sábado, 13 de julio de 2019

UN BREVE DESCANSO VERANIEGO

Buenos días. A la espera de que lleguen las verdaderas vacaciones, me tomo unos pocos días de relax y descanso. Regreso en una semana. Pasadlo bien.


Resultado de imagen de playa

viernes, 12 de julio de 2019

PALOMA BRAVO: 'Me parece muy importante definir a las mujeres por su profesión'

A Paloma Bravo la conocí cuando en 2013 publicó La piel de Mica. Aquella novela me resultó actual por lo temas que abordaba y que todavía hoy siguen siendo noticia. Me gustó Mica, el personaje principal lleno de aristas y con el que, a priori, uno podía pensar que no tenía mucho en común. Pues bien, después de aquella historia dura y triste, Bravo ha seguido publicando pero no ha sido ahora, con Las incorrectas, cuando ha vuelto a visitar nuestra ciudad. En esta nueva novela, la autora retrata un universo femenino, de mujeres muy distintas pero que se tienen las unas a las otras para protegerse y cuidarse.

La imagen puede contener: 2 personas, incluido Marisa González, personas sonriendo, personas de pieMarisa G.- Paloma, sé que, desde 'La piel de Mica' en 2013, has publicado algo más.

Paloma B.- Publiqué 'Solos' en una editorial independiente muy pequeña y se distribuyó regular, aunque la novela era muy buena. 

M.G.- La última vez que nos vimos también había un proyecto de teatro para 'La piel de Mica' ¿Se llevó a efecto?

P.B.- Sí, se estrenó en teatro en Nueva York. Te podrá sonar algo muy grande pero el estreno fue en off-off Broadway, en un teatro muy pequeño. Se hizo un monólogo en inglés. Fue muy bonito escribir una historia y comprobar que llega tan lejos, que se vuelve universal.

M.G.- ¿Por qué no se hizo aquí?

P.B.- No he querido. 'La piel de Mica' es una historia muy triste y dura y preferí dejarlo así.

M.G.- Revisando tus publicaciones y textos, advierto que la mujer juega un papel predominante. Hay como un afán de destacar la figura de la mujer, ¿es así?

P.B.- No, exactamente. Solos es una novela muy equitativa. 'En la novia de papá' y 'La piel de Mica' las mujeres son protagonistas porque están escritas en primera persona y yo soy mujer. En 'Las incorrectas' sí que hay un intento deliberado de hacer un homenaje a la amistad entre mujeres, a que las protagonistas sean mujeres y que los hombres estén más en segundo plano. 

Las protagonistas son cuatro mujeres que se hacen amigas, una historia en la que se cuenta cómo se hacen amigas, qué les está pasando y qué de todo lo que les está pasando, le pasa también a mujeres reales.

M.G.- Es una novela muy pegada a la tierra.

P.B.- A la realidad, a la calle.

M.G.- Bien. Pero sé que esta novela surge a raíz de una experiencia personal, que te unió fuertemente a mujeres de tu entorno.

P.B.- Sí y no. Mi hija juega al fútbol y la convencí para que entrenara en un equipo de fútbol en el que ella era la única chica. Aquel hecho fue un detonante de esta historia. Luego, sí que es verdad que pasé una depresión de la que me ayudaron a salir tres mujeres. A raíz de eso, estuve pensando mucho en cómo es de diferente la entrega, el sentido de la amistad, o cómo es de tangible el sentido de la amistad de las mujeres. Cuando una mujer es tu amiga, es tu amiga de verdad y está, en lo bueno, en lo malo y en el día a día.

M.G.- De la amistad ya hablamos en la entrevista anterior. En aquel encuentro defendías que es posible la amistad verdadera entre un hombre y una mujer pero que a las mujeres nos costaba más ser amigas entre sí, nos exigíamos más. ¿Ha cambiado tu pensamiento al respecto?

P.B.- Si te digo la verdad no recuerdo aquellas palabras. Sigo pensando que la amistad entre hombre y mujer es posible. También creo que, al tener muy buenos amigos hombres, me ha costado más tener muy buenas amigas. Mis mejores amigos me los he hecho en el trabajo y en el trabajo hay más hombres que mujeres. Porque lo de la igualdad y la paridad, es muy relativo. De todos modos, creo que sí ha habido un redescubrimiento por mi parte, te diría que casi retroactivo, porque he mirado atrás y me he dado cuenta de la cantidad de mujeres extraordinarias que he conocido con las que no he mantenido una relación de amistad. En su momento no se dio ese tipo de relación. 

No te lo sé explicar bien pero las mujeres, de alguna manera, podemos con muchas cosas y a un nivel muy profundo. Ese darte cuenta de todo lo que son capaces de dar las mujeres en el trabajo, en sus vidas personales, en la forma en la que educan y gestionan su vida, que se tienen que ocupar de sus padres porque ya son mayores, pero también de sus hijos que todavía son muy pequeños y encima encuentran tiempo para estar con las amigas cuando las necesitan, todo eso ha sido un aprendizaje muy importante para mí. 

M.G.- ¿Sientes que has dejado atrás amistades femeninas precisamente por no ser capaz de ver la valía de esas personas?

P.B.- No, amistades no, porque la amistad es cosa de dos. Pero sí reconozco que me he cruzado con mujeres que podían haber sido unas grandísimas amigas, y no es que las haya perdido, es que no las he llegado a tener. He dejado pasar la oportunidad.

M.G.- 'Las incorrectas' es una novela coral, protagonizada por varias mujeres. ¿Qué nos puedes contar de ellas? ¿En qué se diferencian? ¿Cómo llegan a entablar amistad?

P.B.- Me parece muy importante definir a las mujeres por su profesión. En este mundo en el que llevamos siglos de ficción, las mujeres siempre se han definido por la pareja que tienen, o por la pareja que quieren tener. No debe ser así por más tiempo. Las mujeres tienen una ambición profesional muy potente. Eva es actriz, no le va bien y le cuesta llegar a final de mes, aunque a lo largo de la novela eso cambiará. Candela es abogada de oficio y su vocación es ayudar a los más débiles. Cristina era publicitaria y lo dejó por un tema de acoso. A partir de entonces se dedicó a vivir del dinero de su marido hasta que todo eso se derrumba y tiene que volver a ganarse la vida. Inma es taxista por una serie de circunstancias personales. Y luego también hay una catedrática y una científica. 

Pues bien, lo primero que las diferencia es la profesión y la situación económica. Creo que es muy importante contar la situación económica de los personajes porque eso nos marca mucho. Nos marca si podemos llegar o no a final de mes, si podemos ser libres con lo que hacemos. 

Por otra parte, está la situación sentimental de cada una. Hay mujeres separadas, otras se están separando, a otra la dejó el marido y a otra es súper feliz en su matrimonio. Así que, la situación sentimental las separa como  también lo hacen los hijos que tienen que son todos distintos.

M.G.- Y se reúne todos a través de una actividad extraescolar que hacen los hijos, ¿cierto?

P.B.- Sí, en el club de fútbol de barrio.

M.G.- Un equipo de fútbol de barrio en el que hay niños y niñas. Haces un alegato es favor de la mujer deportista, la mujer apta para cualquier tipo de actividad física.

P.B.- Es que no puede haber barreras. Una niña puede hacer cualquier cosa, y debe hacerla. Me gusta mucho una frase que dice que hasta ahora educábamos a las mujeres para ser perfectas pero lo que hay que hacer es educar a las niñas para sean valientes y se atrevan a todo.

M.G.- Aunque el entrenador de fútbol creo que no lleva muy bien tener a una niña en el equipo. 

P.B.- Lo lleva regular pero poco a poco se acaba reconciliando con esa dificultad.

M.G.- ¿Estas mujeres protagonistas se parecen un poco a aquellas otras que te ayudaron en tu momento personal?

P.B.- No, exactamente. Ha habido mucha observación de mujeres reales, pero no hay biografías. Son mujeres como las reales porque están llenas de contradicciones, de errores, de cosas que asumimos. A partir de los 40 tenemos muchos condicionantes en la vida, de cosas que hemos hecho o que nos han pasado. Con todas esas contradicciones  estamos intentando querer la vida que tenemos. Son mujeres absolutamente de ficción pero muy tangibles.

M.G.- Últimamente estoy leyendo muchas novelas de amistades entre mujeres. Eso me ha hecho pensar que quizá hay como una corriente derivada del feminismo en alza.

P.B.- Creo que lo que ha pasado en los últimos años es que, aparte de la reactivación del feminismo, las redes sociales nos han venido muy bien a las mujeres para mostrar que lo que le estaba pasando a una, le estaba pasando a otras. Nos han servido para reencontrarnos y para reconocernos en otras. Creo que a partir de ahí, ha habido también una especie de reconocimiento general, de constatar que no estamos solas y que lo que le está pasando a una mujer le está pasando a otras. Vamos a intentar afrontarlo y entenderlo juntas.



M.G.- Hay un personaje Eva, que no le gusta la palabra empoderamiento y a mí, si he de ser sincera, me ocurra igual.

P.B.- La palabra empoderamiento me suena artificial, a postureo, a estas cosas que te dicen que se van a encargar de tal y cual cosa, y luego nada de eso llega. Lo venden como si existiera una hada madrina que, tras tocarte con su varita mágica, ya estás empoderada. 


El otro día me regañaba una periodista y quizá tenga razón. Ella me decía que yo no lo estaba viendo bien, que el empoderamiento viene de empoderar, un verbo reflexivo, un verbo que incita a que las mujeres tengan confianza en sí mismas. Vale, puede ser. Creo que las mujeres necesitamos subir nuestro nivel de autoestima en lo personal, y vuelvo a la valentía, no a la perfección. Aun así, creo que el empoderamiento es la típica palabra...

M.G.- ¿De moda?


P.B.- No solo de moda, sino que se usa para tranquilizar conciencias pero no tiene una aplicación práctica. Hay que conseguir la igualdad real, la tangible, la práctica, la que se note. El empoderamiento me parece muy lejano de la realidad.


M.G.- Somos muy dados a poner etiquetas y nos quedamos ahí.


P.B.- Sí. En realidad, a mí me gustan más los verbos, la acción, que los sustantivos. Hemos estudiado, estamos preparadas, lo que necesitamos es que haya huecos donde ejercer. No quiero que el empoderamiento me caiga encima, quiero ejercer y quiero que mi hija pueda ejercer, y todas tengamos espacios donde hacer cosas y no solo espacios teóricos.


M.G.- Pues entonces el verbo reflexivo se queda corto. Lo que necesitamos es un verbo activo.


P.B.- Activo y constructivo, sí. Lo que me interesa del feminismo es la capacidad que tiene de construcción y del cambio a mejor.


M.G.- Has hablado antes de perfección y el título, 'Las incorrectas', suena a lucha por dejar de ser la madre perfecta, la esposa perfecta, la amiga perfecta,... Nosotras mismas somos las que más nos exigimos. Tenemos el listón muy alto y cuando no llegamos estamos en un constante ahogo.


P.B.- El título me gusta en primer lugar por el plural, porque las mujeres somos mejores juntas. Por otra parte, me gusta porque, ahora mismo que nos dicen cómo tenemos que hacerlo todo, cómo tenemos que ir vestidas a una reunión de trabajo, cómo tenemos que hacer las tartas para el colegio, los disfraces que hay que hacerlos también cosiendo,.. pues no. Cada uno tiene que hacer las cosas a su manera, como mejor sepa y pueda, siempre y cuando no haga daño a nadie. Parece que la libertad, los matices y las diferencias no están bien vistas porque vivimos en un mundo binario, donde en las redes sociales tienes que estar a favor o en contra de todo. Creo que no, tenemos que ser muy libres.


M.G.- Y de los hombres de la novela, que hay unos cuantos, ¿qué me puedes contar?


P.B.- Los hombres en general, son hombres buenos, buenos compañeros que apoyan a sus mujeres. Las mujeres no tenemos una guerra contra los hombres. La guerra es por querer ocupar un espacio que no hemos podido ocupar hasta ahora. Sin los hombres no llegamos a ninguna parte y en esta novela estarán más en segundo plano porque las protagonistas son ellas.


M.G.- Y sí que existe crítica social. 


P.B.- La novela tiene muchas capas de lectura. Como está escrita con mucho humor parece que es una comedia y entra fácil pero cuando sales de la novela, sales aprendiendo muchas cosas. Hay un crítica social que empieza en la auto-crítica y siempre es constructiva. 


M.G.- El humor funciona como vehículo para hacer reflexionar al lector.


P.B.- Sí, el humor es un facilitador. Si tú quieres contar algo o si quieres sobrevivir a una situación, siempre es mejor desde el humor.


M.G.- Como dije antes, en aquella entrevista anterior hablamos de la mujer ante la sociedad, de la maternidad, de las madres sin hijos, distintos temas que también tocas en esta novela.


P.B.- Creo que hoy hay más respeto por las mujeres que no quieren tener hijos. Por lo menos, en mi alrededor se acepta como una opción tan válida como otra cualquiera. En la novela, la hermana de Eva es la típica mujer que no quiere tener hijos y acaba inseminándose porque cree que tiene que probarlo todo. Pero ella no está hecha para ser madre. Pero al igual que han cambiado unas cosas, otras no tanto. Sigo pensando que la maternidad no nos define, y no nos cambia. A mí la maternidad me ha quitado tiempo y libertad, y a cambio me ha dado un montón de obligaciones. Dicho así suena a que no quiero a mi hija pero no es verdad.


M.G.- Cuando tu hija sea adulta, ¿crees que lo tendrá todo mucho más fácil?


P.B.- Creo que no, esa es la respuesta realista. Pero nuestra obligación es hacer y exigir, no sé cuándo vamos a conseguir lo que queremos pero hay que hacerlo. 


M.G.- Paloma, un placer volver a verte. Gracias por este momento y mucha suerte con 'Las incorrectas'.

P.B.- Muchas gracias.

Habrá que conocer a estas mujeres que, no por no ser perfectas, son menos mujeres. Una buena lectura para el verano.



Ficha novela

Editorial: Espasa.
Encuadernación: Rústica con solapas.
Nº Páginas: 352
Publicación: Junio, 2019
Precio: 19,90 €
ISBN: 978-84-670-5597-9
Disponible en e-Book
Puedes empezar a leer aquí.
Ficha completa aquí.







jueves, 11 de julio de 2019

ANTONIO CABANAS: 'Hatshepsut fue una mujer con una personalidad arrolladora que luchó contra el poder establecido en Egipto'

Antonio Cabanas es un enamorado de la civilización egipcia y vuelca esta gran pasión en sus novelas. De un total de nueve publicaciones, ocho de ellas se desarrollan en Egipto, en distintas épocas y con distintos personajes. Sentarse a hablar con Cabanas sobre faraones y reinas, es perder la noción del tiempo pues su discurso atrapa y fascina tanto como la cultura egipcia.

Antonio Cabanas visitó Sevilla hace unas semanas para promocionar su última novela, Las lágrimas de Isis. En esta ocasión, el centro de atención de la trama recae en una mujer fascinante que supo doblegar todo Egipto a sus pies. Hatshepsut, hija de Tutmosis I y Ahmose, fue la quinta gobernante de la XVIII dinastía de Egipto. Sobre esta nueva novela y sobre esta reina-faraón estuvimos hablando con el autor.

Marisa G.-  Antonio, ¿de dónde te viene esa pasión por Egipto? Intuyo que te viene de cuando eras pequeño.

Antonio C.- Pues has acertado. Me viene de mi época escolar. Tenía un libro sobre Historia Universal en el que se trataba Oriente Medio y el Antiguo Egipto. Recuerdo que había una foto de la máscara funeraria de Tutankamón que, cada vez que la veía, era como si se me abriera una puerta a un mundo misterioso y es que yo siempre he sido muy soñador. Aquella máscara me atrapó por completo. A raíz de ese instante se depositó una semilla que luego ha ido fructificando y con los años, aquel interés inicial que se fue convirtiendo en pasión, se aunó con la literatura.

M.G.- ¿Puede ser la cultura egipcia la que más fascinación despierte en el ser humano?

A.C.- Me atrevería a decir que sí. La cultura egipcia tiene algo, una magia que todos notamos pero que es difícil explicar. La civilización egipcia sigue atrapando a los visitantes de hoy en día, a través de algo mágico que reposa en los monumentos y los legados que nos han trasmitido. Para cualquier persona es fácil de entender lo que se podía esconder detrás de todo eso. Ante el templo de Karnak o las pirámides uno no puede más que sentirse sobrecogido. Para dejar algo así, era necesario una sociedad estructurada tal y como la conocemos, una sociedad muy civilizada.

M.G.- En 'Las lágrimas de Isis' centras la trama en un personaje, Hatshepsut. ¿Quién era?

A.C.- Una reina faraón de los más importantes del Antiguo Egipto, que gobernó un Egipto grandioso, una de las épocas más esplendorosas de toda su historia. Pero también fue un personaje misterioso e injustamente tratado por la Historia, el devenir de los tiempos y por todos los reyes que la sucedieron. Su nombre fue muy perseguido. Hatshepsut fue una mujer con una personalidad arrolladora, una gran estadista, que se sentó sobre el trono de Egipto luchando contra el poder establecido. Su fuerte personalidad fue necesaria para ganar en un mundo de hombres como aquel.

Aunque hay muchas lagunas históricas porque se ha borrado gran parte de su legado, aún se conserva buena parte de su obra. Fue una de las reinas que construyó como el que más y engrandeció Egipto como el que más. Pocos han levantado tantos monumentos como ella y tan grandiosos. En ellos dejó parte de su historia y de su personalidad. Todo Egipto agachó la cabeza ante ella. 

M.G.- No era habitual que una mujer ocupara el trono de Egipto pero ella no fue la primera, ¿no? Creo que hubo otras mujeres antes.

A.C.- Efectivamente, hubo una reina-faraón antes de Hatshepsut, casi seiscientos años antes. Con aquella reina finalizó una dinastía. Pero fue una reina que no se parece en nada a Hatshepsut porque aquella se vio obligada por las circunstancias, mientras que Hatshepsut se auto-proclamó en rebeldía. Ella defendió su derecho que no le reconocían. Se revela y hace de su vida una lucha en pos de los mismos.

Junto a ella hubo otros personajes en los que se apoya para superar la jauría que la rodeaba. Se sabía que esta mujer iba a cambiar las cosas en Egipto, era una pacifista convencida y así fue su reinado. Dio un bienestar a su pueblo no conocido antes, no se padecieron hambrunas ni epidemias, los hombres no iban a la guerra y por tanto no había viudas. Modernizó el ejército y dejó un Estado rico. Como devota de los dioses, pensó que ellos la habían ayudado a conseguir todo aquello.

M.G.- Y con todo lo que ella hizo por su pueblo, ¿por qué la trataron tan injustamente?

A.C.- Porque ella transformó el Egipto clásico en un Egipto totalmente diferente. Se sentó en el trono como si fuera un hombre, los sojuzga a todos, estos sentían miedo porque pensaban que, después de ella, podría surgir otra reina-faraón que los gobernara. Era todo una cuestión de poder, como lo es hoy, y había mucho resentimiento. Hatshepsut formó un equipo con el sumo sacerdote del Dios Amón que le dio la posibilidad política de gobernar, y también con Senenmut, un hombre al que le cabía el Estado en la cabeza y que ostentó noventa y dos títulos públicos. Además fue un hombre muy sabio que sabía de todo, de astronomía, magia y por supuesto de arquitectura porque el templo que construyó en Deir el-Bahri es algo verdaderamente asombroso, así como los seis obeliscos de más de trescientas toneladas que él mismo talló y llevó hasta Karnak. De ellos todavía queda uno. Hatshepsut mostró su poder ante un pueblo que vio cómo consolidaba su poder. Egipto se vio beneficiado de tal manera que nadie se atrevió a levantar la voz contra ella. Sin embargo, sus enemigos esperaban que fracasara y que aquello no se volviera a repetir porque los eclipsaba a todos. Cuando ella murió, su memoria empezó a ser perseguida. No fue de manera inmediata, sino bastantes años después, casi al final del reino de su sucesor, su sobrino Tutmosis III. Se la persiguió principalmente por resentimiento.

M.G.- Ahora que mencionas a Senenmut, el arquitecto, se dice que mantuvieron una relación sentimental, ¿no es así?

A.C.- Sí, pero los egiptólogos no van a decir de ninguna manera que ellos fueron amantes aunque todo el mundo piense que lo fueron. Los filtros que hay que pasar para que la ciencia admita una prueba son bastante severos. Sin embargo, hay muchos detalles que nos invitan a pensar que así fue. Basta con leer lo que nos dejan inscrito en los templos. Él era un hombre soltero y sin hijos, algo impensable en Egipto, y le dedicó toda su vida a ella. Cualquier visitante de Egipto advierte que las figuras del faraón siempre aparecen mucho más grandes que el resto pero en el caso de Hatshepsut no es así. Su figura tiene el mismo tamaño, está frente a frente a su arquitecto, él está representado muchísimas veces en el templo, incluso hay veces en las que sale con una hija de ella. 

Por otra parte, él concibió una construcción en la que, una de las salas de su tumba conectara en línea recta, a través de unos ojos Orus, con una de las capillas donde estaría su amada, a unos 260 mts de distancia. Todo ello para unirse con ella para la eternidad. Además, el primer techo que se conoce con cielo astronómico está diseñado por él y está en esa tumba. Se suponía que una noche concreta se obraría un milagro, él dejaría de ser un plebeyo para convertirse en un dios y unirse a Hatshepsut. Esa noche en concreto se ha podido calcular. Los arqueo-astrónomos actuales dicen la disposición de los astros representada en la tumba corresponde con la noche tebana del 14 al 15 noviembre 1463 a.C.

Esto por no hablar de los hijos de Hatshepsut, que supuestamente eran de su hermano Tutmosis II. Cuando se casaron él tenía once años y ella, veinte. Por edad, es difícil se que se produjera la gestación. Además Tutmosis II estaba disminuido. 

M.G.- Pero hay otro personaje que para ella también fue muy importante, su abuela.


A.C.- Su abuela, la gran Nefertaris, fue crucial. Ella fue la que diseñó el camino para que su nieta pudiera alcanzar lo que ella no pudo. Hizo un pacto con el templo de Amón que le serviría después para el futuro de su nieta. Llevó a cabo una artimaña muy inteligente porque fue una mujer muy astuta.

M.G.- ¿Qué etapa de la Historia abarca la novela?

A.C.- Desde el año 1500 a.C. hasta el año 1450 a.C, aproximadamente. 

M.G.- ¿ Y cuánto tiempo te ha llevado construir esta novela?

A.C.- La investigación ha sido muy ardua. No he tenido que leer mucha bibliografía sino que la investigación de campo también ha sido severa. He estado en Deir el-Bahri no sé cuántas veces. Me iba por la mañana y volvía por la tarde, después de pasarme todo el día hablando con los egiptólogos polacos que son los que trabajan allí, amabilísimos y son los que más saben de Hatshepsut. Cada día van descubriendo pequeños datos que van juntando al rompecabezas hasta conseguir que la historia vuelva a cobrar vida. 

M.G.- Y Antonio, cuando se habla de novela histórica, uno de los debates es si se puede aprender Historia.

A.C.- Claro se aprende mucho y de forma muy amena. 

M.G.- Pero dicen que las licencias pueden llevar a equívoco.

A.C.- Estoy de acuerdo en que las licencias pueden desvirtuar el contenido pero si se hacen con un rigor mínimo, se aprende. Gracias a los personajes y las licencias que crea el autor y que pertenecen a la ficción, se puede acercar la Historia al lector de forma creíble. Configurar el personaje de Hatshepsut. al cien por cien, es totalmente imposible porque hace 3500 años que vivió y nadie sabe exactamente cómo era su día a día. Podemos imaginarlo, es la labor que he llevado a cabo, intentar acercar un perfil de un personaje, ni bueno ni malo, con sus luces y sus sombras. Si no es como lo cuento, fue muy parecido porque hay muchos detalles sobre su vida que están a nuestro alcance. En este libro no hay ningún hecho histórico que sea inventado. El marco es absolutamente riguroso y la relación entre los personajes está novelada porque, de otro modo, sería un ensayo.

M.G.- Y dicen los que la han leído que, a pesar del volumen, se lee con mucha agilidad porque está narrado de forma ligera y además cuenta con unos anexos que nos ayudan en la lectura.

A.C.- He tratado de acercar la historia al lector. Soy un escritor al que le interesa investigar el alma de los personajes para que la dejen entre las páginas y que el lector se empape con sus vivencias y aprenda de ellos. En la novela hay moralejas de la vida. Es un libro un tanto humanístico en ese sentido. Lo que pretendo es que el lector se venga de viaje conmigo, viva una aventura en el Antiguo Egipto, un escenario lleno de magia. Además, con esta novela, más allá de la historia política de Hatshepsut, también van a conocer una historia de amor eterna.

M.G.- Has escrito muchas novelas sobre Egipto. Seguro que ya estás dándole vueltas a la siguiente.

A.C.- No te creas. El desgaste de esta obra ha sido tremendo. Seis meses de investigación, cinco meses para escribirla. Necesito tomarme un respiro pero ideas siempre tengo porque son tres mil años de historia y hay mucho que contar y todo muy interesante. Intento acercar épocas diferentes que también son mundos diferentes para mis lectores.  Espero que esta novela guste tanto como me ha gustado a mí escribirla. Me ha costado mucho despedirme de mis personajes

M.G.- Seguro que todos la vamos a disfrutar mucho. Antonio no te robo más tiempo. Gracias por hacer viajar al Antiguo Egipto.

A.C.- Muchas gracias a ti.

Antonio Cabanas nos propone un interesante viaje a Egipto que no pienso perderme.




Ficha novela

Editorial: Ediciones B.
Encuadernación: Tapa dura con sobrecubierta.
Nº Páginas: 824
Publicación: Junio, 2019.
Precio: 22,90 €
ISBN: 9788466665988
Disponible en e-Book
Puedes empezar a leer aquí.
Ficha completa aquí.



miércoles, 10 de julio de 2019

TRUHANES (COMEDIA - 1983)


Año: 1983

Nacionalidad: Española.

Director: Miguel Hermoso.

Reparto: Francisco Rabal, Arturo Fernández, Isabel Mestres, Vicky Lagos, Lola Flores, Rafael Díez, Antonio Gamero.

Género: Comedia.

Sinopsis: Cuando la mala suerte y un asunto de poca monta llevan a la cárcel a Gonzalo Millares, la sensación de vértigo y malestar es tan grande que pone su seguridad en manos de Ginés Giménez, un timador mujeriego y borrachín que, a cambio de un futuro mejor fuera de la cárcel, se presta a echarle una mano mientras dure su cautiverio. Ese es el trato.

[Fuente: Filmaffinity]


Hace unos días falleció Arturo Fernández, el chatín, el eterno seductor, el hijo de aquel ferroviario asturiano que llegó a Madrid con el deseo de convertirse en actor. A mí siempre me pareció alguien inmortal, que envejecía sí, que el paso del tiempo dejaba su indeleble huella en las arrugas de su rostro, en su cabello encanecido pero jamás en su porte, en su elegancia, en su educación. Arturo Fernández fue el perfecto gentleman, el dandy por excelencia que deja huérfano el teatro a la edad de 90 años. En homenaje a su figura y trayectoria, la 2 de TVE emitió un documental que te recomiendo ver, una entrevista realizada en Sevilla no hará mucho tiempo en el que hace repaso de su vida, de sus años de infancia y juventud, de sus problemas para hacerse hueco en el teatro, especialmente siendo hijo de anarquista, un estigma que lo ha perseguido desde siempre y que incluso, en los tiempos actuales, tanto aquello como su ideología política le cerró ciertas puertas. 

Con motivo de su fallecimiento he querido hablaros de Truhanes. No había visto jamás esta película, dirigida en 1983 por Miguel Hermoso y de la que posteriormente, diez años después, se hizo una serie de televisión con veintiséis capítulos. Ni una ni otra alcanzan una nota significativa por público y crítica. En mi caso, diré que Truhanes no ha sido lo que esperaba aunque ni Paco Rabal ni Arturo Fernández me han decepcionado con sus papeles e interpretaciones.

La película narra la vida de dos buscavidas. Gonzalo Miralles (Arturo Fernández) es un estafador, un hombre de paja que actúa de intermediario en los diversos trapicheos que le proponen a cambio de una comisión. Siempre de punta en blanco y con un exquisito sentido de la elegancia, Gonzalo es trincado, acusado y encarcelado por tráfico de divisas. Directo al talego y allí se encuentra como gallina en corral ajeno. Él que siempre se ha codeado con lo mejor, que se ha movido en los círculos más selectos, acompañado de hermosas mujeres ve amenazada su existencia por un quinqui que le hace la vida imposible hasta que surge Ginés Gimenez, alias el Pureta, un carterista veterano en condenas al que todo el mundo respeta. Ambos se caen bien, conectan inmediatamente y llegar a un acuerdo.  Ginés protegerá a Gonzalo de la morralla carcelaria mientras que Miralles le buscará una empleo a su socio en cuanto ambos pongan los pies en la calle. Pero la palabra dentro de la cárcel es papel mojado en la calle. Cuando Gonzalo consigue la condicional se olvida de Ginés, al menos lo intenta. Aunque no lo conseguirá.

Truhanes no ha sido lo que esperaba porque no me parece que tenga un guion lo suficientemente solvente como para enganchar al espectador. Me ha parecido una historia sencilla, con una introducción que supera en profundidad al nudo y al desenlace. Siendo una comedia, esperaba que me hiciera reír y sí que es cierto que algunos diálogos me arrancaron una sonrisa pero fue de poca monta. Otra cosa muy distinta, son los personajes. Creo que ahí radica lo más sobresaliente de la película. Paco Rabal ejerce de pendenciero, mujeriego, embaucador, bravucón y lo hace de maravilla. Recuerdo haber escuchado a Asunción Balaguer, una señora y una pedazo de actriz donde las haya, hablar Rabal un tiempo después de su fallecimiento. No voy a recuperar aquí sus palabras pero búsquenlo si pueden porque describe las sombras de su marido con un amor inconcebible.

De Arturo Fernández solo puedo decir que siento enormemente haberme perdido alguna de sus obras de teatro pero que perdurará para siempre su carismática personalidad. Su papel de Gonzalo es brillante, luminoso a pesar de la sordidez de la trena, de los desplantes que le hacen al volver a la vida activa, de la soledad que encuentra incluso en esas amantes a las que creía incondicionales. Pero Gonzalo no se da cuenta que ya no está solo, que ese tropiezo que ha tenido y que lo ha llevado a la cárcel en realidad lo ha salvado porque, aunque él no lo sepa, ya tiene un amigo inseparable. Ginés, a pesar de ser como es, a pesar de ir metiendo la pata a cada paso que da, tiene buen fondo para con Gonzalo. Es su amigo, su socio, su colega y nunca lo dejará solo. La amistad entre bribones también es posible porque en realidad, uno no es tan distinto al otro.

Con respecto al resto del reparto, Lola Flores tiene una secuencia corta interpretando a Natividad, hermana de Ginés. El brío que siempre tuvo otorga mucha agilidad a la escena. Pero aún hay un secundario que me ha gustado más, Emilio Fornet en el papel de Cueco, otro preso más que intenta meter baza en cualquier conversación y tumulto. 

En definitiva, Truhanes es una comedía de soñadores, de picaros, de caraduras, de descarados y sinvergüenzas, con algún coletazo de la época del destape que, si bien no cuenta una historia con gran sustancia, sí tiene al frente a dos grandes del cine español que dejaron el listón muy alto. 

¡Hasta siempre, chatín!






Tráiler:

Puedes adquirirla aquí:

                                  



martes, 9 de julio de 2019

MANUEL RÍOS SAN MARTÍN: 'El miedo a la muerte, la violencia, la empatía,... forman parte del hombre desde hace miles de años'

La huella del mal ha llegado pisando fuerte. La sinopsis apuntaba maneras desde el mismo instante en que Planeta anunció su publicación y aunque se han visto tímidas reseñas hasta el momento, hay que decir que todas son bastante positivas y recomiendan la lectura de esta novela.

Manuel Ríos San Martín, fuertemente vinculado con el mundo televisivo, es el autor de esta nueva obra, y con él estuvimos conversando a su paso por Sevilla. 


Marisa G.- Manuel, eres guionista, director de cine y no es la primera incursión en literatura que haces. Sin embargo, se dice que 'La huella del mal' es tu proyecto más personal, ¿por qué?

Manuel R.- Son frases que se suelen decir pero sí es cierto que, cuando trabajas en televisión, lo haces con un equipo muy grande que va aportando ideas. Nunca escribes tú solo, aunque seas el coordinador o el jefe. Es algo muy divertido y te lo pasas bien. Pero la novela tiene mucho más de trabajo en solitario. Evidentemente después hay gente que la lee y te da su opinión pero casi el cien por cien del trabajo lo haces tú solo. Es verdad que solo por eso es el proyecto más personal. 

M.G.- ¿Ser guionista ayuda a la hora de sentarse a escribir? ¿Se comparten técnicas?

M.R.- Sí. Lo que más ayuda es la profesionalidad. Si eres guionista no te da miedo el típico folio en blanco ni te da pereza sentarte a escribir. Tienes creada una especie de dinámica que te facilita las cosas. Es como un deportista, si una persona está entrenada y hace deporte a diario, correrá bien todos los días. 

Luego hay cosas técnicas que también ayudan. Los diálogos o la estructura de los guiones cuenta mucho a la hora de escribir una novela pero como te digo, lo que es el oficio en sí, es esencial para escribir una novela de quinientas páginas.

M.G.- Has escrito una novela policíaca que arranca cuando se descubre un cadáver en el yacimiento de Atapuerca. ¿Cómo se te ocurre usar ese escenario?

M.R.- No fue intencionado sino que simplemente sucedió. Hace seis años visité Atapuerca. En el Carex tienen reproducciones de enterramientos neandertales. Uno de mis hijos pequeños se acercó a tocar uno de los muñecos que simulan estos enterramientos. Entonces me pregunté qué pasaría si de repente, un chico que estuviera allí de visita, fuera a tocar aquel muñeco y descubriera que era una chica de verdad, muerta hace pocas horas. A partir de ahí, el proyecto y la novela fueron creciendo.

M.G.- Pero tú tenías un cierto interés por el periodo neandertal, ¿no? Digamos que no te metes en esto de cero sino que ya había un bagaje.

M.R.- Sí, sí... Y había leído ya mucho sobre Atapuerca y sobre Arsuaga. 


M.G.- La novela ocurre en la actualidad aunque hace mucha referencia al periodo neandertal. ¿Se podría decir que es una novela policíaca clásica sin tintes históricos?


M.R.- La parte de investigación que transcurre en el presente es muy clásica. Sin embargo, también tiene una parte filosófica que nos vincula con el pasado. Atapuerca se podría haber usado simplemente como un escenario pero al ir escribiendo la novela, se fue metiendo en todo, en lo primitivo frente a lo actual, en la violencia de los seres humanos primitivos frente a la violencia del hombre actual, en el canibalismo de entonces,... De una manera natural la historia se fue tintando de una especie de barniz para mostrar cómo era el hombre primitivo.


M.G.- Es decir, estableces una comparación del aquel hombre con el de ahora para ahondar en ciertos temas como la religión, la muerte, la violencia,...


M.R.- Exacto. Muchos de esos temas surgieron hace treinta mil, cincuenta mil o cuatrocientos mil años. El miedo a la muerte, la violencia, la empatía,... forman parte del hombre desde hace miles de años. Me interesaba saber qué queda del hombre primitivo en nosotros.


M.G.- Y aunque han pasado esos miles de años, ¿quizá no hay tanta diferencia con el hombre actual?


M.R.- Intelectual, no hay tanta. Hace treinta o cuarenta mil años, los sapiens eran igual de inteligentes que nosotros, muchos más fuertes y grandes, muchos más libres. Seguramente tendrían un lenguaje tan sofisticado como el nuestro. José Mª Bermúdez de Castro, uno de los directores de Atapuerca, me contó que un neandertal podría estudiar hoy en la universidad junto con nosotros. 


M.G.- No me lo podría haber imaginado nunca... En cualquier caso, el crimen de Eva Santos, la víctima de la novela, tiene vinculación con otro crimen ocurrido seis años atrás, lo que invita a pensar que estamos ante un asesino en serie.


M.R.- Ese es uno de los temas que se plantea en la novela. Efectivamente no está claro si es un asesino en serie o un imitador. De hecho, el juez que lleva el caso, vuelve a reunir a la pareja de investigadores, un chico y una chica, que ya se encargaron de ese crimen de hace seis años. Uno de ellos ya no es policía, pero el juez le pide su colaboración como asesor. Este reencuentro genera mucho conflicto porque ambos tienen mucho carácter y en el pasado tuvieron una historia de amor que fue algo complicada. Entonces él era el jefe de ella, y ahora es ella la que está a cargo de la investigación. Todo esto genera mucha tensión en la investigación.


M.G.- Con lo cual la novela se vertebra en dos partes, la investigación policial y la relación personal de estos investigadores, ¿cierto?


M.R.- Así es. La relación personal influyó mucho en que no se resolviera el caso anterior y vuelve a tener mucha presencia en la actualidad. En cualquier caso, diría que la novela tiene tres hilos, por un lado está el puro thriller, por otro lado la relación entre estos dos personajes y luego estaría todo lo humano y filosófico que tiene una presencia significativa.


M.G.- La novela cuenta con muchos personajes. Hay muchos sospechosos. En ese sentido juegas al despiste con el lector porque cada uno de ellos tiene mucho que ocultar.


M.R.- Sí, sí,... pero no me gusta hacer trampas. Lees libros o ves alguna serie en el que, al final de alguna escena, alguien pone cara de malo. Eso no me gusta porque es una trampa fácil. He intentado que el lector vaya sospechando de distintos personajes de la novela pero son personajes que se defienden bien y no parecen malos. Algunos serán buenos y otros no,  entre estos últimos, habrá gente que tenga algo que ocultar pero eso no significa que sea el asesino.


M.G.- Todos tenemos algo que ocultar.


M.R.- Eso es evidente. Y cuando la policía llega a una investigación criminal tiene que desentrañarlo todo y a veces es muy duro porque, de repente, salen todos los trapos sucios de la familia de la víctima. Hay un momento en la novela en la que se dice que en nuestro móvil está todo y así es. Ahí están tus búsquedas de Internet, tus fotos, tus contactos,... Un mundo en el que se ocultan muchas cosas que no queremos que salgan a la luz.


M.G.- Manuel, toda la investigación policial requiere de un cierto conocimiento por parte del autor. Imagino que tú ya contabas con toda esa información gracias a los guiones de las series. 


M.R.- Es verdad que haciendo series se aprende mucho. Hice la serie 'Soy el solitario', aquella de la detención del atracador de bancos y ahí entré mucho en contacto con la policía. A raíz de eso, conocí a Ángel Galán, un comisario que se acaba de jubilar hace poco, al que le he podido preguntar siempre muchas cosas pero que también me ha permitido asistir a varios cursos de investigación que él ha impartido. Esos cursos son sobre todo para detectives privados y a mí me han venido muy bien para saber cómo se investiga de verdad. En general, noto que en las series y en las novelas se investiga como quiere el escritor.




M.G.- Y no como es en realidad.

M.R.- Eso es. Entiendo que la realidad, a veces tiene una parte aburrida. Esa parte, o la obvias o la haces más amena, pero hay muchas cosas muy interesantes de una investigación que nunca quedan reflejadas. En esta novela, he tratado de contar cómo se investiga realmente y te pongo un ejemplo. En las películas, el informe forense suelen darlo por la noche pero ese documento habitualmente tarda unos cuatro días en elaborarse. Es importante saber la verdad y aprovecharla. 


M.G.- Para escribir la novela, también te has tenido que documentar en otras materias porque el cadáver de la víctima aparece colocado en posición fetal, siguiendo ciertos rituales.


M.R.- Por suerte, he podido contar con la ayuda de José Mª Bermúdez de Castro. A él le he ido formulando cuestiones de fondo, por qué el canibalismo, por qué la religión, por qué la violencia,... Eran preguntas más filosóficas. Algunas las respondía más rápido y otras se tomaba su tiempo para pensar. Él tiene un blog y a veces, como fruto de las conversaciones que teníamos, publicaba alguna entrada. Esas conversaciones son las que se reflejan en la novela, son las que tienen la policía y el asesor de la policía con el director de la excavación. No es una documentación fría.


M.G.- ¿Y qué te contaban sobre la violencia? Sabemos que hay cráneos en los que se ve perfectamente que sufrieron un traumatismo.


M.R.- Hablamos mucho sobre el canibalismo, que tiene mucho que ver con la violencia. Se ha debatido mucho sobre por qué se produjo canibalismo, si era alimenticio, si era ritual,... Las últimas investigaciones parecen apuntar a un canibalismo por luchas entre clanes. El clan que vencía se comía a los hijos del clan que perdía. Los huesos parecen que indican eso, a lo que hay que sumar que ese era precisamente el comportamiento de los chimpancés. Solemos decir que los chimpancés son muy simpáticos pero hay que saber que son hiper violentos. Hay documentadas guerras entre clanes de chimpancés que han durado cuatro años. 


M.G.- La novela no solo transcurre en Atapuerca sino en los alrededores. Para ello has creado un pueblo ficticio que se llama Niebla, parece un nombre metafórico.


M.R.- Sí. Todo en la novela es muy realista. Si se habla de una plaza, un cementerio,... todo eso existe. Pero quería que hubiese algo que vinculara al lector con la ficción. Lo he hecho a través de ese pueblo inventado. Eso coloca al lector desde el inicio dentro de un producto de ficción.


M.G.- ¿Tu sabes que en Huelva hay un pueblo que se llama Niebla? Un sitio precioso con un castillo... 


M.R.- Lo sé ahora, sí. Tendré que ir para hacerme unas fotos. (Risas)


M.G.- (Risas) Estaría bien. Tengo una curiosidad Manuel. ¿Es verdad que se puede participar en experiencias recreando la vida en la prehistoria?


M.R.- Es real, lo que pasa es que en mi novela se lleva al extremo. Ellos desarrollan experiencias en  las que, durante cuatro o cinco días, viven en plena naturaleza, sin móvil, sin reloj. Obviamente no cazan animales ni tienen sexo prehistórico, al menos que yo sepa, porque van incluso niños. Así que está basado en algo real pero ficcionado. 


M.G.- En cuanto a la estructura Manuel, por lo que he podido ver es bastante lineal, con algún salto en el tiempo para unir el crimen actual con el de hace seis años, ¿funciona así?


M.R.- Sí, la novela tiene seis grandes partes, con capítulos cortos, y cada parte tiene dos flashbacks del pasado. Sin que se pierda el hilo narrativo del presente, hay que contar varias cosas del pasado porque influye en el presente.


M.G.- La novela es como un aliciente para visitar Atapuerca. Por lo menos, a mí me han entrado muchas ganas de visitar el yacimiento.


M.R.- Totalmente. Creo que va a ser una novela que va a generar visitas por un lado, y por otro, que gente que ya conoce Atapuerca, le va a apetecer leer la novela.


M.G.- Manuel, cuando se crea un personaje que es investigador policial, estamos acostumbrado en que se conviertan en saga. No sé si tú te lo has planteado.


M.R.- La novela tiene su resolución y no nace como una trilogía. Es verdad que, si de repente los personajes funcionan y la novela funciona, los que sobrevivan podrían continuar, no digo que no. Pero en principio, es una novela que empieza y acaba.


M.G.- Y tú que tienes mano, ¿la ves en el cine?


M.R.- Me gustan más las series porque te da más capítulos para desarrollar las tramas pero llevar una novela al cine es un proceso muy lento. Primero la novela tiene que tener éxito, luego una productora se tiene que interesar, la tiene que vender a una cadena,... Son procesos que requieren, como mínimo, dos años, con lo cual hay que tomárselo con calma. 


M.G.- Manuel, la historia es apasionante. Me parece original porque no he leído ninguna historia dispuesta así, y con vinculación con la prehistoria.


M.R.- También creo que es original. Es lo que más llamó la atención a Planeta.

M.G.- Pues lo dejamos aquí. Gracias por tu tiempo y mucha suerte.

M.R.- Gracias a ti. Un placer. 






Ficha novela

Editorial: Planeta.
Encuadernación: Tapa dura con sobrecubiertas.
Nº Páginas: 576
Publicación: Junio, 2019
Precio: 19,90 €
ISBN: 978-84-08-20691-0
Disponible en e-Book
Puedes empezar a leer aquí.
Ficha completa aquí.











GANADOR 'UN MATRIMONIO PERFECTO' de Paul Pen.

Con retraso, siempre con retraso, aquí traigo la lista definitiva de participantes y más abajo figura el nombre del ganador. 

Participantes

- Chelo: 1 punto [1]

Porlomenix: 2 puntos [2-3]

Ross: 1 punto [4]

Miguel S. Martin: 3 puntos [5-6-7]

Álvaro Polo Renedo: 3 puntos [8-9-10]

Laky: 2 puntos [11 -12]

Lourdes: 3 puntos [13-14-15]

Ful Navalon: 2 puntos [16 - 17]

Ana Mª García: 1 punto [18]

Chica sombra: 1 punto [19]

Inquilinas Netherfield: 2 puntos [20 - 21]

Y el ganador es...


¡¡Chica sombra!!

Felicidades. Ponte en contacto conmigo en lecturapolis@gmail.com. Tienes de plazo 48 horas desde la publicación de este post. Pasado el plazo, si no has reclamado tu premio, volveré a sortear el libro. El envío lo hago yo misma, por lo que no me responsabilizo de pérdidas o extravíos.

Gracias a todos por participar. 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...