lunes, 6 de julio de 2020

HASTA NUNCA, PETER PAN de Nando López

Editorial: Espasa
Fecha publicación: Marzo, 2020
Precio: 19,90 €
Género: Narrativa
Nº Páginas:  416
Encuadernación: Rústica con solapas
ISBN: 9788467058796
Disponible en eBook;
puedes empezar a leer aquí]


Autor

Nando López (1977) es novelista, dramaturgo y doctor cum laude en Filología Hispánica. Considerado como una de las «voces más sobresalientes de su generación» (ABC Cultural), fue finalista del Premio Nadal 2010 con La edad de la ira (Booket Planeta), hoy convertida en una obra de referencia por su crudo retrato de la realidad educativa del siglo XXI.

Entre sus novelas, que «abordan muchos de los grandes problemas de nuestra sociedad» (Revista Leer), destacan Cuando todo era fácil, El sonido de los cuerpos o La inmortalidad del cangrejo.

También es autor de obras de humor sobre el mundo educativo, como Dilo en voz alta y nos reímos todos y En casa me lo sabía, así como de títulos juveniles con gran éxito entre los lectores adolescentes, como Nadie nos oye, En las redes del miedo, Los nombres del fuego o El reino de las Tres Lunas y su continuación, El reino de los Tres Soles.

Como dramaturgo, ha estrenado y publicado más de una veintena de obras dentro y fuera de nuestras fronteras. Entre ellas figuran #malditos16 (candidata al Premio Max a la Autoría Revelación), Nunca pasa nada, Cuando fuimos dos, Los amores diversos, De mutuo desacuerdo o La edad de la ira, basada libremente en su propia novela. También es autor de versiones y adaptaciones de clásicos como Tito Andrónico, Desengaños amorosos, Las harpías en Madrid, Yerma o Don Juan Tenorio.


Sinopsis

En un mundo donde no hay guion para tanto personaje...

...David está lleno de dudas: no sabe qué hacer con su futuro profesional, no se entiende con su novia y se está distanciando de sus amigos. Sus problemas son los típicos de cualquier adolescente. Con el pequeño matiz de que él, en vez de quince años, tiene cuarenta y dos.

Así que cuando su hermana Bea le pide que se encargue unas semanas de su sobrino Unai, no duda de que es la peor idea del mundo. Y no solo porque no conoce a ese joven lleno de secretos. Ni porque odie compartir su espacio, sus tazas de Central Perk o sus VHS de los 90. Sino porque, tras años trabajando en el cine con nula repercusión y menos éxito, está a punto de incorporarse a un proyecto importante y al fin va a poner en pie (o eso dice) su propia película.

Son solo seis semanas, lo convence Bea.

Tiempo más que suficiente para acabar exiliado, sin contemplaciones, de Nunca Jamás.

Una novela sobre las películas que nos contamos y las que no nos atrevemos a vivir.

[Información tomada directamente del ejemplar]



De Hasta Nunca, Peter Pan de Nando López, me llamó la atención las referencias editoriales a la serie Friends. Concretamente se decía: "una novela que será para quienes hoy tienen 40, lo que fue Friends (la conocida serie de televisión) cuando tenían 20". Me encanta esa serie, cuyos capítulos habré visto más de dos y tres veces. Para mí es una de las mejores series que se han hecho, retrato de una generación, de una forma de vivir. Así que, no lo pensé mucho y me lancé a la lectura de esta novela. Pero, para no dar pie a equívoco, debo decir que Hasta nunca, Peter Pan dista mucho del argumento de la serie, aunque sí comparte algunos de los elementos importantes de la misma. Lo decía el propio autor en la entrevista que publicamos hace unos días:

"Bueno es una serie protagonizada por un grupo de amigos, como le ocurre a la novela. Y también hablaba sobre temas muy importantes como la amistad, la familia, el crecer,... y todo desde el humor. Lo mismo que en este libro, aunque sean dos historias diferentes." (Puedes leer completa, aquí) 

La novela comienza con una ruptura sentimental. David y Marta ponen fin a su relación después de diez años juntos. La pareja tuvo una crisis previa que solventaron yéndose a vivir al mismo piso, pero ese espacio, esa vivienda se ha convertido en un mausoleo de los años 80 y 90, con mil cachivaches que David ha repartido por las habitaciones, construyendo un mundo en el que ella no parece tener hueco. "Es imposible convivir contigo", será la primera frase de la novela en boca de Marta, algo que esconde un problema mayor, la evolución irregular de la pareja.

A este tsunami sentimental, se une que Bea, la hermana melliza de David, tiene que viajar por trabajo a Tokio y le pide a su hermano que se haga cargo de su hijo Unai, un adolescente con el que David apenas se ha relacionado. El protagonista, que nunca ha querido tener hijos, se ve de la noche a la mañana compartiendo vida con un joven al que dice no conocer prácticamente de nada. Cree que Bea le ha soltado un marrón de enormes dimensiones y teme que las semanas de convivencia con el joven se conviertan en un caos. 

Y por si todo esto fuera poco, David no pasa por su mejor momento profesional. Actualmente lo han contratado como ayudante de dirección para una película que cuenta con buenos recursos: dinero y un conocido actor protagonista. Bajo el mando de Laura, una exitosa directora que ha dado el pelotazo con una primera película, David tiene que amoldarse a una forma de trabajar que no es de su estilo. Si permite ciertas concesiones es porque tiene que ganar dinero para poder vivir. Sin embargo, la cosa termina por complicarse, mientras David no deja de pensar en lo que realmente le interesa, un proyecto personal en el que le gustaría centrarse. Pero, ¿de qué trata este proyecto?

En realidad, David solo pretende contarnos su vida. Es decir, hablarnos de su ruptura sentimental con Marta, de los amores del pasado sin cuajar, de su trabajo y de su relación con Unai. ¿Y por qué nos quiere contar todo esto? Por la sencilla razón de que en su vida, el lector puede verse perfectamente reflejado. Este puede entender las frustraciones del protagonista, sus anhelos, sus sueños, porque, en el fondo, y muy probablemente, la vida de David se parezca mucho a la tuya, lector. Para ello contacta con Fer, un antiguo compañero de clase que ahora se dedica a escribir novelas, y que tiene muchas similitudes con Nando López. La idea pasa por escribir primero una novela, y posteriormente hacer un guion para, por último, rodar una película. 

Este es el mundo de David, un mundo en el que entran y salen sus padres -Íñigo y Carmen, catedráticos de latín y griego-, y su hermana Bea, sus amigos Sergio, Miguel y Félix, así como las parejas de estos o antiguos compañeros de clase, como Fer. Con cada uno de ellos, el protagonista tendrá una relación distinta. Los padres de David son muy críticos con el estilo de vida de su hijo, lo comparan constantemente con su hermana Bea, una mujer con éxito y con una aparente vida feliz pero, en realidad, esconde un turbio secreto. En cuanto a sus amigos, no cabe duda que las relaciones a largo plazo van acumulando rencillas y que, en toda buena relación de amistad, se pueden encontrar escollos. David, Sergio, Félix y Miguel se dirán unas cuantas cosas a la cara. 

Todo esto que os estoy contando es la base de la novela, la que está escribiendo Fer, para luego rodar esa película. Parece que el libro es el bosquejo de lo que luego será el producto final. Entiendo que Hasta nunca, Peter Pan es como un borrador en el que se mezclan pasajes de narración con diálogos transcritos entre Fer y el resto de personajes. La novela es como ese cuaderno de documentación que tiene todo escritor, y en el que recoge toda la información que ha ido recopilando. De ahí que encontremos bastante texto basado en los cuadernos de David, unos diarios en los que él ha ido escribiendo todo lo que le ha ocurrido, así como sus emociones. Me parece que el enfoque que Nando López ha dado a esta novela es muy original. Es como asistir al propio proceso de escritura de la historia, de tal modo que, el lector se ve bastante involucrado en los diferentes pasajes.

La novela es una mezcla de humor y dramaMuchas de las situaciones que vive David llevan pareja un lado cómico. Muy divertidos me han parecido los diálogos entre el protagonista y sus padres, esas comidas familiares en las que Íñigo y Carmen se dedican a hablar de su hijo como si él no estuviera delante, empleando un sinfín de mitos griegos para describirlo. Para estos padres, David es un Ícaro moderno. Leyendas de dioses y diosas quedan explicadas de una forma humorística en las notas al pie. No obstante, la novela aborda cuestiones de índole trascendental como el miedo a vivir el presente, la idealización del pasado o la paternidad, asuntos que todos, en algún momento dado nos hemos planteado. Y de ahí, se ahondan en otros temas mucho más complicados y duros como el maltrato, la auto-lesión o  la depresión.

Sobre los personajes, no quiero contaros mucho. Me parece que, a ese reflejo generacional que nos ofrece la novela, es mejor asomarse sin saber mucho de los protagonistas. Así que, dejo este punto un poco en el aire. 

Escrita en primera persona, y como si se tratara de un "basado-en-hechos-reales"Hasta nunca, Peter Pan tiene una estructura muy concreta y dispar. A lo largo de cuatro grandes bloques encabezados por títulos de películas, se distribuyen los capítulos de longitud desigual. En esta novela predomina la narración sobre el diálogo, algo que refleja su carácter introspectivo y reflexivo. Sin embargo, también cuenta con importantes piezas dialogadas. Especialmente, resaltan los fragmentos de guiones que van salpicando el relato. Y aprovecho este apunte para comentar que el libro cuenta con un pasaje verdaderamente brillante. En esa relación compleja que el protagonista mantiene con su sobrino Unai, reflejo de la que podría mantener cualquier adulto con un adolescente, a David se le ocurre la genial idea de emplear la construcción de un diálogo para conversar con Unai. De manera simultánea y alternativa, uno va lanzando preguntas, mientras el otro va respondiendo. Se trata de un juego con muy buenos resultados en el que, ambos participantes parecen esconderse tras las teclas de un ordenador para abrirse al otro, facilitando mucho la conexión entre ambos. Me pareció un método estupendo y a tener muy en cuenta a la hora de acercarnos a los adolescentes, aunque, claro, David es guionista y a Unai le encanta el cine.

En cuanto al narrador, se le podría considerar moderadamente omnisciente. El papel de contar la historia recae en Fer, el escritor al que David recurre para narrar su vida. No obstante, Fer se convierte ocasionalmente en un personaje más, interactúa con el resto, dialoga con ellos y forma parte de escenas. Siendo así, su autoridad como narrador queda algo desdibujada y es frecuente ver a David y al resto de personajes cuestionando la manera en la que Fer narra los hechos. Para mí, este es otro de los puntos fuertes de la novela. Sobre ello, Nando López opina:


"Hasta nunca, Peter Pan es una de mis novelas más personales. No solo porque me cuelo como personaje en ella gracias a un juego de espejos que nace, a su vez, de un personal homenaje a la narrativa cervantina, sino porque conforme la escribía era consciente de que, a través del humor, la ternura y la reflexión, estaba construyendo un autorretrato ficcional de quienes, como yo mismo, hoy tenemos cuarenta y pocos"


Y siguiendo con los puntos positivos de la novela, no nos podemos olvidar de las mil referencias cinematográficas que posee. Dado que David se dedica al cine, sus conversaciones están llenas de títulos de películas y series. Muchas de ellas las conocía de antemano y otras han despertado mi curiosidad. Al inicio de la lectura, fui anotando todos y cada uno de los títulos, pero cuando llevaba más de una veintena, dejé de hacerlo. Opté por acabar de leer la novela y luego, hacer repaso página a página, para ir completando la lista. Mi intención era incluir al final de esta reseña, una relación completa de todos los largometrajes que se mencionan en el libro, a modo de guía cinematográfica, como suelo hacer a veces. Sin embargo, me di cuenta que, para ello, iba a necesitar un post adicional. En total, se nombran unas cien películas, de todos los géneros, de todos los tiempos, comerciales o de autor independiente y, no cabe duda que, para los amantes del cine, esta circunstancia otorga un valor añadido a la novela. Y no queda ahí la cosa sino que, además encontramos críticas -a mi juicio, certeras- sobre nuevos y jóvenes actores que se creen el ombligo de la industria, directores endiosados, películas sobrevaloradas, y otras olvidadas por el público, cuando son auténticas joyas.

Poco más me queda por decir de Hasta nunca, Peter Pan. Esta novela contiene una historia tan terrenal, tan cercana, tan llena de estos tiempos actuales que difícilmente generaciones anteriores o posteriores a la de David no puedan sentirse identificados. David reflexiona sobre su día a día a través de Fer, que le sirve como mirilla para mirar su vida, para acercarse a sus padres, a su hermana, a su sobrino, a su jefa, a su ex-, o a sus amigos. Ese punto de vista externo le servirá para recolocar algunos asuntos que llevaban demasiado tiempo fuera de su lugar. 






[Fuente: Imagen de la cubierta tomada de la web de la editorial]

Puedes adquirirlo aquí:





domingo, 5 de julio de 2020

JUNIO... ¡DE UN VISTAZO! (#06/2020)

Junio se marchó con una mueca de tristeza. Miro mi piel y me doy cuenta que a estas alturas del año tengo el mismo color que en pleno enero. Y es que no he pisado la playa aún, teniéndola a poco más de una hora. Con todo esto del coronavirus, una no sabe muy bien qué hacer. Más allá de las medidas preventivas, se hace algo cuesta arriba salir a la calle con la mascarilla puesta. Ya no se acude a los bares y a los restaurantes con la misma soltura, aunque una cerveza y una buena tapa te la puedes tomar en casa. Lo malo es la playa. Eso sí que es malo, y más con las temperaturas que gastamos aquí.  La playa siempre ha sido para mí ese solaz que alivia los estragos del verano y me temo que, este año, la veré poco.

Pero hablemos de libros que para eso estamos aquí. Después de tres meses de una inusitada tranquilidad, el junio literario llegó con fuerza. El mundo editorial retomó su actividad y la cultura se amoldó a un nuevo modelo. Entrevistas telefónicas o por videollamadas, y presentaciones virtuales han tomado las riendas de unos tiempos en los que los lectores seguimos ávidos de tener contacto con nuestros escritores favoritos. Hoy os cuento todo lo que ocurrió durante el mes de junio en el blog. 


[Para conocer la sinopsis de los libros expuestos 
solo tienes que clicar en cada título o en los enlaces a las reseñas]



Los comprados

En la Feria del Libro de Sevilla y de Madrid siempre cae alguna nueva adquisición. Como este año no ha podido ser, solo me he quedado con la visita a alguna librería. Empezando el mes de junio, y con el calor apretando, me acerqué a una para comprar un par de libros y completar así colecciones a medias. Se vinieron a casa El paciente siempre llama dos veces y El silencio de los goteros de Enfermera saturada. Ambos ya están leídos y reseñados.



Los recibidos

Junio ha venido muy cargado, después de dos meses sin actividad. Me he juntado con un buen cargamento, que me va a venir bien para el verano, ya sea con o sin playa. 

El premio gordo se lo lleva una trilogía. Sí, he dicho trilogía. Los que me conocéis sabéis que las odio porque no me gusta tener que esperar a que vaya saliendo cada título de la saga. Ahora bien, si me plantan delante la colección completa sin necesidad de esperas, seguro que me apunto. Si además, tiene la pinta que tiene la Trilogía de Santa Manuela de Sylvia Herrero, entonces no me resisto. En cuanto coja las vacaciones de verano, me voy a lanzar a leer estos tres libros: Cómo casarse en Santa Manuela, Londres te espera y Tienes una cita. Me parece que me van a hacer pasar un rato ma-ra-vi-llo-so.



Espasa ha publicado Calamares a la romana de Emilio del Río, donde nos explica lo muchísimo que Roma ha influido en nuestras vidas actuales.



Me gustan las biografías. Me llama la atención leer sobre la vida de otras personas que son de mi interés. Por eso, sentí mucha curiosidad cuando vi que Cátedra publicaba Alberto Closas. A un paso de las estrellas de Francis Closas (sobrino del actor) y Silvia Farriol.  El libro ya está reseñado en el blog.



Por su parte, Ediciones Alfar acaba de publicar El ADN del diablo de Santiago Morata. Con ese título y esta cubierta, me inclino a pensar que me va a gustar. Soy fan del terror.

Para las entrevistas, fueron muchas las novedades que llegaron a casa. Al hacerlas vía telefónica, las opciones de conversar unos minutos con los autores se multiplican.

Nando López habla de su generación en Hasta nunca, Peter Pan (Espasa). Es una historia agridulce, con momentos muy divertidos y otros algo más dolorosos, como la vida misma porque de eso habla esa novela, de la vida de David y su generación. Mañana publicaré la reseña.



Con Silvia Herreros de Tejada estuvimos hablando sobre tres mujeres protagonistas, Cuba y el exilio. La otra isla (Espasa) tiene una curiosa vinculación con Sevilla que me ha gustado mucho.

Reyes Monforte se ha convertido en una de mis autoras de cabecera. Siempre conecto muy bien con sus historias y con su forma de narrar. En esta ocasión, la autora nos lleva de visita a Auschwitz. Postales del Este (Plaza & Janés), basada en hechos reales, es una historia tan dolorosa como bonita. En unos días tendréis la reseña.


A Mikel Santiago lo entrevisto el miércoles. El mentiroso (Ediciones B) está siendo mi actual lectura y como siempre ocurre con sus novelas, es bastante adictiva. A ver cómo resuelve.

Nunca había leído nada de Mónica Carrillo, aunque tengo alguna novela suya en casa. La vida desnuda ha sido el Premio Azorín de Novela 2020. Lo leí en un suspiro porque es una historia sencilla. Pronto tendréis la reseña.




Y muy curioso me ha parecido el nuevo libro de Javier Sierra. El mensaje de Pandora (Planeta) intenta explicar lo que estamos viviendo y qué supuso las otras grandes pandemias que ha sufrido el mundo. En breve, tendréis la entrevista y la reseña.

Con Mamen Sánchez me lo pasé realmente bien. Costa Azul (Espasa) es una comedia de enredo y situaciones descabelladas que te divertirá mientras recorres esos rincones tan glamurosos de Francia, a finales de los años 50. En breve, tendréis la entrevista y la reseña.


            


Anatomía de una bañera (Planeta) me permitió conocer a su autora, Jùlia Peró. Joven, muy joven, pero con múltiples vivencias a sus espaldas, y alguna muy espeluznante, que ella ha querido volcar en este poemario. 

Adoro a la Volátil, o  todo lo que sale de las manos de Agustina Guerrero. Me parece que tiene una capacidad maravillosa a la hora de retratar una vida normal como la que podemos tener todos nosotros. Por eso, es tan fácil verse reflejado en las alegrías y las penas de esta mujer con aire desenfadado. En esta ocasión, Lumen publica El viaje, un volumen que ahonda en una delicada cuestión, pero siempre con el ingenio y la delicadeza de Guerrero. 



Y en otro género distinto, las novelas de Chufo Llorens son apasionantes. Sus libros son a la literatura lo que las grandes producciones al cine. El destino de los héroes (Grijalbo) promete ser una de esas historias que dejan huella en el lector, como todas las que él escribe.


Para ir terminando, dos títulos más. Por un lado, la primera novela de una jovencísima Laura Gost, ganadora de un Goya en 2018. La prima mayor (Temas de hoy) hace un retrato de la adolescencia, a través de dos primas, Rosa y Tina.


    


José de la Rosa publica No soy Lizzy Bennet (Vergara). Se trata del X Premio Vergara a la mejor novela romántica. Hablaremos con el autor esta próxima semana.


Los ganados

En el mes de junio no hubo suerte, pero sí me llegó el ejemplar que gané en el blog de Bookeando con MªAngeles tiempo atrás. Aquella vez en Berlín de María José Moreno (Versátil Ediciones) será mi estreno con la autora.


viernes, 3 de julio de 2020

EL SILENCIO DE LOS GOTEROS de Enfermera Saturada

megustaleer - El silencio de los goteros -  Enfermera Saturada
Editorial: Plaza & Janés
Fecha publicación: Octubre 2019
Precio: 12,90 €
Género: Humor
Edición: ilustrada
Nº Páginas:  128
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
ISBN: 9788401022708
Disponible en eBook;
puedes empezar a leer aquí]

Autor

Enfermera Saturada se define como una enfermera española que busca hacerse un hueco en la sanidad. Empieza los turnos en planta, baja a la UCI, sube a prematuros y termina en urgencias. Esta enfermera se maneja como pocas en las redes sociales, desde donde a diario decenas de miles de personas ven cómo repasa, con humor y descaro, la actualidad de su hospital y la de cualquier hospital de España.

Sinopsis

Son las nueve de la mañana y Satu regresa a su apartamento en la calle del Pez tras un infernal turno de noche en el hospital. Dicen que no hay noche buena, pero esta ha sido especialmente mala. Tanto que, al llegar, no sabe si desayunar o cenar, si ponerse la crema de día o la de noche, o si su melatonina está a punto de hacer las maletas y buscar otro cuerpo con horarios normales.

Pero una extraña oferta de empleo en la que buscan a una enfermera zurda ha llamado poderosamente su atención. Así que en vez de irse a dormir, decide enviarles su currículum para ver si, de una vez por todas, deja de ser fija en la temporalidad y puede abandonar el jet lag permanente en el que vive... o al menos descubrir qué oculta esta extraña oferta.

Tras conquistar a cientos de miles de lectores con su particular visión de los hospitales y del mundo sanitario, llega una nueva entrega de nuestra querida Florence Nightingale de las redes sociales. Desde las máquinas de medicación hasta los desayunos en el hospital, pasando por los tubos de analítica o los vendedores que recorren las plantas, nada escapa a esta mordaz e hilarante enfermera.

[Información tomada directamente del ejemplar]


Hace muchísima calor. Los 40º grados consiguen que mis neuronas se derritan y me cuesta pensar. Para colmo, esta semana me he incorporado al trabajo presencialmente, después de más de tres meses teletrabajando desde casa y, aunque parezca mentira, tengo que volver a adaptarme a un trabajo en el que, por fin, veo a mis jefes y compañeros cada día. Y no hablo de adaptarme únicamente en relación a la forma de proceder en mis tareas, sino también a la obligación de llevar mascarilla cada vez que me desplazo por el edificio. Una maravilla. Así que, esta semana ha sido un tanto "raruna" y he acabado muchos días sin ganas de nada. Por eso, ayer tomé el penúltimo volumen de Enfermera Saturada que me queda por leer, antes de lanzarme al último título de la colección. Ya sabéis que son lecturas divertidas, amenas, simpáticas, que funcionan muy bien cuando no te apetece leer algo más profundo.

Los que conocéis esta colección sabréis de sobra quién es Satu, esa enfermera sin plaza fija, que parece un saltamontes. No deja de saltar y saltar de un trabajo a otro, siempre a la espera de que la llame la señora de la bolsa para una sustitución. A lo largo de sus muchos años de profesión, ha trabajado como enfermera en todos los lugares en los que se puede trabajar como tal: en un barco, en un colegio, en residencias de ancianos, en centros de salud y, por supuesto, en hospitales. Del que más conocimiento tiene es del Hospital Dos de Mayo (que a mí me recuerda mucho al 12 de Octubre, de Madrid), y es que no hay planta del edificio que Satu no haya visitado. 

El silencio de los goteros sigue la misma estructura que los restantes volúmenes. A través de capítulos cortos, Satu nos va contando sus venturas y desventuras como enfermera. En esta ocasión, nos hablará de una máquina infernal que dispensa medicamentos de forma automática. Ella que ya tiene mucha trayectoria, conoce muy bien cómo se las gasta la dichosa máquina y también sabe que, siendo la sustituta, le va a tocar lidiar con ese aparato en más de una ocasión. 

En este volumen analiza también las distintas categorías de plantas hospitalarias, basándose en la observación empírica de unos criterios que nunca fallan: los desayunos. En función de la cantidad de productos y bebidas que se desplieguen sobre la mesa, mayor nivel tendrá la planta. No sé si os habrá pasado alguna vez, eso de tener a un familiar hospitalizado, acercarse al control de enfermería para solicitar algo y percatarse de que el personal ha montado una merendola de padre y muy señor mío. A mí me pasó no hace mucho. Por la rendija de una puerta entreabierta vi volar multitud de bandejitas de dulces y zumos de todo tipo. Es una cosa que siempre me ha llamado la atención. Entiendo que todo el mundo tiene derecho a un descanso, pero he visto ágapes hospitalarios que parecen cumpleaños infantiles.


El silencio de los goteros (Obras diversas): Amazon.es: Enfermera ...

Otras cuestiones que tratará en este libro será la desaparición de muestras en los laboratorios, las mentiras que tiene decir para conseguir un puesto de trabajo, o las rocambolescas excusas de los compañeros cuando no quieren cambiar turno. Me he reído especialmente con la clasificación de los pacientes que van a sacarse sangre. Entre ellos están: el abrigado, el tiritas, el tatuado y el citas. Aunque mi favorito es el dramas, ese que nada más ver la aguja de lejos se echa a temblar y le da un síncope. Y también me he reído muchísimo con una jugarreta que le hacen a la supervisora, que en este volumen sigue siendo el demonio personificado, con tal de averiguar quién es el compañero que birla la comida al resto de sanitarios de la planta.

Como personaje, Satu sigue teniendo mucho desparpajo. Es una chica bondadosa, siempre dispuesta a ayudar a los demás y posee un sentido del humor muy fino e irónico. 

Al igual que los demás, este volumen vuelve a estar ilustrado por Clara Lousa. En esta ocasión, los dibujos vienen encabezando los capítulos, mostrando alguna imagen que está en concordancia con lo que se va a narrar en las siguientes páginas.  

Nuevamente, me lo he pasado bien leyendo este volumen, aunque me ha resultado algo más sobrio visualmente. No figuran anexos con pasatiempos o encuestas, como ocurría en el anterior. Y también es distinto en el enfoque. Si en el anterior había mucho alegato en favor de la profesión, en este se centra en exponer ciertas situaciones divertidas, sin entrar en cuestiones morales. 

Me gustan los libros de Enfermera Saturada, o lo que es lo mismo, de Héctor Castiñeira. En las reseñas anteriores, os he contado quién es el verdadero autor de estos libros y cómo el primer volumen llegó a ver la luz de la mano de Plaza & Janés. Os dejo por aquí los enlaces a los anteriores títulos de la colección.





[Fuente: Imagen de la cubierta tomada de la web de la editorial]

Puedes adquirirlo aquí:


jueves, 2 de julio de 2020

AGUSTINA GUERRERO: 'Con el aborto voluntario, hay temor a mostrarnos frágiles porque se asocia con el arrepentimiento'

La Volátil. ¿Quién no la conoce? La Volátil eres tú y soy yo. Aunque no llevemos una camiseta a rayas blanca y negra, aunque no nos recojamos el pelo en un moño desenfadado, aunque vivamos en otro lugar del planeta y nuestra vida sea muy distinta a la de ella. Es fácil identificarse con este personaje que la ilustradora Agustina Guerrero creó en 2014, cuando publicó su primer volumen, Diario de una Volátil. La sigo desde entonces. Me sienta bien asomarme a su vida, sentir que a ella le ocurren las mismas cosas que a mí, que le alegran o la entristecen las mismas situaciones. Por eso acudo fiel cada cita, a cada nueva publicación. 

Después de verla afincarse en Barcelona, echarse pareja, convivir con su chico o quedarse embarazada, ahora la veremos viajando a Japón con su amiga Loly. Este viaje supondrá no solo un descubrimiento de la cultura nipona sino una reconciliación con su propio yo. La Volátil estaba herida pero ha sabido lamer sus heridas en este nuevo volumen ilustrado, con el que, otra vez, Agustina Guerrero conquista al lector.

Marisa G.- Agustina nos conocimos con tu primer libro, cuando viniste a Sevilla a promocionar Diario de una Volátil

Agustina G.- Sí, pero de eso hace ya mucho tiempo. Acababa de saber que estaba embarazada.

M.G.- Sí lo recuerdo porque, al finalizar la entrevista, te pregunté si tenías algo en mente, y fue cuando me lo dijiste. Te echamos de menos por aquí.

A.G.- Gracias. Lo pasé muy bien en Sevilla.

M.G.- Bueno, tienes nuevo libro. El Viaje es el quinto libro de la Volátil, donde narras ese viaje a Japón que haces con tu amiga Loly. Me gustaría saber por qué has contado este viaje.

A.G.- Hace un tiempo me llamaron para un trabajo. Tuve que viajar a China y como me podía llevar a un acompañante, me fui con mi amiga Loly. Lo pasamos tan bien que, a la vuelta, nos planteamos montarnos un viaje por nuestra cuenta y que, de ese viaje, saliera un libro. La idea inicial era contar las aventuras y anécdotas pero aquel viaje tomó otro rumbo y se convirtió en el libro que es hoy.

M.G.- Y a pesar de que la idea original se vio transformada,  y girar hacia algo muy profundo, decidiste continuar con la idea del libro.

A.G.- Sí, seguí con la idea, a pesar de que se modificó el guión. En realidad no íbamos con ninguna idea preconcebida. Nos íbamos a dejar llevar por todo lo que nos pasara. Pero no me esperé que el viaje interior fuera algo tan intenso.

M.G.- Es que este viaje funciona como una metáfora. Tu estancia en Japón esconde algo mucho más duro y personal, que va más allá de recorrer un país para hacer turismo.

A.G.- Exacto. Japón es un escenario, del que muestro rituales, cultura y lugares. No deja de ser el fondo de todo lo que nosotras vivimos esos días. Fue un viaje interno muy potente para ambas.

M.G.- Emprendes ese viaje con una herida abierta. Con el dolor de haber pasado por un aborto voluntario. Y fíjate, Agustina, que me has hecho pensar en este tema desde otro ángulo. Sabemos que, cuando una mujer sufre un aborto espontáneo, es normal que sienta dolor, tristeza, amargura,... Pero creo que nunca relacionamos estos sentimientos cuando el aborto es voluntario. Es como si fuera menos doloroso.

A.G.- Así es. Con el aborto voluntario, hay temor a mostrarnos frágiles porque se asocia con el arrepentimiento, con la idea de que hemos hecho algo mal. Por lo general, la mujer tiende a esconder su dolor. Pero, que sea una decisión meditada, no implica que no sienta tristeza, que no se tenga que atravesar un duelo. Es como con los divorcios. Cuando una pareja decide divorciarse, las habrá que se sientan aliviadas, pero también habrá otras que sufran. Nadie puede juzgar ese dolor. 

No sabía cómo iba a contar lo del aborto. Luego pensé que el cómo, el dónde y el por qué era indiferente. Solo quería explicar qué sentí y no lo que me llevó a tomar esa decisión, porque eso sí me parecía algo muy personal. La finalidad de este libro es mostrar lo que viene luego para una mujer, cómo se enfrenta a ese después. En España, podemos decidir si seguir o no con el embarazo, pero qué pasa luego. No hay un acompañamiento emocional, la mujer atraviesa su duelo prácticamente sola. Me parece muy importante empezar a hablar de ello, crear una comunidad donde nos podamos apoyar. Es un tema que afecta a todas las mujeres, estén de acuerdo o no, porque seguro que alguien de tu entorno ha pasado por esto.

M.G.- Y es muy curiosa la conexión que tienes con Loly. Ella quiere tener hijos y no puede. Tú puedes y tomas la decisión de abortar. Sin embargo, vuestra relación es de apoyo mutuo y comprensión.

A.G.- Loly ha sido extremadamente generosa. Ella lleva muchos años intentando tener hijos y eso no le ha supuesto ningún problema a la hora de sostenerme, de sostener a una amiga que ha decidido abortar. Creo que Loly ha demostrado una empatía brutal. Por eso en el libro he querido reflejar el dolor desde las dos versiones, sin juzgar ni ser juzgadas.

M.G.- Hay una página en la que ella se queja, y con razón, de que la gente mete demasiado el dedo en la herida, sin tener derecho.

A.G.- Sin tener derecho y, seguramente, sin tener ningún tipo de mala intención. Por lo menos, creo que la mayoría de la gente que hace ciertas preguntas, no actúa con mala intención. Pero fíjate que esa no mala intención puede desencadenar en un movimiento interno, para la persona que recibe la pregunta. A mí me preguntan muchas veces cuándo le voy a dar un hermanito a mi hijo, cuando voy a ir por el segundo hijo... Detrás de todas esas preguntas hay una historia y te pueden poner en una situación "movilizante".

M.G.- Loly y tú, sois la noche y el día. Sois muy diferentes. ¿Qué hace tan especial esa amistad con ella?

A.G.- Pues que nos aceptamos tal y como somos. Nos conocemos desde hace muchísimos años. Podemos decir la burrada más grande que te imagines y la otra persona la va a recibir sin ningún tipo de malicia. Para mí, ahí radica la auténtica amistad y es muy difícil llegar a ese punto. 

M.G.- La Volátil sufre muchísima ansiedad en este libro. Yo he tenido episodios de ansiedad desde hace muchos años y te prometo que he vuelto a revivir esas emociones angustiosas, al mismo tiempo que leía ciertas páginas del libro.

A.G.- Es que nunca sabes cuándo se puede despertar y eso genera más miedo y ansiedad aún. Solo con pensar en las sensaciones es como si regresara de nuevo. No sé si te pasa lo mismo.

"El Viaje" de Agustina Guerrero, un grito para dejar de silenciar el aborto

M.G.- Sí, igual. Ya te digo, esas páginas las leí una noche y me costó muchísimo dormir porque conseguiste contagiarme la angustia. 

A.G.- Sufrir ansiedad es horrible. Siempre he sido una persona que lo controla todo y esto me enseñó que no puedo, que hay cosas que se escapan de mis manos. El ataque de pánico, el insomnio, la ansiedad,... todo eso es muy difícil de sobrellevar. Lo me ocurrió fue una alarma que me estaba avisando de que algo iba mal. Detrás de toda ansiedad hay algo que te lo está generando. Hay personas que no lo saben ver pero yo tenía clarísimo qué era lo que me estaba pasando. Después del aborto, estuve silenciando mis sentimientos durante mucho tiempo, hasta que llegó un momento en el que entendí que no podía seguir así.

M.G.- ¿Y estás mejor?

A.G.- Sí. Estaba medicada y tomaba pastillas para dormir. Cuando decidí que iba a contar mi historia, cuando fui honesta conmigo misma, hubo algo que se desbloqueó. Poco a poco se fue yendo todo. Los médicos empezaron a bajarme la medicación y, a día de hoy, no tomo absolutamente nada y duermo muy bien. 

M.G.- 
Agustina estos viajes emocionales ya empezaron con A calzón quitado, ¿no? O al menos, así lo entiendo yo. Los primeros libros eran como tu día a día, como tu rutina. Estos últimos son más profundos.

A.G.- No pienso demasiado cada libro pero sí creo que este libro rompe con lo que estaba haciendo. Aunque tú encuentres algún paralelismo con el otro, este va a sorprender porque los lectores están acostumbrados a ver al personaje de una manera, y ahora lo muestro de otro modo. Siento que este libro supone una evolución en el personaje, y también una evolución gráfica y narrativa. Me sentí muy entregada con este libro, algo que no me había pasado nunca.


M.G.- Con Mamma mía! narraste tus meses de embarazo y abandonamos a la Volátil cuando iba a dar a luz. Me he preguntado muchas veces por qué no has contado esos primeros meses de maternidad.

A.G.- Tengo mucho cuidado con ese tema. Me lo han pedido muchísimas veces, que hable de la maternidad. Todos los personajes que han salido en mis libros, mi amiga Loly, otro amigo con el que compartí piso,... me han dado su aprobación. Mi hijo no es capaz de decidir por sí mismo. Él 
no puede dar su consentimiento, no puede elegir, por eso he dejado esa parte de mi vida fuera. 

M.G.- Hablemos de Japón. En el libro cuentas muchas cosas de la cultura nipona. Nos hablas de lo que te gustó y de lo que no te agradó tanto, como ese te que, por lo que se ve, sabía al agua de cocer las espinacas. (Risas)

A.G.- Sí, sí. El ritual del té es algo impresionante pero lo que no esperábamos es que supiera tan mal.

M.G.- (Risas) ¿Y qué es lo que más te sorprendió de su cultura?

A.G.- Me impactó mucho el respeto y el silencio. Si íbamos en el tren completamente solas, venía el de seguridad, hacía una reverencia al entrar en el vagón, y otra al salir. Cuando pagas algo, lo tienes que hacer con las dos manos. Te devuelven el cambio con las dos manos también, y te hacen una reverencia. Son actos muy integrados pero que resuenan para los demás. Por otra parte, me chocó mucho el comportamiento de los turistas. En el libro cuento que, estando en Kyoto, vimos a la maikos caminando por las calles y los turistas tocaban, molestaban con muchas fotos,...

M.G.- Todo muy invasivo.

A.G.- Exacto.

M.G.- Has comentado que Loly te dio su consentimiento para salir en este libro. ¿Cómo se ha visto retratada? ¿Qué te ha dicho?

A.G.- Loly es un personaje en sí. Le encantó verse. Creo que la reflejé bien. Loly es como una pequeña niña.

M.G.- Se la ve muy divertida. Háblame un poquito de la paleta de colores. En este libro resalta mucho el color rosa.

A.G.- Cuando empecé el libro tenía claro que quería que el color rosa estuviera muy presente. El color es como un idioma más. Para mí, el rosa es la alegría y la luz, tanto que es casi fluorescente. En contraposición está el negro, que refleja ese pozo en el que estaba, la tristeza que sentía, el dolor y el insomnio. Y luego el rojo, que comparte un poco de ambos lados, del amor y del dolor. 


[Fuente: Facebook Diario de una Volátil]

M.G.- Muchas de las ilustraciones son un calco de las fotografías que has tomado durante ese viaje.

A.G.- Sí. Quería dejar constancia de que lo que estaba contando era tal cual como lo habíamos vivido. Las fotografías me han ayudado para mostrar en el libro lo que nos iba sucediendo cada día. 

M.G.- Para terminar. Agustina, ¿vamos a seguir viendo a la Volátil? 

A.G.- Síiii... Ya tengo otra historia en la cabeza. Me siento muy cómoda con ella. 

M.G.- ¿Y no te has planteado otro proyecto? No sé, crear otro personaje, por ejemplo.

A.G.- Quizá más adelante me anime con otra cosa pero, de momento, no.

M.G.- Pues no te robo más tiempo. Gracias por haberme atendido y espero que vengas pronto a Sevilla.

A.G.- Ojalá. Ya he comentado con la persona que lleva la promoción que, en cuanto podamos, quiero bajar a Andalucía, a hacer firma. Tengo sangre andaluza y siempre me sienta muy bien viajar al sur.

M.G.- Aquí te esperamos. Muchas gracias.

A.G.- Gracias a ti. 



Sinopsis: Estaba todo planeado. Solo faltaba hacer las maletas y partir hacia Japón. Reservas hechas, la guía de los lugares que visitar, y una gran amiga. Nada podía fallar, pero sucedió lo que más temía, y emprendí un viaje más profundo de lo que podía intuir: hasta el lugar más recóndito de mí misma. Y llegué mucho más lejos de lo que nunca hubiera imaginado. Por suerte, en el camino no perdí ni las maletas, ni a mi amiga Loly, ni el sentido del humor.







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...