jueves, 20 de junio de 2019

JOSÉ ANTONIO PONSETI: 'El Vuelo 19 no desapareció en el Triángulo de las Bermudas'

El Triángulo de las Bermudas es un área geográfica de aproximadamente un millón de kilómetros cuadrados de superficie que une con líneas imaginarias las islas de Bermudas y Puerto Rico con Miami. Las condiciones marítimas que se producen en la zona convierten ese espacio marino en un lugar sumamente peligroso, llegándose a registrar olas de entre dieciocho y treinta metros. Pero también es una zona sobre la que sobrevuela un misterio que llega hasta nuestros días. En ese imaginario triángulo se han venido produciendo infinidad de incidentes extraños, desapariciones de barcos y aviones con toda su tripulación sin que se halla localizado un solo rastro. El primer incidente se registró en 1840, cuando un barco que se dirigía a La Habana fue hallado sin su tripulación. Desde entonces se han producido más de treinta casos, siendo uno de ellos el que se produjo el 5 de diciembre de 1945. Ese día, cinco aviones TMB Avenger despegaron de la base de Fort Lauderdale en Florida. Nunca más se supo de ellos. 

Vuelo 19, la novela del periodista José Antonio Ponseti, narra ese singular suceso, basándose en un exhaustivo proceso de documentación, ahondando en los acontecimientos de manera cronológica y sacando a la luz un dato que seguramente muchos desconocerán, la posible supervivencia de uno de los tripulantes del vuelo al que jamás se llegó a localizar.

Ponseti visitó Sevilla durante la Feria del Libro de Sevilla y tuvimos ocasión de sentarnos con él para conversar sobre esta novela que contiene una historia fascinante.

Marisa G.- José Antonio, esta es tu primera novela. Y te metes en una historia apasionante con la que reconstruyes lo que le ocurrió a aquel Vuelo 19 que desaparece en el Triángulo de las Bermudas el 5 de diciembre de 1945. ¿Cómo llegas a esta historia?

José A.P.- Mis padres eran grandes lectores y uno de los libros que había en casa era 'Triángulo de las Bermudas' de Charles Berlitz. Ese libro recoge veinte historias sobre aviones desaparecidos durante los años 40, 50, 60 y el primer capítulo trataba sobre el Vuelo 19. A mí aquello se me quedó grabado. Luego la vida me llevó a vivir a Florida, a Miami, y cada vez que viajaba, como el avión sobrevolaba la zona, me preguntaba si algún día no viviría algún percance de tipo misterioso.


Pero un día voy a Fort Lauderlade y descubro que hay un monumento en memoria de los desaparecidos de aquel vuelo. Luego, con el tiempo me entero que además se hace una ceremonia todos los años, cada 5 de diciembre, y decido ir a la siguiente. Lo que me encuentro allí es tremendo, muchísima gente, muchísimos abuelitos arrugados, militares veteranos. De hecho, me llegaron a decir que había miembros del 'bureau' de información que se formó para estudiar lo que ocurrió aquel día. Es decir, setenta años después de lo que ocurrió se sigue haciendo una ceremonia.

M.G.- ¿Pero qué pasó realmente?

José A.P.- El vuelo 19 fue un vuelo de entrenamiento en el que participaron cinco aviones y catorce hombres. En realidad tendrían que haber sido quince hombres pero uno de ellos, Kosnar no subió a su avión por un ataque de sinusitis que sufrió aquel día como consecuencia de la metralla que tenía en la cabeza tras ser herido durante la guerra. En cada avión había un piloto, un operador de radio y un artillero. 

La idea era volar hasta Bahamas, al norte de la isla de Bimini, para hacer una práctica de bombardeo con bombas 'dummies', bombas con menos potencia, y regresar a la base pero el vuelo desapareció sin más. Lo curioso es que, antes de que el vuelo despegara, sucedieron varios incidentes. Por ejemplo, Taylor, el instructor de vuelo, no quería volar ese día. Al final accedió pero el vuelo salió tarde, a las dos y diez. Además había previsión de mal tiempo. Por entonces no existían las bases meteorológicas tan precisas que tenemos hoy y desconocían que el tiempo empeoraría tanto como lo hizo, con la llegada del frente frío más fuerte de aquel invierno. 

A esto se le añade que Taylor se desorientó en pleno vuelo. Minutos después del bombardeo, otro avión que estaba de prácticas sobre Fort Lauderdale, al norte de Miami, escucha una conversación por radio en la que estaban hablando dos pilotos y uno le dice al otro que estaban perdidos. Taylor pensaba que estaban sobre los Cayos y no sobre las Bermudas. Y de repente, se cortan todas las comunicaciones y el vuelo desaparece sin más. 

M.G.- ¿Y qué pasó después?

J.P.- Esa misma noche, muy tarde, se da la señal de alarma y salen a buscarlos. A día de hoy no ha habido otra misión de rescate en Estados Unidos como aquella, con trescientos aviones y cuarenta barcos que salen en busca de los aviones. Pues bien, esa misma noche, desaparece otro avión con trece hombres a bordo. En total, ese 5 de diciembre desaparecen seis aviones y veintisiete hombres. De los que no se encuentra nada de nada.

M.G.- Pero ahí no acaba la cosa porque de repente alguien recibe un telegrama, ¿verdad?

J.P.- Efectivamente. El hermano de George Paonessa, uno de los desaparecidos que iba en el FT 36 como operador de radio junto a Powers como piloto y  Thompson como artillero, recibe un telegrama en el que pone 'Te han informado mal sobre mí. Estoy muy vivo' y figura firmado como Geogie, el apodo con el que la madre llamaba a Paonessa de pequeño. Inmediatamente, el hermano cree que ese telegrama, que había llegado desde Jacksonville en Florida, es de su hermano de verdad porque nadie sabía que lo llamaban Georgie y porque la familia vivía a miles de kilómetros de Jacksonville y no podía ser que alguien se hubiera desplazado hasta tan lejos para mandar un telegrama como ese.

A día de hoy, ese hermano mantiene que Paonessa está vivo. Y es donde realmente comienza mi búsqueda. Me planteo que igual alguien sobrevive al Vuelo 19 y empiezo a buscar a George Paonessa, quien resulta que tiene una lápida en Arlington, el cementerio militar más importante de los Estados Unidos, bajo la cual no hay nadie enterrado, algo que ya se ha investigado, y que encima no hay constancia de quién la ha pagado porque se sabe que ni fue la familia ni el ejército. Es más, un informador me cuenta que una ex novia de Paonessa estuvo con él dos veces en California en el año 1950, cinco años después de su desaparición. Claro, es de locos. Da la casualidad de que, del mismo hombre, hay un telegrama, una lápida y una ex novia que dice que ha estado con él. Demasiadas coincidencias en relación a alguien que se supone que está muerto bajo el mar. Pasaba algo raro.

M.G.- Vale, pero ¿Taylor por qué no quería volar ese día?

J.P.- Sobre Taylor se decían muchas cosas, que si era muy mujeriego porque era muy guapo y siempre estaba de fiesta. Nada más lejos de la realidad. Taylor era un veterano, que entró en combate durante la Segunda Guerra Mundial, voló con George Bush padre, que además dijo de él que era el mejor piloto de la unidad. Sin embargo, Taylor terminó derribado en el agua en tres ocasiones, ya fuera porque se quedó sin combustible, porque se perdía,... La tercera vez se pasó tres días en el agua antes de que lo rescataran.

Después de hablar con pilotos de combate de los Estados Unidos a través de la embajada española y a través de otros investigadores del Vuelo 19, mantengo en la novela que probablemente Taylor sufría algo que hoy es muy común y todos conocemos, el estrés postraumático, pero claro era algo que se desconocía en aquella época. Creo que Taylor no quería volar más, estaba cansado, y seguramente subirse a un avión ya no era una suerte sino un castigo. Es más, la noche antes había llamado a su madre porque estaba inquieto, y aunque la madre intentó tranquilizarlo, él procuró cambiar su vuelo hasta el último momento pero no había sustituto.

M.G.- Entonces en esta novela lo que cuentas a los lectores es, por un lado, lo que pudo ocurrir con aquel vuelo, y por otro, qué pudo haber pasado con George Paonessa.

J.P.- Sí. Mi primer punto de información es un informe de quinientas páginas de la Marina de los Estados Unidos, informe que es de acceso libre tras haber transcurrido cincuenta años. De ese informe he extraído todos los nombres que salen, todos los barcos, las misiones de rescate, incluido el juicio. Todo eso es verdad. He ficcionado, o me he imaginado, cómo huiría Paonessa desde Jacksonville, lugar desde el que manda el telegrama hasta California, cómo haría él ese camino, un trayecto que se puede hacer hoy tal y como lo cuento en la novela. Es decir, los transportes que pudo haber tomado, los restaurantes en los que pudo haber comido, todo eso existe realmente. El setenta y cinco por ciento de la novela, o quizá más, es verdad. 

Y te voy a dar dos fechas extras más. 1960 es una fecha importante. No te voy a contar lo que pasa en ese año pero cuando llegues a ese punto en la lectura vas a quedarte con la boca abierta porque yo no daba crédito. Y otra fecha más, 1986. En ese año despega el Challenger de Cabo Cañaveral, estalla en pleno vuelo y mueren todos los astronautas. La NASA organiza una búsqueda exhaustiva de todas las piezas para saber exactamente cuál fue el problema y qué falló. En esa búsqueda, encuentran bajo el agua un avión, lo mal identifican y Jon Myhre, una de las personas con las que yo hablé, ex militar y piloto de combate derribado en Vietnam que trabajó para la CIA y que estuvo buscando el Vuelo 19, se da cuenta que probablemente ese avión que encuentra la NASA bajo el agua es uno de los cinco aviones desaparecido en 1945. Montó una expedición para sacarlo del agua pero el avión estaba tan corroído que no se pudo identificar bien. Se sabe que es un Avenger como los que desaparecieron pero no pudo encontrar ningún número de serie para identificarlo correctamente. Probablemente, sería uno de los aviones. 


M.G.- Pero José Antonio, llevo toda la entrevista con dos preguntas dándome vueltas. Por un lado, si la novia dijo que estuvo con él en California, ¿por qué no se siguió esa pista? Y por otro lado, ¿por qué Paonessa no dio más señales de vida?


J.P.- La Marina no hizo por buscarlo, algo que me sorprendió mucho, sobre todo porque las familias se quejaron constantemente. Es más, hay dos grandes tribus en Florida, los seminoles, dueños de los Hard Rock Café y los mikasuki. Los seminoles informaron que habían visto rastros en la zona de los Everglades, el parque natural más grande de la Florida,  y las familias exigieron a la Marina que hiciera una búsqueda por la zona pero la Marina se negó alegando que era imposible que estuvieran allí. La prensa de aquel tiempo publicó que probablemente había tripulantes del vuelo 19 viviendo en los Everglades como tarzán. Una cosa alucinante.


Y segunda pregunta, él desaparece porque tiene una razón de peso pero no la voy a contar para no estropearte la lectura. Además la vas a deducir muy fácil. Fíjate en qué momento temporal estamos. La Segunda Guerra Mundial finaliza pero todo el gran grupo de soldados que han estado luchando los últimos cuatro años en la guerra siguen en el ejército, no los licenciaron de un día para otro. El panorama que había a finales del año 1945 no se cuenta en las películas. Los soldados, muy jóvenes la mayoría, no querían seguir vestidos de uniforme. Se habían salvado y estaban deseando regresar a sus casas.


M.G.- Es decir que era mejor seguir desaparecido, ya entiendo. En cualquier caso, volvamos a ese informe de quinientas páginas.


J.P.- Andy Marocco organizó todas esas quinientas páginas. Hay testimonios de más de cuarenta personas que acudieron al juicio y luego hay otro bloque con las pruebas físicas. Ahí se habla de quién arregló la radio ese día, cuánto combustible llevaban, qué problemas mecánicos había. También se aportó los partes meteorológicos que tenían,... Toda la información está en ese informe pero era un caos absoluto que Marocco ordenó y dio sentido.


M.G.- Penúltima pregunta José Antonio, ¿cuál es el último caso documentado del Triángulo de las Bermudas?


J.P.- En 2017 desapareció un matrimonio con sus dos hijos. 


M.G.- ¿En barco?


J.P.- En avión. ¿A que te he dejado boquiabierta?


M.G.- Totalmente. Yo esperaba que me dijeras en los años 60 o así.


J.P.- Pues no. La familia iba en avioneta, volando hacia Miami. Desaparecidos totalmente sin dejar rastro. Pero si me preguntas si existe el Triángulo de las Bermudas te diría que no sé. Sí se sabe que han desaparecido muchos aviones, muchos barcos, mucha gente en esa zona. Ahora bien,  el Vuelo 19 no desapareció en el Triángulo de las Bermudas.


M.G.- ¿No?


J.P.- No. Después de todo lo que he leído yo creo que pasaron otras muchas cosas pero esos aviones no desaparecieron en el Triángulo de las Bermudas.


M.G.- ¡Qué intriga!


J.P.- Te vas a llevar unas cuantas sorpresas cuando leas el libro.


M.G.- Ya me las estoy llevando. Bueno, cerramos la entrevista con la última pregunta. Ahora que te has lanzado a un proyecto tan ambicioso como este, ¿te ha entrado el gusanillo de seguir escribiendo?


J.P.- Me han pedido que me anime con una segunda idea que en su momento comenté en la editorial porque resulta que toda esta historia, en principio, iba a ser un 'podcast' para la radio pero en el camino se cruzó Gonzalo Albert que se enteró de mi historia y me pidió que lo escribiera. A mí me daba mucho vértigo pero escribí una parte, se la mandé y les gustó tanto que me pidieron que la terminara. 


M.G.- Pues menos mal que lo hiciste. Es una gran historia. José Antonio lo dejamos aquí. Un placer conocerte y escucharte hablar con tanto entusiasmo. Ha sido contagioso.


J.P.- Gracias a ti por todo. 


¿Qué pensáis del Triángulo de las Bermudas? Sin duda, es un gran misterio que a mí siempre me ha llamado la atención. En cuanto al Vuelo 19, es un suceso al que se ha hecho referencia en múltiples ocasiones y que ha salido a relucir en otros libros e incluso en películas, como fue el caso de Encuentros en la tercera fase. 


Ficha novela

Editorial: Suma de Letras.
Encuadernación: Tapa blanda con solapas.
Nº Páginas: 512
Publicación: Abril, 2019
Precio: 17,90€
ISBN: 9788491292470
Disponible en e-Book
Puedes empezar a leer aquí.
Ficha completa aquí.





miércoles, 19 de junio de 2019

LA COSTILLA DE ADÁN (COMEDIA - 1949)

Resultado de imagen de PELÍCULA LA COSTILLA DE ADAN
Año: 1949

Nacionalidad: EE.UU.

Director: George Cukor.

Reparto: Katherine Hepburn, Spencer Tracy, Judy Holliday, Tom Ewell, David Wayne, Jean Hagen, Hope Emerson, Eve March, Clarence Kolb, Emerson Treacy, Polly Moran, Will Wright, Elizabeth Flournoy.

Género: Comedia.

Sinopsis: Amanda y Adam son un idílico matrimonio de abogados cuya paz conyugal se ve afectada cuando un caso los enfrenta en los tribunales como defensor y fiscal respectivamente: una mujer es juzgada por disparar contra su marido y la amante de éste. Adam no duda de la culpabilidad de la acusada, pero Amanda no es de la misma opinión.

[Fuente: Filmaffinity]


El feminismo, la lucha por la igualdad entre ambos géneros, se remonta a época tan lejanas que, si nos ponemos a escarbar en sus orígenes nos sorprenderíamos de las fechas que se manejan. Pero parece que tenemos fijado en la mente la lucha sufragista como punto de partida y lo cierto es que todo se remonta a muy atrás. 

Es la primera vez que me topo con una película en blanco y negro con consignas tan claras y un argumento tan reivindicativo. Recuerdo muy bien aquel primer visionado de La costilla de Adán, me gustó muchísimo y me llevé una gran sorpresaQue una mujer como Hepburn abandere la causa es todo un privilegio. Encontré unos diálogos llenos de premisas claras y una posición férrea. A día de hoy me sigue sorprendiendo cada vez que la veo aunque, con cada visionado, detecto algún matiz más. 

La costilla de Adán se inicia con una venganza. Doris Attinger está cansada de las infidelidades y el maltrato de su marido. Este lleva años ninguneándola, sometiéndola a golpes y humillaciones. Doris no está dispuesta a soportarlo ni un minuto más. Así que se dirige a la oficina de su marido, lo espera a la salida, lo sigue hasta el apartamento de su amante, lo pilla con las manos e la masa y dispara a todo lo que se mueve. Resultado, el marido queda herido y la amante con un ataque de pánico. Por supuesto, Doris es detenida y llevada a juicio. El caso recae en el fiscal Adam Bonner (Spencer Tracy) que tiene muy claro la culpabilidad de la esposa porque la ley es la ley y hay que cumplirla. Pretende que todo se resuelva de forma ágil y rápida pero la cosa se complica cuando su esposa, Amanda Bonner, también abogada de profesión, se interesa por el caso y se hace cargo de la defensa de Doris. La infidelidad hay que castigarla y esta pobre mujer lo único que ha hecho es defenderse, será a grandes rasgos la motivación de Amanda para inmiscuirse en el caso. A partir de ese instante, la sala del tribunal se convierte en un combate de boxeo entre fiscal y abogado defensor, una batalla que también se trasladara al domicilio conyugal hasta el punto de llegar a una situación insostenible.

Como dije antes, es la primera película en blanco y negro que me habla de feminismo desde un ángulo tan nítido. Ya desde los primeros minutos de metraje vamos a advertir el cariz de la cinta pues veremos a Amanda Bonner al volante de su vehículo mientras escucha las increpaciones del resto de los conductores masculinos. ¿Por qué una misma situación resulta distinta si el ejecutor es una mujer en vez de un hombre? ¿Por qué si la infidelidad la comete un hombre es 'algo desagradable' pero si la comete una mujer es 'algo terrible'? A ese quid de la cuestión quiere llegar Amanda, a esa discriminación que desnivela la balanza, a la injusticia de la justicia, valga la redundancia, cuando se trata de un hombre o de una mujer. Porque, como dice Amanda, no es cuestión de privilegios. La mujer de 1949 como la de hoy y la del futuro no quiere privilegios ni golpecitos en la espalda, ni pañuelos masculinos para enjugarnos las lágrimas sino una igualdad efectiva. Y en todo esto Amanda basa la defensa de su cliente, por eso recusa a todo miembro del jurado que se posicione bajo el paraguas de la desigualdad y se da cuenta con este caso, que la lucha debe empezar por el propio hogar, aunque ello repercuta negativamente y provoque graves consecuencias. Por su parte, Adam descubrirá que Amanda se ha convertido en una mujer moderna en vez de en una esposa.

Sin duda, este largometraje lanza unas proclamas bastante dignas pero he de ponerle una pega y es que creo que el enfoque en la publicidad de la cinta parte de un error. Si os fijáis, en la cartelera figura la imagen sobreimpresa de un hombre y una mujer -prehistóricos-, cada uno de ellos tirando de un pantalón porque la película se anunciaba bajo la pregunta ¿quién lleva los pantalones en casa? Un interrogante erróneo porque no se trata de una lucha de poder sino de una igualdad en el sentido más amplio de la palabra. Pero bueno, era 1949 y ha llovido mucho desde entonces. 

En cualquier caso, reconozco que la trama, una vez que se dicta sentencia contra Doris Attinger, dejo de resultarme tan chispeante y perdió esplendor. Creo que los Bonner flaquean en el último cuarto de hora y se evaporó buena parte de su sentido reivindicativo y nos conduce a un desenlace que a mi juicio, es algo insulso. En cualquier caso, y dejando de lado esa pequeña observación, he decir que La costilla de Adán es una fabulosa película con dos grandes del cine de todos los tiempos.  La química entre Hepburn y Tracy es palpable y uno tiene la sensación de estar presenciando el día a día de un matrimonio bien avenido que lleva toda una vida juntos, con sus disputas y también sus celos. ¿De qué hablarían Hepburn y Tracy en los descansos del rodaje? ¿Alimentarían ese amor prohibido durante casi treinta años sin preguntarse más nada? ¿Sin cuestionarse, por ejemplo, si ella cobraba lo mismo que él aunque fuera mujer? La verdad es que jamás me he parado a indagar cuánto cobraban estas actrices con respecto a sus partenaires y lo mismo sería interesante buscar algo de información. 

En definitiva, películas como La costilla de Adán merecen la pena verla una y otra vez.  Independientemente de la trama, de la dirección, de la música,... Es una comedia y basta con encender la tele y verlos, a ellos, a esta pareja fabulosa. Hepburn y Tracy. Tracy y Hepburn. En este caso, tanto monta, monta tanto.






Tráiler [en inglés]:

Puedes adquirirla aquí:

                                       




martes, 18 de junio de 2019

JOSÉ IBÁÑEZ: 'Las novelas nacen de las preguntas que se hace el autor'

José Ibáñez es un novelista sevillano que acaba de publicar su tercera novela, La niña perdida (El paseo Editorial), tras Dos minutos en tu vida (C&M, 2009) y Bébeme, bésame (Anantes, 2013), y con la que ganó en 2017 el XXIII Premio de Novela Universidad de Sevilla, un certamen al que ya se presentó en una edición anterior. 

Coordinador de varios talleres de escritura, ha viajado por diversos países del mundo residiendo durante un tiempo en algunos de ellos. Actualmente vive en Padurbice, una localidad checa a 100 kms de Praga pero recientemente lo hemos visto por la capital hispalense cuando, durante la Feria del Libro de Sevilla, acudió a la ciudad para recoger el premio. Aprovechamos su breve visita para conversar con él sobre esta nueva novela, de narración lineal y sin ningún carácter autobiográfico, lo que sí ocurría en su anterior publicación.


Marisa G.- José, cuéntame algo sobre este premio que concede la Universidad de Sevilla.

José I.- Se trata del Premio de Novela 'Rafael de Cózar' organizado por la Universidad de Sevilla. En 2017, me presenté a la 23ª edición con muchísima ilusión porque, modestamente, creía que tenía posibilidades pero tras presentar la obra, fueron pasando los meses y no tenía noticias de ningún tipo. Parecía que el jurado no terminaba de fallar el premio y eso me desesperó un poco. Sin embargo, a finales del mes de diciembre de ese mismo año, recibí una llamada de teléfono con la buena noticia. Es un premio que tiene mucha aceptación aunque no te podría decir cuántos manuscritos se presentaron.

M.G.- Pero es un premio que se concede a varias categoría, ¿verdad?

J.I.- Sí, otorgan un premio en distintas modalidades, en narrativa, en teatro, en poesía,... Se da la circunstancia que en esta ocasión nos hemos juntado los ganadores de la 23ª edición con los de la 24ª. Cuando yo gané acababa de finalizar el contrato con la editorial que se encargaba de publicar los textos ganadores y claro, se ha tenido que hacer una nueva licitación con todo el papeleo y el tiempo que eso conlleva. Al final, ha sido El paseo, la editorial que ha asumido la publicación. Estoy muy contento porque conozco a David González, el editor, tras haber participado en aquella antología de relatos que publicaron en 2016 y que se tituló 'El Derbi final'.

M.G.- Ah, sí, la conozco bien. Pero una curiosidad, ¿el premio consiste en la publicación de la obra o hay además algún tipo de dotación económica?

J.I.- Sí, la dotación es de 1500 €. Nos publican la obra, nos dan un diploma acreditativo y una estatuilla que representa la figura de la Fama y que corona el frontón de entrada al rectorado de la universidad. 

Estoy muy contento porque, más allá del dinero, lo que busco es que la novela tenga visibilidad y en ese sentido este premio de la universidad supone un buen respaldo. Se publican muchos libros al año y muchos pasan desapercibidos. Todos los autores queremos que nuestras obras tengan proyección, que se hable de ella en los medios para darla a conocer a los lectores. 

M.G.- Te entiendo. ¿Y de qué trata 'La niña perdida'?

J.I.- De entrada te puedo contar que el título hace referencia a los niños perdidos de Peter Pan, por una anécdota que hay en la historia y que no quiero desvelarte. 'La niña perdida' habla de dos mujeres, de Nerea y de Rocío, que son muy distintas y muy parecidas a la vez. La historia se centra principalmente en Nerea, una mujer invidente de cuarenta años, locutora de radio, con una vida muy independiente pero su hermano Carlos y sus padres son muy sobreprotectores. En un momento de incertidumbre en su vida decide dejarse ayudar y así entra en su vida Rocío, a la que contratan para atender a Nerea y para ayudarla en las cosas de la casa. Rocío es una joven de diecinueve años que acaba de llegar a la ciudad. Viene de un pueblo eminentemente agrario, acaba de dejar a su novio con el que llevaba unos años y pretende iniciar estudios universitarios. Su intención es alternar estudios y trabajo para tener una independencia económica y por eso empieza a trabajar para Nerea.

La novela comienza el primer día de trabajo de Rocío en casa de Nerea y durará aproximadamente ocho meses con un salto en el tiempo hacia delante. A partir de ese primer día el lector irá conociendo los momentos en los que ellas se cruzan.

M.G.- ¿Es una novela de relaciones personales entonces?

J.I.- Sí, básicamente es una novela de relaciones, la relación entre ellas dos, la relación de Nerea con su familia y una relación perdida que tiene Carlos con una francesa. Hay amistad, amor, no solamente a la pareja, sino también a la familia e incluso a la profesión y sexo. 



Siempre digo que soy un autor de identidades y en ese sentido mi referente es Borges. En esta novela, hago mucho hincapié en la orientación sexual, un tema muy importante para mí porque formo parte del colectivo LGTB. Soy bisexual y creo que ya me tocaba escribir una historia que abordara estas cuestiones pero sin pretender hacer una reivindicación política. Para eso ya están las urnas y las elecciones.

En la novela hay un mensaje implícito, un deseo de transmitir valentía y asumir lo que tú sientes. La identidad sexual no es lo más importante de una persona pero sí la define y hay que asumirlo porque de otro modo llega la represión hacia uno mismo y hacia los demás. Recientemente he vivido un episodio homófobo en el trabajo con un compañero español. Al final pienso que muchos de esos casos se producen porque una persona no termina de asumir su propia identidad sexual. Así que, 'La niña perdida' es una novela para gente valiente, independientemente de formar parte del colectivo LGTB o no, es una novela para lectores con la mente abierta que, en cierto modo, se van a encontrar con una novela feminista porque habla de mujeres empoderadas que toman sus propias decisiones.


M.G.- ¿Y cómo se te ocurrió escribir esta historia?

J.I.- Porque me quedé sin luz en la cocina.

M.G.- ¿En serio? (Risas)

J.I.- Sí. Se fundió la luz de la cocina cuando me iba a preparar la cena y la tuve que preparar medio a oscuras, usando la linterna del móvil. Y me dio por pensar en cómo se las apañaban los invidentes que viven solos. A partir de ahí me fui haciendo preguntas porque las novelas nacen de las preguntas que se hace el autor.

M.G.- Qué curioso. ¿Y qué tipo de narrador encontraremos?

J.I.- Es un narrador omnisciente. No es mi favorito pero para esta novela era fundamental porque hay mucha descripción de emociones, de pensamientos y de sentimientos. Por ejemplo, es muy importante la mente de Rocío que le da muchas vueltas a cualquier palabra. Se suele ir por las ramas, empieza pensando una cosa y termina pensando otra, lo cual viene a describir muy bien cómo es ella, qué cosas ocurren en su interior y qué le preocupa. Está en una edad en la que se están produciendo muchos cambios en su interior.

M.G.- Son dos mujeres de edades muy dispares. Quizá por cercanía, la forma de pensar de Nerea sea más próxima a la nuestra pero en el caso de Rocío, siendo una adolescente, y encima siendo una chica... Ahí habrás tenido que hacer un ejercicio importante, ¿No?

J.I.- Sí pero yo también he pasado por los diecinueve y aunque no sea mujer, sí tengo la fortuna de conocer a muchas mujeres, de ser amigo de muchas de ellas y de haberme ganado su confianza. Las mujeres son muy importantes en mi vida y creo que conozco algo el mundo femenino.

M.G.- José, siendo esta una novela que tenías que presentar a un premio, ¿tuviste cierta presión en cuanto al tiempo que empleaste en escribirla?

J.I.- En realidad, el primer borrador lo escribí en diez días. Vivo muy intensamente las relaciones personales y como esta novela trataba precisamente de eso me salió muy espontánea. Sabía en qué terreno me movía.

M.G.- ¿'La niña perdida' hace referencia a Rocío o a Nerea?

J.I.- A Rocío, aunque es Nerea la que soporta el mayor peso de la novela. Lo que ocurre es que Rocío es más joven, y está en una edad en la que tiene que empezar a pensar qué hacer con su vida, está dejando de ser niña y es más lógico que no quiera dejar de serlo y metafóricamente quiera marcharse al País de Nunca Jamás para no crecer.

M.G.- Bien José, pues te deseo muchísima suerte con esta novela. Confío en que la lean muchos lectores. llegue bien lejos y tenga tanta visibilidad como se merece.

J.I.- Gracias. Espero que te guste mucho y a todos los lectores.

M.G.- Seguro que sí. Un placer.

Hasta aquí la entrevista con José Ibáñez. Su niña perdida será una de mis lecturas de verano.

 
Ficha novela

Editorial: El paseo Editorial.
Encuadernación: Tapa blanda con solapas.
Nº Páginas: 148
Publicación: 2019
Precio: 10,00 €
ISBN: 978-84-949760-5-6
Disponible en e-Book
Ficha completa aquí.






lunes, 17 de junio de 2019

GALA PREMIOS DE NOVELA ATENEO DE SEVILLA 2019



Este pasado sábado tuvo lugar el fallo de los Premios de Novela Ateneo de Sevilla. Como siempre, se celebró una cena en el Patio de la Montería de los Reales Alcázares de Sevilla para dar a conocer el nombre de los ganadores y, como siempre, hizo de maestro de ceremonias el periodista Cristóbal Cervantes que, en una primera intervención, dio la bienvenida a los asistentes en nombre del Ateneo de Sevilla y de Algaida Editores. A esta nueva edición, que cuenta con el patrocinio de Fundación Unicaja y Ámbito Cultural de El Corte Inglés, se han presentado 258 obras que optaban al premio senior y 37 originales que concursaban para la categoría junior. De todas ellas, fueron seleccionadas las siguientes:

Finalistas del LI Premio de Novela Ateneo de Sevilla:

* Los espacios efímeros de Virginia L (pseudónimo) - Un exprisionero del campo de concentración de Mauthausen conoce a un alemán arrepentido de todo lo que ha sucedido allí. ¿Podrán más los sentimientos de culpa o los deseos de venganza?

* Reyes y bufonesEn un reino, que podría situarse en cualquier país europeo de la Edad Media, el rey parece más interesado en satisfacer sus propios caprichos y diversiones que en atender los asuntos de gobierno.

* Cartas a las novias perdidas de Rocky Marciano (pseudónimo) - Dos hermanos, opuestos en caracteres y visiones de la vida, tienen que afrontar una complicada situación familiar, con el padre gravemente enfermo, que les hará revivir situaciones del pasado.

* Kerkaporta de Kerkaporta (pseudónimo) - Un universitario está escribiendo una tesis sobre un alto cargo del Partido Comunista de España. Pasado y presente se conjugan en un mosaico donde cobra forma la realidad.

* La última juerga de Julián Velasco (pseudónimo) - Dos amigos se reencuentran tras muchos años sin verse. El recuerdo de las experiencias comunes y las emociones compartidas los llevarán a intentar reproducir los viejos tiempos.

* La patria de los espías solos de Lorenzo D'Annunzio (pseudónimo) - Esta novela narra la historia de amor de una pareja. En realidad, toda la novela puede considerarse una eterna declaración de amor entre ambos. Los dos personajes conviven juntos en tres momentos diferentes en el tiempo.

* Miradas de humo. La detective Julia Soler de Kaylan (pseudónimo) - En un museo, los vigilantes descubren el cadáver de una mujer joven sosteniendo un crucifijo con una mordaza en la boca y parte del cuerpo quemado con gasolina. Un inspector de homicidios y un subinspector se hacen cargo del caso. 

* Como era en un principio de Daniel Blanco Parra - Una mujer de treinta y seis años aún vive con su madre y lleva varios años en paro. No encuentra trabajo y la relación con su madre va de mal en peor. Pero su madre está a punto de jubilarse, y quiere celebrarlo con una fiesta en casa.


Finalistas del XXIV Premio de Novela Ateneo Joven:

* Dentro de dos años de Dentro de dos años (pseudónimo) - Entre enero de 1692 y mayo de 1693 tuvieron lugar los juicios de las brujas de Salem, con objeto de procesar y castigar delitos de brujería en la entonces colonia inglesa de Massachusetts.

* El viejo de El viejo (pseudónimo) - Un estudiante de tercer curso de Ingeniería Informática que vive en un piso compartido se encuentra con una aparición que alterará la vida de todos los habitantes del piso. Sus vidas ya no volverán a ser las mismas.

* GranDiosas de Alba Rosa - Con la apariencia de fábula mitológica, tres mujeres de muy diferentes extracciones sociales afrontarán los problemas cotidianos y contarán para ello con una ayuda muy especial.  

Antes de comunicar los primeros descartes, tomó la palabra D. Gervasio Posadas, presidente de Ámbito Cultural de El Corte Inglés, que resumió las actividades culturales que llevaban a cabo y la importancia que tiene estos premios literarios, máxime cuando el Ateneo Joven supone el descubrimiento de nuevos valores. Por su parte, D. Braulio Medel, presidente de la Fundación Unicaja, resaltó que la institución que él preside desempeña obras y actividades sociales para fomentar la cultura y por eso patrocinan este premio para estimular la producción literaria. 

Llegaba el momento de ir conociendo los descartes. Francisco Prior, uno de los vocales del jurado, comunicó que las novelas que habían sido eliminadas en una primera vuelta habían sido Reyes y bufones, Kerkaporta, La patria de los espías solos y Miradas de humo. La detective Julia Soler. En una segunda vuelta, las novelas eliminadas habían sido Los espacios efímeros y Cartas a las novias perdidas. Con respecto al premio joven, se descartó El viejo.

Para dar el nombre de las novelas ganadoras, subieron al escenario los miembros del jurado compuesto por:

- Presidente: D. Alberto Máximo Pérez Calero (Presidente del Excmo. Ateneo de Sevilla)
- Secretario: D. Ángel Moliní Estrada (Secretario General del Excmo. Ateneo de Sevilla)

- Vocales:

* D. Francisco Prior Balibrea
* D. Miguel Cruz Giráldez
* Dña. Isabel Ojeda Cruz (Ateneo de Sevilla)
* D. Gervasio Posadas (Ámbito Cultural)
* D. Rafael Muñoz Zayas (Fundación Unicaja)
* D. Miguel Ángel Matellanes (Algaida Editores)
* Dña. Nerea Riesco (Escritora)
* D. Francisco Robles (Ganador 50 Edición Premio Ateneo)

Fue Miguel Ángel Matellanes, editor de Algaida, el que comunicó el nombre de las novelas ganadores. En la categoría joven se alzó con el premio Dentro de dos años, de la que destacó 'la reutilización de un tema clásico, las brujas de Salem, pero haciendo uso de elementos nuevos y sorprendentes y aportando un punto de vista que modifica completamente el relato que se había hecho hasta ahora de esa historia'.  Por su parte, el premio senior recayó en La última juerga, 'una trama sin fisuras que atrapa desde las primeras páginas hasta un final sorprendente' y que aborda situaciones candentes de la sociedad actual. 'Utiliza una voz propia que confiere a sus protagonistas un carácter muy especial', señaló el editor.

Había que desvelar el nombre de los autores. Fue el presidente del Ateneo el encargado de abrir las plicas para descubrir que tras el pseudónimo 'Dentro de dos años' se encontraba la joven leonesa Mercedes Fisteus. Le hizo entrega de la estatuilla D. Gervasio Posadas. Fisteus, que se llevará además 5.000 € de premio, manifestó su alegría y su agradecimiento al jurado y a las instituciones. Comentó que con su novela rescata las cacerías de Salem, 'pero a través de la figura de unos de los jueces principales, el que más hostigó a las posibles brujas'. También adelantó que la historia establece una conexión con nuestro país y que nos esperan sorpresas de tipo fantástico.




En cuanto al premio senior, tras el nombre Julián Velasco figura realmente José Ángel Mañas, novelista ya conocido por una de sus obras principales, Historias del Kronen (Destino, 1994) llevada al cine por Montxo Armendáriz e interpretada por Juan Diego Botto. Entregó la estatuilla D. Braulio Medel. Mañas, que recibirá un premio de 28.000 €, manifestó también su alegría y agradecimiento y afirmó que este premio es 'la coronación a un esfuerzo de veinticinco años, dedicados exclusivamente a la literatura'. El autor madrileño retoma en esta novela a Carlos, el protagonista de Historias del Kronen. 'Fue una novela mítica que tuvo mucha repercusión. La gente me preguntaba por una segunda parte y nunca me lo planteé. No ha sido hasta hacer cinco años que empecé a vislumbrar la posibilidad de retomar al personaje pero sin repetir la historia', declaró.

Se cerró el acto tras varios discursos institucionales por parte del presidente del Ateneo y del alcalde de la ciudad hispalense, D. Juan Espadas, al que se le dio la enhorabuena por el inicio de una nueva legislatura en el consistorio.

Ya en rueda de prensa con los medios, Mercedes nos comentó que la idea para esta novela comenzó a incubarla cuando tenía catorce años aproximadamente'Siempre me habían atraído estas historias de caza de brujas, muy difíciles de creer', apuntó aunque aseguró que aquella idea inicial no tiene mucho que ver con el resultado posterior. 'Quería tratar un tema explotado hasta la saciedad aunque siempre de la misma manera', sin embargo, Fisteus aborda la cuestión desde la óptica del juez principal en los juicios contra las brujas y nos aseguró que le había salido un personaje muy atormentado. 'Gran parte de la trama gira sobre el arrepentimiento y cómo se enfrenta él al mismo. Es un personaje que le da muchas vueltas a todo. Considero que una persona tiene tantas capacidades de hacer cosas muy buenas como cosas muy malas y me gusta jugar con ese tipo de reflexiones', afirmó. 

Mercedes, que hasta la fecha no tiene ningún tipo de formación literaria, asistirá este mismo verano a un curso de creación literaria impartido por Espido Freire. Lleva leyendo y escribiendo desde pequeña y apunta como sus referentes a la misma Freie, Félix J. Palma a quien conoce personalmente, y a Carlos Ruíz Zafón, con cuyos libros le cogió gusto a la lectura.

Por su parte, José Ángel Mañas confesó que nunca se planteó la idea de retomar las historia de Carlos y escribir una segunda parte. 'Historias del Kronen es una novela que mucha gente tiene mitificada y retomar el personaje y hacer a la vez algo original me parecía muy difícil'. En esta nueva novela ha dado mucha importancia a la voz y tenía muy claro que quería que la novela fuera muy gamberra y desenfadada, 'con su puntito de mala leche', añadió. Aclaró también que, entre esta novela y la anterior, han cambiando muchas cosas. Esta tiene más humor, negro concretamente y cuenta con un final sorprendente. Dijo sentirse como el que regresa a casa después de mucho tiempo y tiene claro que a los lectores de Mañas, y especialmente a lo lectores de Kronen, les va a gustar esta novela.

Resultado de imagen de guadalquivir ateneo de sevillaComo novedad en esta edición, los asistentes al acto recibimos una novela de reciente publicación editada por el propio Ateneo de Sevilla. Este organismo se ha propuesto sacar a la luz algunas de las novelas que hayan quedado finalista en estos premios y se nos hizo entrega de Guadalquivir. Aguas turbias de José Manuel Sánchez Chapela, que estuvo a punto de alzarse con el premio en la edición pasada.

En relación a las novelas ganadoras de este año, tendremos que esperar hasta el próximo año para verlas en librerías.






domingo, 16 de junio de 2019

MAYO... ¡DE UN VISTAZO! (#05/2019)

La próxima semana entrará el verano y yo voy con un retraso que no es normal. El mes de mayo ha sido muy activo. Suele ser así cada año con motivo de la Feria del Libro de Sevilla, a la que ahora uno la Feria del Libro de Madrid. Eso me genera tal cantidad de actos, encuentros y presentaciones que, cuando me doy cuenta, tengo tanto material que podría estar publicando de aquí a otoño. Por ese motivo, en las últimas semanas no he publicado ni una sola reseña literaria. Han quedado un poco aparcadas hasta que termine de sacar todo el contenido pendiente. Y por el mismo motivo, he estado algo alejada de vuestros espacios. Os pido disculpas infinitas pero no encuentro el modo de encajarlo todo. En cuanto me libere un poco, regresaré a vuestros rincones con más asiduidad. 

Pero ahora toca hablar del mes de mayo, de los libros que fueron pasando por mis manos. La inmensa mayoría llegaron a casa para preparar las entrevistas oportunas o para acudir a las presentaciones. Muchos de ellos están a medio leer y tengo que ir retomando uno a uno para concluirlos y reseñarlos posteriormente. Todo a su debido tiempo. Y sé que me va a quedar un post algo largo, pero os los enseño todos.

[Para conocer la sinopsis de los libros expuestos 
solo tienes que clicar en cada título o en los enlaces a las reseñas]



Los comprados



Temiendo que la avalancha fuera inconmensurable, me propuse ser muy comedida durante la Feria del Libro de Sevilla. Tenía claro qué títulos me apetecían y entre todos ellos tome la decisión  de comprar solo un par de títulos, uno para mí y el otro para mi marido. Durante el mes de mayo me llevé a casa Rialto,11 de Belén Rubiano (Libros del Asteroide). Belén es librera en Sevilla y regentaba una librería en esta ciudad que duró unos años. En el libro cuenta su experiencia y las vivencias con sus clientes. Lo leeré muy pronto.



Los recibidos

Desde Alianza de Novelas del grupo Anaya, llegaron a casa tres títulos que no deben pasar desapercibidos. Fijaos en las fajas. Por un lado, Milkman de Anna Burns, Premio Man Booker 2018 y Premio National Book Critics Circle 2019. Entra en el enlace y lee la sinopsis, verás qué curiosa.




A su vez, Less de Andrew Sean Greer (Premio Pulitzer 2018) 'nos muestra a un escritor en la cima de su talento que alza el telón de una comedia humana universal'.

Desde la misma editorial, os muestro De otro lugar, la novela de Óscar Montoya a quien tendré el placer de entrevistar dentro de muy poco. Novela policíaca desarrollada en los 80 con el País Vasco de fondo.



Por su parte, Algaida Editores lanza al mercado Corazón de marfil de Luis Manuel Ruiz, una novela con una cierta vinculación con Blade Runner. Échale un ojo a la sinopsis.

En la misma editorial podemos encontrar lo último de Jerónimo Tristante que esta vez ha ganado el XII Premio Logroño de Novela con Secretos, una novela de suspense que se desarrolla en una urbanización de lujo donde todos conocen los secretos de todos. 



Y el mismo premio pero en categoría joven ha recaído en Festival de Guillermo Sáez, novela que narra las peripecias de un grupo de jóvenes en el festival Primavera Sound de Barcelona, con un trasfondo real. 

Los libros de viaje son una de mis grandes pasiones. No sabemos las maravillas que hay en nuestro país ni en el mundo, así que son un aliciente estupendo para descubrir nuevos entornos. Anaya Touring ha sacado dos libros estupendos. Uno de ellos, 101 destinos de España sorprendentes hace un recorrido por esos lugares maravillosos de nuestra piel de toro que nos van a dejar alucinados.



El otro volumen, 101 destinos del mundo sorprendentes, muestra lugares por todo el mundo, con paradas en todos los continentes. Las fotos son sencillamente espectaculares y dan ganas de hacer la maleta inmediatamente.


Los que asomáis por aquí, sabéis de mi gusto por el cómic y la novela gráfica. Me parece un género que está poco valorado y que aporta mucho en la lectura. Además resulta una manera estupenda para conocer algún acontecimiento histórico, alguna corriente social o simplemente para aprender sobre la vida de un autor. Y en ese sentido, tenemos a nuestro alcance El primer hombre de Jacques Ferrandez, un volumen de gran formato que nos acerca a Albert Camus y su obra. Editada por Alianza, muy pronto os hablaré de él.



Planeta acaba de publicar lo último de Juan Eslava Galán, La conquista de América contada para escépticos. Nuevo volumen de una colección que ya cuenta con varios títulos, y que acerca la Historia a los lectores desde un ángulo muy interesante. Eslava Galán es un autor prolífico que cuenta con una bibliografía muy amplia y diversa.

Y seguimos con más títulos que han visto la luz en el último mes. 

Durante el mes de mayo han tenido lugar diversas presentaciones. Félix G. Modroño cambia de casa literaria y publica su sexta novela, La fuente de los sietes valles (Erein). Tuve la oportunidad de acudir a la presentación donde el autor vizcaíno nos contó cómo gestó esta novela y de qué manera transita su vida después de abandonar Sevilla hace unos años. 




Muy concurrida estuvo la presentación de Cuaderno de San Lorenzo de Francisco Gallardo (Algaida Editores), un volumen lleno de nostalgia y ternura en el que el autor recoge buena parte de sus recuerdos de infancia.

Manuel Aparicio es un autor novel que acaba de publicar una primera novela absolutamente espectacular. El retratista de los niños muertos (Alfar Editores). Tengo pendiente hablaros de este libro cuya lectura me dejó totalmente impresionada. El día de la presentación, tuve la oportunidad de acompañar al autor junto con el periodista de ABC Andrés González-Barba. Y estos días me sentaré a entrevistar al autor. No la dejéis pasar porque es un novelón con todas las letras.




Y la última presentación a la que acudí fue la organizada por el autor Manuel Machuca. Tres muertos (La isla de Siltolá) se presentó en un lugar singular, el mercado de abastos del Tiro de Línea en Sevilla, un espacio que se llenó de público para acompañar al autor. Tengo prevista leerla muy pronto.

Entre los libros que ya figuran en casa desde el mes de mayo están estos dos que os muestro a continuación. Sabéis que me encantan los relatos, así que Relatos en 70 mm (Editorial El Sendero) me dio mucha alegría. Con un prólogo de José Luis Ordóñez, veintitrés escritores se han puesto de acuerdo para escribir historias relacionadas con el cine.




Pero un género al que me estoy asomando cada vez es al teatro. El propio José Luis Ordóñez publica El síndrome de la mujer mecánica (Editorial El Sendero), libreto de una obra ya estrenada. 

Unos amigos me trajeron desde Madrid Evas Alquímicas de Mar Rey Bueno (Glyphos Publicaciones) y me han asegurado que me va a gustar mucho.




Por último, muchos conocemos quien se esconde detrás del nombre de Brenna Watson. Su anterior novela, El futuro tiene tu nombre, la primera que publicaba, me gustó bastante, así que estoy a la espera de ponerme con Viento de otoño (Vergara). Pero creo que, para hacer honor a su título, lo leeré cuando pase el verano.

Y le llega el turno ahora de las entrevistas, que a veces se producen y otras, pues no. Disfruto muchísimo con estos encuentros de los que salgo con un enriquecimiento personal muy valioso. Es lo que me pasó con Clara Obligado, uno de esos nombres que escucho y escucho pero al que, hasta hace bien poco, no le pude poner voz. Me encantó hablar con esta argentina que lleva viviendo en España muchos años. Creo que conoce este país mejor que los propios españoles. Y perfectamente bien conoce el barrio de Las Letras en Madrid, espacio en el que ubica los cuentos que recoge en su última publicación, La biblioteca del agua (Páginas de Espuma). La entrevista verá la luz en breve.



Lucía Baskarán visitó Sevilla para presentar Cuerpos malditos (Temas de Hoy). Por diversos compromisos no pude acudir a la presentación ni tampoco a la cita que habíamos concertado para entrevistarla. Por suerte, y con motivo de mi viaje a la Feria del Libro de Madrid, pudimos solventar el asunto. Su entrevista la publicaré en los próximos días.

Todo el fenómeno Triángulo de las Bermudas me ha interesado mucho desde siempre. Así que no os podéis ni imaginar lo que disfruté conversando con José Antonio Ponseti, autor de Vuelo 19 (Suma de Letras), una novela que narra la desaparición de aquellos aviones estadounidenses el 5 de diciembre de 1945, y de los que tanto se ha hablado.




Nieves Herrero lleva publicadas unas cuantas novelas. Esos días azules (Ediciones B) es su último título, una novela en la que narra la preciosa historia sobre la verdadera musa de Antonio Machado. ¿Quién era Guiomar? Es una preciosidad. La autora vino a presentar la novela a Sevilla, ni pude acudir al acto ni tampoco hubo forma de cerrar una entrevista. Por suerte, estuve conversando con ella en Madrid unos minutos.

Entre los autores que también nos visitaron durante la Feria del Libro de Sevilla figuran Clara Sánchez. La autora vino a presentar El amante silencioso (Planeta), una historia que nos traslada a Kenia para hablarnos de la manipulación y las sectas. La entrevista ya la tenéis publicada en el blog. 





Y he de confesar que me impresionaba mucho sentarme a conversar con Felipe Benítez Reyes. Su última publicación, El intruso honorífico, obra con la que ha ganado el Premio Manuel Alvar de Estudios Humanísticos 2019 y que ha sido editada por la Fundación José Manuel Lara, es un volumen singular, 'una enciclopedia personal en la que se mezclan la interpretación y el dato, la parodia y el análisis, la visión crítica y la visión irónica'.

Durante la feria también pude conocer a Emilio Calderón. El autor acudió a la ciudad hispalense a presentar Los ojos con mucha noche (Algaida Editores), una novela a la que le tengo muchas ganas tras conversar con el autor y leer las buenas críticas que ha recibido.



Igualmente recibimos la visita de Armand Balsebre y Rosario Fontova, autores de Las cartas de Elena Francis. Una educación sentimental bajo el franquismo (Cátedra). Os garantizo que el libro es muy interesante y curioso. La conversación con los autores me desveló un montón de datos sobre aquel programa radiofónico que se convirtió en todo un acontecimiento social pero que escondía algo más de lo que pensábamos. Estoy segura que, cuando leáis la entrevista que publicaré en estos días, os vais a quedar muy impresionados.

Víctor del Árbol es uno de esos autores que resuena en cada foro literario. Sus novelas no hacen más que cosechar grandes y buenas críticas y ahora puedo decir que, el trato con el autor no puede ser más agradable. Cercano y afable, no tiene ningún problema a la hora de hablar con suma sinceridad sobre sus libros. Para mí fue un placer tomar un café con él y poder hablar sobre Antes de los años terribles (Destino). La entrevista ya la tenéis publicada en el blog.

Prometo que ya va quedando poco. Pero tengo que hablaros de David Galán (Redry) y su poemario Huir de mí con el que ha ganado el II Premio Espasaespoesía. Me encontré con un chico humilde y sencillo que solo pretendía compartir su poesía con todos. Son muchos los que siguen sus emociones por redes sociales y es que Redry tiene una sensibilidad especial que conecta con el que lo escucha. La entrevista ya está publicada en el blog. 




Y Nativel Preciado también nos visitó. Tenía concertada una entrevista con la autora para hablar sobre El nobel y la corista (Espasa), pero por diversas circunstancias el encuentro tuvo que aplazarse. Luego pude verla en Madrid y conversé con ellas unos minutos.

Algunos libros que llegan a casa se apartan bastante de la novela. Es lo que ocurre con Los 88 peldaños de la gente feliz de Anxo Pérez (Alienta Editorial), un libro de auto-ayuda que te enseña tips para apartar de ti el sufrimiento y encontrar la felicidad. Pude conversar con el autor y la entrevista ya la tenéis publicada en el blog.




A Ernesto Pérez lo conozco de otro encuentro anterior. Es un policía jubilado anticipadamente que ahora se dedica a escribir libros sobre algunos temas de índole laboral y dar conferencias y charlas. Su segunda publicación, Policías. Muerte en la calle (Tecnos) está dirigido principalmente a miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado pero os garantizo que todos los lectores, sean policías o no, pueden aprender muchas cosas interesantes. Conversar con Ernesto es muy agradable y siempre tengo la sensación de conocerlo desde hace mucho. Dentro de unos días publicaré su entrevista.

Por último, dos entrevistas que no pudieron culminarse. Elisabet Benavent se ha convertido en tal fenómeno de masas que es imposible encontrar un hueco en su apretada agenda. Acudió a Sevilla para presentar Toda la verdad de mis mentiras (Suma de Letras).



No pude sentarme con María Reig para hablar de Papel y tinta (Suma de Letras) porque aquel mismo día tenía un evento familiar y me fue del todo imposible entrevistar a la autora. Me dio mucha rabia porque no hago más que escuchar buenísimas críticas sobre esta primera novela que tanto ha sorprendido.

Los ganados

Ninguno. Y casi que mejor porque mi problema de almacenamiento es espectacular. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...