombre? ¿Qué secretos son los que oculta? ¿Quién se esconde detrás de los asesinatos de las mujeres de cabellos dorados?

El enemigo de las rubias, un título bastante incoherente, teniendo en cuenta el original de fácil traducción al castellano, nos presenta una trama llena de suspense e intriga en la que habrá que averiguar la identidad del criminal y los motivos que le llevan a asesinar a mujeres rubias. A priori, ese debería ser el punto de partida. Lo que ocurre es que la atención de la cinta se desvía hacia otros lugares. Para ello, la historia se cimienta sobre las apariencias y los prejuicios, que vendrán acompañados por el amor despechado y los celos. Y llegaremos a un final en el que lo más importante no será tanto averiguar la identidad del pérfido asesino, sino el hecho de hacer justicia con los desvalidos.

Tengo que reconocer que la película, incluso muda, es estupenda. En comparación, he visto largometrajes actuales que me ha parecido aburridísimos, y eso que, hoy día, se tienen a mano un sinfín de recursos técnicos, entre ellos el sonido. El enemigo de las rubias mantiene la intriga hasta el final y consigue mantener la atención del espectador. Al menos, eso es lo que a mí me ha pasado. 

Además, como anécdota, leo por ahí que Hitchcock ya hizo su primera y habitual aparición momentánea como un extra más en esta película, sin embargo, yo no he sido capaz de localizarlo. Me han entrado ganas de darle al rewind para buscar su oronda figura pero son 90 minutos de metraje y al final he desistido. Y lo de oronda, también habría que comprobarlo porque cuando rodó esta película, el cineasta tenía tan solo 27 añitos. 

Siendo una película muda, recurre a los subtítulos aunque, por suerte, no se abusa de los mismos. Tan solo se muestra texto en momentos muy puntuales. El resto de las escenas se comprenden perfectamente con la ayuda del contexto y la gesticulación facial de los personajes. Esta cuestión, la del lenguaje corporal y la expresión facial es de vital importancia en una película muda. Ojos abiertos como platos, bocas constreñidas y miradas penetrantes son las que dan énfasis a las escenas. Sobre esta cuestión, quiero hacer hincapié en la interpretación de Ivor Novello, que encarna al huésped del que todo el mundo sospecha. Me ha encantando este actor al que no conocía absolutamente de nada. Con un porte de galán de cine del momento, tiene una mirada hipnotizadora que lo dice todo. Es un actor muy expresivo, lo que se agradece muchísimo. 

Algún plano cenital, el empleo de los primerísimos planos, las luces y las sombras, y por supuesto, el leit motiv de esta trama (del que mejor no digo nada para no dar pistas) son características de esta película y que volveremos a ver, más perfeccionadas, en las que vengan a posteriori. Sin duda, Hitchcock supo sacarle siempre partido a los recursos con los que contaba. Me ha parecido interesante la manera en la que el cineasta transmite el sonido de un caminar nervioso, a lo largo y ancho de una habitación, empleando un primer plano de los zapatos o recurriendo a un techo semitransparente sobre el que se "escuchan" las pisadas. Y el uso de un flashback para justificar la extraña actitud del inquilino también es digno de mencionar.

Si te gusta el cine, si te gusta Hitchcock, creo que podrías darle una oportunidad a esta película. Sé que, al ser muda, te puede echar un poco para atrás pero, verdaderamente, merece mucho la pena.  Solo es cuestión de probar.

La tenéis en Filmin.


 Tráiler:                                                                                    Puedes adquirirla aquí:

 
  


martes, 13 de abril de 2021

LAURA MUÑOZ: ❝La escritura fue un proceso muy terapéutico para poder transitar mi duelo❞

A principios de febrero, recibí un correo electrónico. Me hablaba de un libro autobiográfico, titulado Un nombre de guerrero. La información que se me facilitaba era la siguiente:

«En 2019, me quedé embarazada. Como tantas otras mujeres vivía mi embarazo con ilusión y anhelo, hasta que una mala noticia ensombreció las perspectivas. Es grave, se limitó a explicar la ginecóloga. Luché como pude mientras avanzaban las semanas. En cada visita médica observaba el ecógrafo, ansiosa por confirmar que el problema se había esfumado, esperando un final feliz. Los días se convirtieron en una carrera de obstáculos que fui sorteando, pero la semana 22 acechaba y teníamos que tomar una decisión.  

En aquellos momentos terribles busqué referencias, apoyo. Busqué y busqué. Necesitaba sentirme comprendida, verme reflejada en la experiencia de otras personas que hubieran atravesado algo parecido. Pero un pequeño hueco permanecía vacío, sin tratar, como una herida de la que nadie se preocupa o a la que nadie osa acercarse: las referencias al aborto terapéutico apenas existían. Es un gran tabú sobre la mujer».  

La autora de aquel correo y de este libro es Laura Muñoz, una joven que actualmente reside en Sudáfrica. Hace casi dos años, tras quedar embarazada de su segundo hijo, le dieron una noticia terrible. El bebé que llevaba en su interior sufría un problema grave. El ecógrafo mostraba que tenía líquido en un pulmón. ¿Y ahora qué?  

Laura cuenta en Un nombre de guerrero cómo vivió aquellos momentos, desde el instante de saberse embarazada, con la ilusión por estrenar, hasta esa visita al ginecólogo donde le dan la mala noticia. Nos cuenta cómo tuvo que enfrentarse a un periplo lleno de dudas, miedos, incertidumbre y una profunda tristeza, hasta tomar la peor decisión de su vida: interrumpir el embarazo.

Tras leer el libro, emotivo, conmovedor, desgarrador, he podido conversar con Laura. 

Marisa G.- Laura, ¿qué tal por Sudáfrica? ¿Cómo está la cosa con el coronavirus?

Laura M.- Como en España, hemos tenido fases difíciles y periodos de confinamiento prolongados, que se han hecho muy duros. 

M.G.- Pero ya habréis empezado con las vacunas.

L.M.- Ni siquiera se ha empezado. Es algo de lo que en España no se habla lo suficiente. Los países en desarrollo no tienen un plan de vacunación. No creo que la vacuna llegue aquí hasta 2022 o 2023.

M.G.- No lo sabía. Todo esto es muy complicado. Bueno, Laura, vamos a hablar de tu libro, de Un nombre de guerrero Este libro es lo primero que te planteas escribir, ¿verdad? No hay ningún precedente.

L.M.- Es la primera novela que escribo. Un nombre de guerrero tiene intención literaria pero, en realidad, ni siquiera empezó como una novela. Inicialmente estaba en un momento muy doloroso, un momento de duelo, y tenía esa necesidad de escribir. No sabía muy bien qué estaba escribiendo, si un blog, o algo así. Pero me estaba viniendo muy bien combatir la desmemoria y grabar todo lo que me había ocurrido. Ese pequeño proyecto fue creciendo, me di cuenta que empezaba a usar recursos literarios, que el texto era más lírico, y un día entendí que estaba escribiendo una novela. Entonces, tuve que empezar desde el principio para reescribirlo todo. Ha sido un proceso enriquecedor. Estoy muy contenta con el resultado.

M.G.- Si tuvieras que hablarle a alguien sobre tu libro, ¿qué le dirías?

L.M.- Le diría que muchas veces la literatura nace de una herida, de un dolor que un ser humano lleva dentro y tiene la necesidad de sacar. Me encontraba en un momento en el que mi bebé había muerto. Sentí la necesidad de escribir sobre ello, y compartirlo con el mundo. Es un libro duro. No nos vamos a engañar. Pero está escrito desde el amor y desde la fuerza de vivir. No sé cómo lo habrás apreciado tú.

M.G.- El libro sobrecoge. No te voy a mentir. No soy madre y nunca he sentido esa llamada de la maternidad pero, indudablemente, el libro te llega. La historia cala profundamente. Y es muy fácil imaginarse la motivación, el porqué de este libro. Hablas de una necesidad de compartir, ¿es únicamente lo que te ha impulsado a escribirlo? 

L.M.- Hay más de una intención. En primer lugar, me sirvió a mí misma. La escritura fue un proceso muy terapéutico para poder transitar mi duelo. Después había una intención de ayudar a otras personas que han pasado por lo mismo, de crear referencias. Este es un tema muy silenciado, del que apenas se habla nada. En la literatura apenas hay referentes. Bueno, acaba de salir hace poco la traducción al español de Tienes que mirar de Anna Starobinets, una novela que trata un tema parecido. Pero si no es por eso, casi no hay nada. Así que he querido que esta sea mi contribución. Sin embargo, no es un libro que vaya dirigido únicamente a personas que hayan pasado por esto. Como has dicho, mujeres que no son madre, que no han vivido nada similar, pueden empatizar con la trama, e interesarse por lo que va a pasar. Los sentimientos son universales. Por lo tanto, como autora, he tenido la intención de escribir un libro lo más bello posible, pero también es un homenaje a mi hijo. Si de paso sirve para que la gente sepa lo que es este duelo, habrá sido un gran logro.

M.G.- Al hilo de lo que comentas, tengo dos preguntas. Dado que el libro ha sido terapéutico, ¿sientes tu herida algo más cerrada?

L.M.- Completamente. Los procesos de duelo llevan su tiempo y, aunque parezca mentira, se completan. Hace casi dos años que a mí me dan esa mala noticia y es verdad que el tiempo ayuda a curar las heridas. Pero si no tratas esas heridas, aunque pase el tiempo, se pueden enquistar. En aquel momento, no sabía de qué forma explicar a la gente cómo me sentía. La escritura me sirvió para reconciliarme conmigo misma, para explorar mis propios sentimientos, para dejar constancia de todo por lo que he pasado. Estoy completamente segura de que si no llego a escribir este libro, no estaría donde estoy. No estaría en paz conmigo misma.

M.G.- La otra pregunta tiene que ver con el tipo de aborto que tú viviste. Cuando pensamos en aborto, lo primero que se nos viene a la mente es la interrupción del embarazo involuntario y espontáneo. Luego está esa otra circunstancia en la que la mujer decide, por el motivo que sea, no tener a ese hijo. Es una decisión propia. Pero nunca nos planteamos el caso que tú has vivido, el tener que interrumpir la gestación por causas médicas. ¿Por qué no se habla de esto?

L.M.- Eso mismo me pregunto yo. Puede haber varios factores. Como sociedad, puede ser que nos cueste más enfrentarnos al dolor y a la muerte. Muchas veces, las personas, con la mejor voluntad y con el mejor de los fines, te intentan animar. Pero en ese momento, en el que has perdido a un ser querido, no quieres animarte. Solo quieres que te escuchen, que estén a tu lado. Sé que hablar de esto no es lo más placentero del mundo pero es necesario. La vida y la muerte forman parte de un todo y no se entiende una sin la otra. Ayuda mucho tener a personas cerca y que entiendan por lo que estás pasando. 

M.G.- ¿Existen asociaciones? ¿Hay algún tipo de ayuda institucional?

L.M.- Poco a poco los hospitales van tomando mayor consciencia. Es algo relativamente reciente. A raíz de haber escrito el libro, he descubierto todo un universo de asociaciones de duelo, la mayoría de ellas relacionadas más bien con el aborto involuntario. En España se ha creado este mismo año, una asociación de interrupción del embarazo por causas médicas. Todas ellas hacen una labor magnífica, de acompañamiento.


M.G.- ¿Y has conseguido hablar con otras mujeres que hayan pasado por lo mismo que tú?

L.M.- Sí. El libro lo han leído otras personas que han pasado por algo parecido porque contacté con asociaciones de duelo, con psicólogas. No sabía si el libro iba a remover en exceso, a las personas que han pasado por eso porque, desconoces en qué momento se encuentra esa persona. Pero he recibido testimonios muy conmovedores. Me han dicho que se han sentido muy acompañadas. 

También han contactado conmigo desde hospitales en España y han incorporado el libro a sus bibliotecas. Y psicólogos perinatales creen que el libro va a hacer mucho bien. La recepción ha sido muy buena.

M.G.- He intentado ponerme en tu piel pero creo que hay que ser muy valiente para pasar por lo que tú has pasado y para enfrentarse a lo que tiene que pasar por tu mente cuando tú, como madre que siente esas pataditas de tu hijo en la barriga, tienes que tomar una decisión tan tremenda. ¿Eso cómo se hace?

L.M.- Es durísimo. Nadie está preparado para eso. No hay un manual y nadie tiene en ese momento las herramientas que puede necesitar. Un hijo, aunque no lo hayas visto ni lo hayas abrazado, es tu mayor anhelo. El vínculo se desarrolla antes de que exista ese contacto, desde el momento en el que es un embarazo deseado, y te cuidas para esa persona que va a llegar. Tener que tomar esa decisión es realmente terrible. Espero que con el libro se haya entendido el proceso, todas las etapas por las que hay que pasar, todas las ideas que pasan por la cabeza. Es un problema sin solución. Sabes que, hagas lo que hagas, va a estar mal. Y lo único a lo que te agarras es que no quieres que la vida de tu hijo sea una vida desgraciada y de dolor. Da igual lo que hagas. Pasarás por un duro trance. Al menos, es importante reconciliarte contigo misma y tener claro que la decisión que tomas es porque es la mejor. Ayuda también el acompañamiento de la familia.

M.G.- En tu caso concreto, tú ya tenías un niño pequeño y tenías que seguir con tu vida, atendiendo a tu otro hijo, tu casa, tu trabajo... En un caso como el tuyo, yo solo sentiría ganas de acostarme y no levantarme, pero tú tenías que seguir.

L.M.- Pero eso también me dio la vida. Mi hijo me reclamaba, quería que siguiéramos jugando. Eso me ayudó porque me hizo darme cuenta que a mi alrededor seguía habiendo mucha vida. Al final del libro, intento explicar que hay pequeños signos de esperanza. Incluso en ese momento, era capaz de apreciar un cielo azul maravilloso o sentir el calor de la persona que me abrazaba. A pesar de todo, yo quería seguir en esa vida, pero necesitas un tiempo para reconstituirte y poder enfrentar la vida con optimismo.


[Encuentro zoom con Laura Muñoz]

M.G.- Laura, soy una completa ignorante en estos temas. Entre que no soy madre y no he tenido un caso cercano como el tuyo, a mí lo que me dejó muy impresionada es saber que, en realidad, das a luz a tu hijo. Es decir, tú tienes que parir a tu hijo, sabiendo lo que sabes, que va a fallecer. Lo que me parece doblemente terrible. Yo creí que te hacían una cesárea.

L.M.- Sí, hay un parto. A partir de una determinada fecha, se puede parir y se recomienda parir. Es mejor para el cuerpo de la mujer pero es que, incluso, es mejor para el proceso de duelo. Tú no estás pasando por una intervención quirúrgica. Tú estás pariendo a tu hijo, que morirá, pero tienes que despedirte de esa persona porque es tu hijo. Entiendo que sea la parte del libro que puede chocar más, las más tremenda a nivel emocional, pero no me arrepiento para nada. Me queda el recuerdo de haber tenido a mi hijo en brazos. Es duro de explicar pero te puedo asegurar que lo haría mil veces, a pesar de todo lo que conlleva un parto.

M.G.- Efectivamente, después de parir, pides quedarte con tu hijo, tan pequeñito, en brazos. Si antes te hablaba de valentía, para mí eres una heroína, por enfrentarse a ese momento.

L.M.- Sé que a mucha gente puede sobrecoger la idea de abrazar a tu hijo, que no vive, pero como te digo es algo que se recomienda. Date cuenta de que son los únicos recuerdos que yo puedo guardar. Los únicos que una madre puede tener con su hijo, esos minutos, ese par de horas. Es muy importante hacerlo porque queremos guardar un recuerdo de nuestros seres queridos. Es un momento muy duro, pero muy especial.

M.G.- Cuando te dan esa mala noticia, desconocías lo que le ocurría a tu hijo y empiezas a investigar. Siempre se dice que, cuando uno tiene un problema médico, lo último que debe hacer es mirar en Internet. Sin embargo, tú te lanzas a buscar todo tipo de información, que te ayudó muchísimo. Te aprendiste todo lo que había en relación al problema de tu hijo.

L.M.- Así es. Me rio cuando vas al médico y te dicen que no mires en Internet. ¡Es que yo quiero saberlo todo! Eso va con mi personalidad. Hay gente que prefiere hablar con otras personas y que le cuenten. En mi caso, yo quiero leerlo y aprendérmelo. Llegó un punto en el que el propio médico me dijo que creía era la que más sabía de este tema, en el mundo amateur. Soy así. Pero lo más importante es acudir a fuentes confiables. En este caso eran investigaciones médicas de universidades. 

M.G.- A lo largo de todo el proceso, tenías a tu pareja apoyándote, a tus suegros y padres, aunque estaban lejos. Sin embargo, en el libro se percibe una sensación de soledad, como si, a pesar de todas las personas que te apoyan y te rodean, te sintieras sola porque eras tú, y no otra persona, la que estaba viviendo aquello en primera persona.

L.M.- Es así. Soy una persona muy arropada y mi marido es la persona que más quiero en este mundo. También soy una persona de convicción feminista y siempre he pensado que la crianza es algo compartido. En mi casa hay corresponsabilidad. Sin embargo, en esos momentos, también me doy cuenta que la que lleva el embarazo en mi vientre soy yo, la que ha sufrido los cambios hormonales y la que sufre las náuseas por la mañana soy yo. El principio del embarazo no deja de ser algo más conceptual para el hombre porque no se ven los cambios. Más adelante el padre verá cómo la tripa se abulta o puede sentir las pataditas del bebé. Posiblemente todo mi entorno estaba ahí y quería hablar conmigo pero yo, en mi burbuja, no dejé que nadie penetrara porque lo estaba sufriendo en mis propias carnes.

M.G.- Has comentado que algunos hospitales han incorporado el libro a sus bibliotecas pero, a nivel mediático, he leído que Samanta Villar ha hecho alguna alusión al libro, en redes sociales.

L.M.- Sí y le estoy muy agradecida. Cuando eres una autora independiente, lo más complicado es conseguir visibilidad. Existe mucha suspicacia en cuanto a un libro que ha sido autoeditado. Es muy importante que determinadas personas te acompañen y te ayuden con el boca a boca. Con Samanta Villar, tan comprometida con el tema de la maternidad, contacté y se leyó el libro. También Armando Bastida, enfermero conocidísimo, hizo un vídeo sobre el libro. Posiblemente vengan algunos más, que están en proceso de lectura. Igual te tengo que dar las gracias a ti.

M.G.- Bueno, estos testimonios hay que darlos a conocer. Son importantes. Pero tengo otra cuestión, Laura. Tú vives en Sudáfrica. Allí no hay sanidad pública. Y eso me hizo pensar que, en España, con recortes o sin recortes, tenemos una sanidad pública y acceso a una serie de servicios, que no existen en otros lugares. Por eso te viniste a España a terminar el proceso.

L.M.-  Eso es así. Podemos y debemos señalar las carencias, y exigir que se mejore la sanidad pero aquí, tenemos la tranquilidad de saber que, independientemente de la enfermedad que padezcamos, se nos va a tratar, aunque el tratamiento sea muy caro. No somos conscientes de ello.  En mi caso, cuando en su momento miro cuánto me va costar una UCI de neonato en Sudáfrica, suponía la bancarrota familiar.

M.G.- Es que no nos damos cuenta... Y Laura, ¿cómo te sientes ahora?

L.M.- Estoy bien. Como te decía antes, el proceso de duelo se completa. Eso no quiere decir que olvides. De hecho, desde que he publicado el libro, no sé cuántas veces he llorado. ¡Muchos días! Es inevitable. No lo olvidas y no lo quieres olvidar. Pero, al mismo tiempo, soy feliz. Tengo una familia maravillosa, me gusta mi trabajo,... Veo la vida con optimismo. Mi hijo seguirá para siempre en mis recuerdos. Me acompañará siempre. Pero, gracias por preguntar.

M.G.- Es lo menos. Quisiera saber algo y no sé si debo preguntarte... ¿lo que has vivido te ha provocado algún temor por volver a intentarlo? ¿Te has planteado volver a quedarte embarazada?

L.M.- No sabemos lo que la vida nos va a deparar. Lo que sí te digo es que, durante el primer año, después de la interrupción, yo tenía auténtica ansiedad ante el pensamiento de volver a quedarme embarazada. Ya no la tengo pero ya veremos.

M.G.- De acuerdo. Y tras escribir este libro de manera puntual, no sé si te han entrado ganas de seguir escribiendo.

L.M.- Está bien que me lo preguntes porque la verdad es que sí. Mucha gente se queda con la idea de que es un testimonio. Se pueden imaginar a una mamá en duelo que escribe un diario, una tarea igualmente loable y digna. Pero sí tuve una intención literaria. Ahora serán los lectores los que digan si la obra está a la altura. No sé cuándo podría ponerme porque tengo mi trabajo, mi familia, no será algo a lo que le pueda dedicar tiempo todos los días.

M.G.- Bueno Laura, pues aquí estoy por si te puedo ayudar. Me alegra haberte conocido y haber podido leerte.

L.M.- Gracias a ti, Marisa.

El libro lo puedes adquirir aquí.

[Foto cedida por la autora]

Sinopsis: Un nombre de guerrero nace del apremio de poner palabras a una historia mil veces repetida, pero inexplicablemente silenciada. Nos relata la batalla sin tregua de una mujer cuyo anhelado embarazo de pronto se complica. Una mujer obligada a emprender un viaje contrarreloj donde las dudas, la culpa y el miedo a la pérdida irreparable la empujan hacia adelante en busca de soluciones. Pero la huida tiene una fecha límite que se llama semana 22, esa última frontera en la que una madre deberá afrontar la decisión más difícil de su vida. Un nombre de guerrero nos revela una realidad profundamente triste, pero lo hace mostrando una ternura infinita, una energía visceral y unas ganas de vida que te envuelven, impidiéndote mantenerte al margen.

lunes, 12 de abril de 2021

LIBROS, VIAJES Y NATURALEZA

De pequeña, en cuanto acaba el curso escolar, hacíamos las maletas y nos íbamos a pasar el verano al pueblo. Más concretamente, a la casa de mis tíos, guardeses de una finca llena de olivares, en mitad del campo. Aquellos días de estío transcurrían en plena naturaleza. Te levantabas, desayunabas y ¡hala! a vivir aventuras hasta la hora del almuerzo. Y por la tarde, más de lo mismo. Cruzar ríos, subir a los árboles, observar pájaros y mirar plantas. En eso se nos iba la vida. No recordaba lo mucho que me gustaba «patear el campo» hasta que, hace unos años, me animé a hacer caminatas y senderismo. Amparada por la experiencia de unos amigos que ya le han echado muchos kilómetros a sus botas, he disfrutado de algunas rutas maravillosas, la mayoría, dentro de Andalucía. No importa que haya que madrugar un sábado igual que un día laborable porque la sensación de libertad y paz es indescriptible.




Y si os cuento todo esto es porque cada vez me interesan más los libros de viaje, de senderismo, de naturaleza. Sé que si tienes en mente hacer un viaje, una ruta caminando o visitar algún lugar en concreto, encuentras muchas webs con información, en las que se recogen experiencias personales. Sin embargo, en más de una ocasión, he notado que los datos que se facilitan no son siempre completos, exactos o precisos. Por poner un ejemplo sencillo, estas pasadas Navidades, visité Puerto Real (Cádiz) siguiendo la ruta que me proponía un blog de viajes al que estoy suscrita. En aquel post se hablaba de una pequeña capilla, de estructura muy curiosa, que me pareció una preciosidad. Así que, cogimos el coche y emprendimos camino. Cuando quise visitar aquella iglesia, me di cuenta que estaba en la zona portuaria, y que había que pedir autorización previa. Nada de eso figuraba en la web que había consultado. 

En cuanto al senderismo, ocurre más de lo mismo. También encuentras infinidad de webs donde se proponen rutas de todo tipo, y a lo largo y ancho de todo el mundo. Pero todas esas páginas se basan en experiencias personajes y para lo que uno es fácil, para otros puede ser una actividad complicada. Igualmente puedes echar mano a Wikiloc, donde los usuarios suben sus rutas.  

Frente a Internet, webs y aplicaciones diversas, los libros también suponen una fuente de información valiosísima. No es raro que, cuando visito una librería, también me pase por la sección de viajes. Hay editoriales especializadas, que llevan toda la vida proponiéndonos viajes y aventuras. Anaya Touring, con sus famosísimas guías Trotamundos, es una de ellas. No hay nada que más ilusión me haga que comprarme la correspondiente guía de viajes, sentarme a leerla, y empaparme de toda la información posible cuando estoy organizando un viaje. Lamentablemente, nos han cortado las alas, pero ya volveremos a hacer maletas, a viajar, a conocer mundo. Mientras tanto, invierto parte de mi tiempo en recorrer senderos dentro de los límites permitidos, pero sigo mirando libros y anotando mentalmente futuras rutas, viajes y excursiones que proponer a mis amigos, cerca o lejos, en España o fuera de nuestras fronteras. Y para ello, cuento con unos cuantos libros de Anaya Touring, de los que os paso a hablar. Échale un ojo a su web porque es alucinante la cantidad de propuestas que nos hacen.


TREKKING POR EUROPA (39 rutas por caminos espectaculares y paisajes increíbles)


Un libro muy útil pues no solo cuenta con rutas a través del viejo continente, sino que también aporta una serie de consejos básicos, si quieres lanzarte al mundo del trekking. Este volumen hace un repaso a los caminos más impresionantes del norte, sur y centro de Europa. Visitar cascadas en Islandia, perderse (metafóricamente, claro) por el valle de Glen Coe en Escocia o bañarse en el lago del Rey en los Alpes bávaros, son parte de las treinta y nueve rutas que nos propone este libro, que cuenta con unas fotografías espectaculares. 

En lo que a España se refiere, no pueden faltar las rutas por los Pirineos, el Camino de Santiago o, lo que para mí es más novedoso, las propuestas por Islas Baleares y Canarias.

Sinopsis:  Trekking por Europa pretende ser un compendio de los más bellos senderos del continente, incorporando los recorridos clásicos ya afianzados y los nuevos trayectos que surgen continuamente: desde la senda costera de Gales (Pembrokeshire Coast Path) hasta el paso del Watzmann en Baviera, del altiplano islandés (Laugavegur) a las vías históricas de peregrinaje de España y Portugal (Camino de Santiago) y, por supuesto, las antiguas y famosas travesías de los Alpes. La selección incluye marchas facilísimas y otras altamente exigentes, unas duran varios días y otras semanas, a veces por tramos bien señalizados sin pérdida posible y otras por caminos alejados y poco frecuentados. Todas las rutas incluyen mapas del recorrido, además de la pertinente información práctica (cómo llegar y volver, mejor época para hacerla, nivel de dificultad, comida y alojamiento, atracciones turísticas, etc.). Este libro quisiera ser una invitación a descubrir nuestro continente de otra forma. Dejar atrás la rutina, atarse las botas de montaña, mirar hacia el horizonte y echar a andar.

Ficha completa aquí

Empezar a leer.


RUTAS DE LEYENDA (Para viajar con niños por España)


Si tienes hijos, el senderismo es una actividad en plena naturaleza que les va a encantar. Especialmente, si son relativamente pequeños, entre los 7 y 12 años. Rutas hay de muchos tipos. Dependiendo de la edad de tus hijos, puedes encontrar un montón de propuestas. 

Este libro está orientado a esos viajes y excursiones de familias con niños pequeños que mezclan actividades culturales con otras dirigidas a entretener a los pequeñajos. Es una guía súper completa porque no solo propone rutas y actividades, sino que también cuenta con información sobre alojamientos o establecimientos de comida. Más aún, cada capítulo incorpora un cuento infantil relacionado con el lugar que estamos visitando. Además de las típicas fotografías, también incluye ilustraciones a todo color. De este modo, puedes hacer la Ruta de los Pescadores por las Rías Baixas, la Ruta de las Sirenas en Cantabria o la Ruta del Quijote. Si vivís en Andalucía, podéis hacer la Ruta de los Indianos (Cádiz), la Ruta de Al-Andalus (Granada) o la Ruta del cine (Almería).

Sinopsis: Rutas de leyenda para viajar con niños por España es más que una guía de viaje, es un libro para leer antes de irnos a dormir o para inspirarnos a la hora de organizar un viaje. Incluye 25 itinerarios bellamente ilustrados y especialmente pensados para los más pequeños, con numerosas propuestas para visitar, lugares para alojarse y planes divertidos. Cada ruta está acompañada por una leyenda o un cuento local. Por suerte, nuestro país está repleto de rincones mágicos que esconden historias misteriosas y legendarias, algunas reales y otras no tanto. Pero historias, al fin y al cabo, que hacen volar nuestra imaginación. Este libro es una ventana a algunas de esas famosas leyendas que enriquecen nuestra visita.

Ficha completa aquí.

Puedes empezar a leer aquí.


GUÍA DE LAS VÍAS VERDES (Sur, Centro y Levante)


Dada las restricciones de movilidad, es a este volumen al que más partido le voy a sacar durante esta dichosa pandemia.

Con un formato más reducido que los anteriores, este volumen nos ofrece treinta y cinco recorridos de la zona sur, centro y este de España. Muchas de estas rutas están diseñadas para hacerlas en bici, pedaleando por los antiguos trazados ferroviarios, pero se pueden adaptar a caminantes.

El volumen cuenta con información muy práctica relacionada con los datos técnicos de la ruta (por ejemplo, tipo de firme), establecimientos para alquilar bicis, alojamientos, e incluso un código QR para descargar toda la información al móvil.

Entre las rutas que propone encontramos alguna por Torrevieja, Cartagena, Baeza, Dénia, Monfragüe. Si vives en Andalucía, las propuestas son sumamente interesantes como la Vía Verde entre Ríos (de Rota a Sanlúcar, pasando por Chipiona), Vía verde de la Sierra (una ruta por los espacios naturales de la sierra de Sevilla y Cádiz), Vía verde de El Ronquillo (un recorrido por el antiguo ferrocarril Minas de Cala) o Vía verde de Los Molinos del Agua, que se inicia en San Juan del Puerto. 

Sinopsis: La guía oficial de las Vías Verdes ofrece 35 itinerarios apasionantes por los antiguos trazados ferroviarios del sur, centro y levante de España. Perfectos para los aficionados al senderismo y a la bici que quieran adentrarse en una naturaleza insólita y descubrir este patrimonio ferroviario. Recorridos seguros, fáciles y accesibles para todos, sin distinción de edad o condición física, aptos para personas con discapacidad y sin tráfico motorizado. Cada itinerario incluye descripciones de la ruta y su entorno, la historia del ferrocarril, sugerencias para alojarse y alquilar bicis, mapas de situación, perfiles altimétricos, fotografías y códigos QR para ampliar la información.

Hay otra edición centrada en el norte de España, que puedes ver aquí.

Ficha completa aquí.

Puedes empezar a leer aquí.


VIAJA VEGANO


Y como hay alternativas para todo el mundo, si eres vegano, vegetariano, te gusta viajar con tus mascotas, apuestas por un tipo de movilidad sostenible, o eres de los que no mueve un pie si antes no tienes claro que no vas a causar daño al planeta, este es tu libro.

Viaja vegano no es un libro que proponga rutas concretas, como hemos visto en los anteriores ejemplares, pero sí contiene mucha información importante sobre viajes, si tu estilo de vida encaja con "lo verde". 

En este volumen tienes información sobre restaurantes, cafeterías y tiendas veganas de todo el mundo, o te informas sobre cómo puedes viajar sin contaminar, o cuáles son los alojamientos veganos que puedes encontrar en esas ciudades que quieres visitar, incluso nos ofrece datos sobre esos mercados de segunda mano que podemos encontrar en nuestros recorridos. Me parece una propuesta muy original porque no creo que existan muchos libros con este enfoque.


Sinopsis: Viaja vegano es un libro imprescindible para organizar viajes conscientes y sostenibles dirigidos a todo tipo de personas veganas, vegetarianas, en transición, curiosas, que viajan solas, acompañadas, con su perro o en familia. Desde una óptica distinta, basada en el respeto a los animales, al medioambiente y a las personas que viven en el destino, la autora Elisa Blanco Barba, destacada activista en pro de los derechos de los animales y la sostenibilidad, ofrece un buen número de consejos para vivir una aventura soñada de la manera más armoniosa posible, basados en su larga experiencia como viajera vegana.

Ficha completa aquí.

Puedes empezar a leer aquí.


VIAJE SOSTENIBLE

En la misma línea, tenemos VIAJE SOSTENIBLE. La guía esencial para aventuras con impacto positivo. También está dirigido a aquellos viajeros que se preocupan por el medio ambiente y no quieren renunciar a la aventura, pero siempre y cuando se protejan los ecosistemas. 

En este caso concreto, el volumen sí nos propone diversas rutas por todo el mundo. Sin embargo, está principalmente enfocado a ofrecernos información específica sobre, por ejemplo, el sobreturismo, la biodiversidad o la protección de la naturaleza. Me parece un volumen dirigido a esas personas que han hecho de los viajes su medio de vida. En cualquier caso, solo con ver el tipo de alojamiento que nos propone ya merece la pena echarle un ojo a este libro.

Sinopsis: Viaje sostenible es una guía completa y cercana para cualquiera que desee viajar de forma más responsable y teniendo un impacto positivo. La experta en sostenibilidad Holly Tuppen te enseña a marcar la diferencia para reducir tu huella de carbono, apoyar a las comunidades locales y salvaguardar su cultura, proteger la fauna y restaurar los ecosistemas, valorar lo que tienes cerca de casa y conseguir que tus viajes vayan más allá. También se incluye una guía sobre las experiencias de viaje más regeneradoras de todo el mundo, con recomendaciones de rutas ecológicas, iniciativas de turismo con las comunidades locales, destinos responsables y alojamientos respetuosos con el medioambiente.

Ficha completa aquí.

Puedes empezar a leer aquí.


101 DESTINO / LUGARES

Por último, y más centrados en lo que son guías de viajes propiamente dichas, Anaya Touring cuenta con la colección 101 Destinos / Lugares que, hasta la fecha nos ofrece los siguientes títulos:

101 Destinos del Mundo Sorprendentes

101 Destinos de España Sorprendentes

- 101 Lugares del Camino de Santiago Sorprendentes

101 Lugares de Madrid Sorprendentes

101 Lugares de Francia Sorprendentes

101 Lugares de Portugal sorprendentes



Son absolutamente tentadores. Te entran unas ganas de hacer la maleta y pillar el primer avión... ¡tremendas! He tenido la oportunidad de echarle un ojo al volumen sobre el mundo, España, Francia y Portugal. Nada más que por las fotografías, estos libros son una auténtica pasada. Y es que, además, entre sus páginas no encuentras únicamente esos típicos lugares de los que todos hemos oído hablar alguna vez, sino que, además, nos descubre enclaves menos conocidos pero de una belleza insuperable.

Este tipo de libros, más concretamente aquellos que se centran en un país, están estructurados de la misma forma, siguiendo los puntos cardinales, aunque el de Portugal también tiene capítulos dedicados expresamente a Lisboa, Alentejo, Algarve, Azores y Madeira.

Son una maravilla, y espero poder sacarle mucho partido en cuanto esta pesadilla pase. 


Viajar, soñar, volar. El mundo está lleno de lugares hermosos. En ocasiones, no hay que irse muy lejos para disfrutar de un entorno idílico, donde podamos desconectar y recuperar algo de la paz que vamos perdiendo en el trajín diario. Asomaos a estos libros, buscad esos lugares cerca de vuestros domicilios para visitar y echar el día. A veces, no hace falta el despliegue de una gran logística, ni tampoco resulta estrictamente necesario gastar mucho dinero para pasar una jornada fabulosa. Y para cuando el coronavirus pase a mejor vida, id anotando todos esos enclaves que deseáis visitar. Tenemos que recuperar el tiempo perdido.




Os dejo este vídeo, donde os enseño un poco el interior de cada uno de estos libros.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...