viernes, 22 de junio de 2018

LA NARIZ de Nikolái Gógol


Editorial: Gadir.
Colección: Bosque viejo.Fecha publicación: 2016.
Precio: 10,00 €
Género: Cuento.
Nº Páginas: 80 
Encuadernación: Rústica.
ISBN: 978-84-940165-6-1





Autor

Nikolái Gógol (1809-1852), está considerado como uno de los padres de la novela rusa. Su obra más importante fue Almas muertas. En sus obras a menudo combinaba con gran maestría personajes y situaciones reales con lo fantástico y el humor.

Sinopsis

El protagonista de esta historia un buen día descubre con gran preocupación que ha perdido su nariz, hasta que la encuentra casualmente por la calle, dotada de vida propia...

La nariz es un relato que contiene muchos elementos frecuentes en la obra de Gógol: es humorístico, muy divertido, disparatado, un tanto surrealista, y al mismo tiempo está basado en personajes y ambientes muy reales, pertenecientes a la sociedad de su tiempo y situados en la ciudad en la que vivió: San Petersburgo. Utiliza esa combinación de realidad y fantasía, para hacer una caricatura de la sociedad rusa de su tiempo. En particular, critica la vanidad, la ambición de poder y el exceso de preocupación por las convenciones sociales. La nariz es una excelente forma de empezar a conocer a su autor. El compositor Shostakóvich creó una ópera basada en este relato. Las excelentes ilustraciones de Esther Saura Múzquiz iluminan esta edición.


[Información tomada directamente de la web de la editorial]
 


Con Nikólai Gógol me pasa igual que con Stefan Zweig, una vez que lees una de sus historias resulta del todo imposible no continuar con su producción literaria. Del escritor de origen ucraniano, han pasado por este espacio dos cuentos más: Nochebuena y El capote, dos historias que no puedo dejar de recomendar y a las que se une esta tercera de la que quiero hablaros hoy, La nariz.

Ahondemos algo más en la sinopsis. Nikólai Gógol narra en este cuento el extraordinario episodio que le ocurre al asesor colegiado Kovaliov. Se trata de un burócrata que un día, de buenas a primeras, se levanta y descubre que le ha desaparecido la nariz. 'Para gran asombro suyo, en el lugar de su nariz descubrió una superficie totalmente lisa'. El pavor se apodera de él. No es capaz de entender qué es lo que ha podido ocurrir. Si la noche anterior la nariz estaba en su sitio, ¿cómo es posible que ahora desaparezca? Inmediatamente se lanzará a la calle en busca de ayuda. Pensará ir a la policía pero en su camino ve algo que lo deja totalmente atónito. Como dice la sinopsis, Kovaliov observa cómo su nariz tiene vida propia, camina, habla e incluso es un funcionario de mayor rango. Su intención será perseguirla y recuperarla, sin dar crédito a lo que ven sus ojos y sin entender este tremendo disparate.

En realidad la historia, que viene estructurada en tres capítulos, no se inicia con Kovaliov sino con el barbero Iván Yákovlevich, un hombre constantemente vapuleado por su esposa, y que, una buena mañana, descubre una nariz en el interior de un bollo recién horneado. Este descubrimiento insólito constituye el primer capítulo. Asustado y sin dar mucho crédito a lo que ven sus ojos, intenta deshacerse de la nariz pues teme haber cometido una felonía a juzgar por las palabras de su mujer.


Si consigue desembarazarse del apéndice o no, eso tendréis que descubrirlo vosotros pero sí os diré que me sorprendió el giro que dio la narración en el segundo capítulo, eje central de la historia, y donde aparece el verdadero protagonista de esta historia, el asesor colegiado Kovaliov. En el tercer capítulo, final de la historia, todo quedará debidamente resuelto de la misma forma absurda a como empezó pero también con alguna crítica a la creación literaria.


La nariz me ha parecido un cuento tremendamente divertido y lo es si te quedas únicamente en la superficie de la historia, en lo ridículo y absurdo que resulta que un burócrata ruso pierda la nariz un día. Pero si has leído antes a Gógol sabes que su intención va mucho más allá de contarnos una historia disparatada. Al igual que ocurría en El capote, la nariz es un símbolo. Intuyo que Gógol nos propone un juego en el que la nariz representa todo aquello externo y superficial a lo que le damos tanta importancia. Perder la nariz podría ser sinónimo de perder posición social, de perder fortuna, de dejar de ser el que se es para convertirse en un mindundi. ¡Y es que le damos tanta importancia a nuestro aspecto! De ahí que Kovaliov recalque su indignación pues él es un hombre con importantes contactos sociales que busca escalar a través de un matrimonio ventajoso. A Gógol le gusta hablar del ser humano, de su naturaleza, de sus absurdas preocupaciones, de sus miedos y sus ridículos principios y ahí radica la belleza de sus textos y por supuesto la enseñanza que suele camuflar en historias rocambolescas.

En La nariz, Gógol integra al lector en la narración. Se dirige a él en más de una ocasión y actúa como intermediario entre nosotros y los personajes, haciendo las oportunas presentaciones, así, iniciada la narración y presentados inicialmente los hechos, hace un aparte para contarnos con detalle quién es Iván Yákovlevich, su mujer o Kovaliov. Le encanta jugar con el lector, hasta el punto de dejar en suspense parte de la historia que retomará después.

La nariz, con mucho humor y una gran dosis de fantasía que en algún momento me ha recordado a un relato infantil, es uno de los cinco cuentos que se recogieron bajo el título «Historias de San Petersburgo», junto con «La avenida Nevski», «El retrato», «Diario de un loco» y «El capote». Historias que tienen esa ciudad rusa como escenario, parte de un país del que a veces se habla con suma ironía. 'Rusia es un país tan peregrino', llegará a decirse en el texto.

La edición que nos presenta Gadir está bella e inteligentemente ilustrada por Esther Saura, lo que contribuye a enriquecer un texto que, de por sí, es una joya.

Hay muchas referencias en Internet sobre este breve cuento. Hay vídeos en los que se leen fragmentos, lectores que hacen una crítica oral e incluso archivos de audio donde escuchar el cuento completo. Todo sirve para acercarse a la narrativa de Gógol, de prosa sencilla pero ingeniosa, y a su forma de contar verdades aunque sea a través de lo absurdo y lo ridículo.

Desde aquí, te animo a descubrir a Nikólai Gógol con cualquiera de sus cuentos que son breves y baratos, o ya puestos, y aquí me uno yo, a leer algunas de sus novelas, tarea que cumpliré más pronto que tarde.







 
[Fuente: Imagen de la cubierta tomada de la web de la editorial]

Puedes adquirirlo aquí:



miércoles, 20 de junio de 2018

EL CUADERNO DE SARA (DRAMA - 2018)

Año: 2018

Nacionalidad: Española.

Director: Norberto López Amado.

Reparto: Belén Rueda, Manolo Cardona, Marián Álvarez, Enrico Lo Verso, Florín Opritescu, Malcolm Sitté, Iván Mendes, Marta Belaustegui, Nick Devlin, Ramón Barea.

Género:Drama.

Sinopsis: Laura busca desde hace años a su hermana Sara, desaparecida en medio de la selva del Congo. Ni la ONG para la que trabaja ni la Embajada tenían noticias de su paradero... hasta que aparece una foto de un poblado minero del este del Congo con la imagen borrosa de Sara. Sin dudarlo un momento, Laura viaja hasta Kinshasa dispuesta a adentrarse en el territorio de los "Señores de la Guerra", dejando atrás las diferencias que la separaron de su hermana, y sin sospechar que esa peligrosa aventura le llevará a poner en peligro su propia vida.

[Fuente: Filmaffinity]


Cuando Mediaset está detrás de una película el bombardeo publicitario está garantizado. Tanta labor de marketing y propaganda suele generar en mí un efecto contrario. Inicialmente me resisto como gato panza arriba pero, si el largometraje tiene algún mínimo elemento de interés, termino por verla. En este caso me llamaba la atención la presencia de Belén Rueda. No es que sea una incondicional de la actriz pero, por regla general, me suelen gustar sus trabajos en el cine. En televisión, y salvo La princesa de Éboli, la cosa varía. Así que me senté a ver esta historia ubicada en el Congo, donde los mercenarios reclutan niños y violan a las mujeres. El resultado, muy mediocre.

El cuaderno de Sara cuenta la historia de Laura Alonso (Belén Rueda) en busca de su hermana Sara (Marián Álvarez). Esta última, médico cooperante en una ONG, lleva dos años desaparecida en el Congo, sin que nadie haya dado con su paradero ni hayan encontrado su cuerpo. Tampoco parece que las instituciones y el gobierno español hayan hecho mucho por localizarla. Casualmente, a través de un reportaje de investigación sobre la captación de niños por parte de las guerrillas, descubren que Sara está viva. Laura viajará hasta la ciudad de Goma, en el Congo. Quiere encontrar a su hermana a toda costa aunque la zona es muy peligrosa pues es dominio de los rebeldes que captan a jóvenes para hacerlos trabajar en las minas de coltán, uno de los minerales más valiosos de nuestro siglo que se utiliza para fabricar productos tecnológicos, o bien para convertirlos a la causa guerrillera. A su paso, las aldeas quedan totalmente masacradas, los hombres asesinados, las mujeres violadas y los niños secuestrados pero nada parece frenar a Laura en su objetivo.

A través de un buscavidas y una antigua pareja de Sara, Laura contactará con Jamir, un joven con un terrible secreto pero que parece el único nexo de unión con Sara. Juntos emprenderán un viaje lleno de horror, miedo y muerte. Y como breve trasfondo moral de este viaje, el deseo de Laura por reencontrarse con su hermana y conseguir el reconocimiento de un padre enfermo de Alzheimer.

El cuaderno de Sara no ha resultado ser la película de acción y aventuras que me esperaba. Creo que el guion está un tanto deslavazado. El inicio arranca sin mucha justificación. No sabemos qué hacía Sara en el Congo, cómo desapareció ni cuánto tiempo lleva desaparecida. Es cierto que esta información se va facilitando a medida que avanza el metraje pero el desconocimiento inicial solo consigue que la trama se tambalee. Lo mismo ocurre con la conexión Jamir-Sara. De un segundo a otro, se nos desvela que hay un chico que supuestamente habla español porque una mujer blanca se lo enseñó pero queda todo muy en el aire, fruto de un azar que nos abre camino con demasiada facilidad. Por no hablar de una secuencia en la que se requiere una acción urgente ya que alguien se está desangrando pero los que pueden atajar la situación se dedican a perder el tiempo. Dicho todo esto, me ha parecido que la película no tiene unos cimientos sólidos que puedan sustentar la trama. El espectador no se adentra en la historia, no la siente suya, ni termina por afectarle el horror que se vive en África, con la explotación infantil, con las masacres o las dificultades a las que se enfrenta la ayuda humanitaria. Y a pesar de tener una temática tan interesante, a pesar de poder ser una película de denuncia social, llega un momento en el que te desenganchas de la trama, el ritmo se ralentiza hasta el punto de que deja de importarte si Laura encuentra definitivamente a Sara. 

Como puntos a favor señalaría la interpretación de Belén Rueda. No es para un Oscar pero al menos no la encuentro artificial. Su personaje va a pasar por situaciones violentas, en las que su vida pende de un hilo. Ese miedo, ese pánico que la paraliza se refleja en su rostro consternado y en sus ojos desorbitados. Yo me la he creído. A ella sí, no tanto a su hermana Sara, interpretado por Marián Álvarez, una actriz que también me gusta pero en esta ocasión su papel, al ser más breve, no da pie a explayarse.

Otra cuestión digna de mencionar es la fotografía que muestra inmensas explanadas de mares verdes, atardeceres mágicos y brisas que juegan con los tejidos. Hay una escena preciosa con una luz taimada que casi parece un cuadro. La verdad es que las localizaciones tan exuberantes -la película se rodó en Uganda y en las Islas Canarias- ofrecen unas instantáneas maravillosas y a juzgar por la frondosidad de la vegetación, el rodaje no tuvo que ser nada fácil. Ver sudar a Belén Rueda, con el cabello alborotado y el rostro enrojecido provoca un calor asfixiante.

En resumen, El cuaderno de Sara tenía buenos mimbres pero se queda a mitad de camino. Si lo que se pretendía era acercarnos al horror de África, al terror que provocan los rebeldes que consiguen dominar las minas de coltán por medio del derramamiento de sangre, creo que no lo consigue. El Congo, su selva y sus guerrilleros serán muy peligrosos pero al llegar al final de la película casi me he olvidado ya del peligro que acecha en ese punto del planeta y de la cantidad de personas que pierden la vida para enriquecer a otros. No transmite ni conciencia.
 



Tráiler:


 
 

martes, 19 de junio de 2018

Presentación TODA LA MUERTE PARA DORMIR de Jorge Molinero

El pasado día 7 de junio tuvo lugar la presentación de la primera novela de Jorge Molinero, Toda la muerte para dormir, editada por Ediciones Carena, una novela que trata sobre la figura de El Uali Mustafa Sayed, 'la historia de un niño beduino descendiente de una estirpe de valientes y orgullosos guerreros. Un chiquillo agraciado por el destino con una inteligencia y una personalidad fuera de lo común [...] Un líder carismático que acaba por abanderar un movimiento revolucionario europeo en África', según nos informa la editorial en la nota de prensa. El acto se celebró en la librería Casa del Libro y acompañando al autor estuvieron Fernando Peraita Lechosa, presidente de la Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui de Sevilla, y el escritor Manuel Ramos.




Manuel Ramos abrió el acto presentando la biografía del autor. Jorge Molino es Ingeniero de caminos, canales y puertos, ha sido profesor de universidad y actualmente tiene una empresa de prospecciones geológicas. Ramos afirmó que, con esta primera novela, el autor nos presenta 'una historia muy interesante pero también muy necesaria, que rescata la figura del El Uali Mustafa Sayed , un Che Guevara de África. Era una historia que había que contar'. Su breve intervención sirvió para dar la palabra a Fernando Peraita.

El presidente de la Asociación de Amistad quiso felicitar a Jorge por narrar la vida de El Uali, un hombre con un recorrido vital corto pero muy apasionante, que consiguió la unidad del pueblo saharaui y crear una nación. 'El Uali fue un visionario que supo conducir a su pueblo de forma extraordinaria'. Comentó Peraita que la causa saharaui es una causa más o menos olvidada y por lo tanto se hace muy necesario publicar libros no muy sesudos o rodar películas que cuenten la realidad y sirvan de espejo. 'La novela de Jorge se lee con mucha facilidad, es muy accesible, lo que puede suponer que llegue de manera masiva al público, que la vida de El Uali sea algo popular'. Destacó también que el pueblo español siempre ha sido muy solidario en todos los aspectos, también con la causa saharaui, y prueba de ello es el programa Vacaciones en Paz. 'No se trata de donar dinero sino de acoger a un niño y tratarlo como parte de tu familia durante el tiempo de acogida', señaló. Este tipo de actuaciones, afirmó, consiguen que la causa saharaui salga a la luz pues es responsabilidad de todos. 'Se trata de luchar por los derechos fundamentales del ser humano. Es una lucha de lo más elemental'.

Pero había que hablar de la novela más concretamente y para ello se cedió la palabra al autor. Jorge Molinero dio las gracias a los asistentes y comenzó diciendo que la figura de El Uali siempre le había interesado mucho. 





'Por motivos de trabajo estuve en contacto con el pueblo saharaui durante mucho tiempo y fue en 2012, estando en Chile, cuando me decidí a escribir esta novela'. Afirmó que sobre el Sáhara hay más literatura de lo que en principio pensaba. Para documentarse ha tenido que leer muchos libros, entre ellos 'Mira si yo te querré' de Luis Leante (Premio Alfaguara, 2007) y consultar con personas entendidas en la materia como por ejemplo Pablo-Ignacio de Dalmases, quien se ha encargado de escribir el prólogo. 'Es la persona viva que más sabe del Sáhara. Actualmente está haciendo una antología de todo lo que se ha escrito del Sáhara. Lleva leídos unos 1150 libros y de cada uno de ellos hace una ficha'. También pidió la colaboración de Gonzalo Moure, uno de los escritores a los que más admira. 'Unos y otros me fueron animando y al final me lancé. Pensé que si me salía mal, al menos podía decir que había intentado ayudar a los saharauis'. Pero como anécdota, y aprovechando que entre el público se encontraban tres saharauis, comentó que en ningún momento se le pasó por la mente mostrar el manuscrito a un verdadero saharaui, lo que denota la idiosincrasia del colonialista. Rectificó al contactar con Bahia Awah, escritor saharaui del que había leído varios libros, y uno de los mayores intelectuales saharauis. 'Tras mandarle el manuscrito, me contestó al poco tiempo diciendo que le había gustado mucho. De hecho, pude contar con él en la primera presentación que se hizo del libro en Madrid'. Durante aquella presentación, Bahia comentó que la novela tiene un gran valor para el pueblo saharaui pues, desde la muerte de El Uali han pasado dos generaciones. 'Al no existir una novela sobre su vida, su figura se estaba convirtiendo en leyenda, magnificando y ensalzando sus hazañas hasta el punto de convertirse en personaje de un relato hagiográfico'. De este modo quiso explicarnos que se corría el riesgo de que El Uali pasara de ser un héroe a un súper héroe, como un ente inventado. 'Él fue el primero en la línea de batalla. Un individuo muy osado. Quién sabe lo que hubiera pasado si no hubiera muerto tan joven, con tan solo veintiocho años. Fue un líder en su momento y de haber vivido hubiera cambiando el curso de la Historia'.

Molinero afirmó también que ha intentado escribir una novela amena para lo que ha tenido que luchar contra su mente científica y técnica. 





En cualquier caso, quiso resaltar que ha querido ser muy riguroso con los hechos de relevancia histórica. No obstante, 'siempre me ha fascinado esa parte de la literatura que tiene que ver con la parte humana, con los sentimientos, con lo que te conmueve o te aterra'. En ese aspecto ha tenido que idear y transmitir lo que alguien puede sentir cuando se tortura, por poner un ejemplo.  

Por otra parte, nos aseguró que el libro se está vendiendo bien en España y que está cosechando elogiosas reseñas. Quiso agradecer la labor de promoción llevaba a cabo por Ediciones Carena, un sello que mima a sus escritores 'y que pone a nuestra disposición una importante red de distribución'. Dado que el autor viaja mucho, nos contó que aprovecha sus viajes de trabajo para presentar la novela allá donde va, de tal modo que la novela llega a muchos puntos. 'Es un libro de largo recorrido y no una novedad que se eclipse en el primer mes. A un lector le puede llamar la atención la cubierta o puede leer una reseña y convertirse en lector potencial'. 

El Luali
[Fuente: Ceas-Sahara]
Finalizó su intervención comentando que cabe la posibilidad de que el libro sea traducido al árabe y posteriormente editado por un sello tunecino, algo que abriría mucho mercado entre el pueblo árabe. 'Esto traducido al árabe es una bomba literaria'.

Para concluir el acto se abrió el turno de preguntas y los asistentes pudieron debatir con el autor sobre diversas cuestiones.

Si os digo la verdad, y para ser sincera, no tenía ni idea de quién era El Uali. Salí de aquella presentación con mucha curiosidad por saber más de aquel joven saharaui y me llevé bien apuntados algunos documentales y películas sobre el Sáhara.

Todavía no he leído el libro pero no descarto hacerlo en unas semanas. Será entonces cuando os haga llegar mis impresiones.

Ficha libro

Editorial: Carena.
Encuadernación:Tapa blanda con solapas.
Nº Páginas: 215
Publicación: febrero, 2018
Precio: 17,00 €
ISBN: 9788416843992
Disponible en e-Book
Puedes empezar a leer aquí.
Ficha completa aquí.




lunes, 18 de junio de 2018

NATICA de Lola Fernández Estévez

Editorial: Editables.
Fecha publicación: enero, 2018.
Precio: 16,00 €
Género: Novela histórica.
Nº Páginas: 218
Encuadernación: Tapa blanda.
ISBN:
978-84-17018-32-0
[Disponible en eBook;
puedes empezar a leer aquí]




Autora

Lola Fernández Estévez ha cambiado sus negocios y su vida convencional por su pasión, escribir.

Su estilo, la profundidad de su literatura, la calidad de sus escenas ha merecido el 1er premio de novela Editnovel 2016 por "Tiempos de Sal" (Editorial Playa de Ákaba). Ahora se nos presenta con su segunda novela "Natica", una narración cargada de emociones que nos hace reflexionar sobre la fragilidad de las ideas y la manipulación de las masas, capaces de devorar sueños y destruir vidas.

Sinopsis

Natica ha nacido en una época equivocada.

En Córdoba, en 1926, en unos tiempos en que la Guerra Civil pasa de ser una amenaza a una terrible realidad, en la desesperanza de una familia humilde... alguien convencido de la legitimidad de su libertad y de la pertenencia de su sexualidad no tiene cabida.

Esta es la desgarradora historia de Natica, que se rebela a la inercia de una sociedad donde hombres y mujeres viven anestesiados por la religión y el poder del Régimen.

Un drama histórico basado en hechos reales.

[Información tomada directamente del ejemplar]
 
Las historias que transcurren durante la guerra civil española ejercen un especial embrujo sobre mí. Fueron años duros, llenos de miserias y desgracias que cambiaron la vida de muchas personas y que afectó a tantísimas familias, ya fuera en grandes ciudades como en pequeñas poblaciones. A lo largo y ancho de este país nadie se libró de los rigores que trajeron consigo aquella contienda. La familia Fernández fue una de esas a las que le tocó pasar calamidades y desdichas aquellos años, aunque sus males no solo fueron provocados por la escasez de alimentos, la represión y el miedo a las represalias políticas sino que también tuvieron que sufrir lo suyo por otras cuestiones que escapaban de su entendimiento. ¿Quién fue Natica?

Manuel Fernández y Natividad Ramírez esperan el nacimiento de su segundo hijo. El alumbramiento tiene lugar el 18 de febrero de 1926, mientras Manuel, piconero de profesión, se encuentra en la sierra cordobesa junto a su cuñado Rafael Benavente, conocido como el Tío Papeles. Nada más dar a luz, Nati ya está de pie con la niña en brazos y preparando la comida para su marido. La pequeña, a la que llamarán Natica, descansa plácidamente en los brazos de su madre mientras esta remueve unas gachas. Como es costumbre en la ciudad, al instante recibe la visita de un gitano que predice el destino de los recién nacidos. El augurio no puede ser más funesto: 'La niña va ser muy hermosa, pero rebelde, le va a traer más disgustos que alegrías a su familia'.

La novela narrará la vida de Manuel y Natividad, así como la de sus muchos hijos -Antonio, Natica, Enrique, Pepe, Sole, Encarna, Rosario y Teresa- pero centrándose principalmente en los hechos que afectan a la vida de su segunda hija, Natica. Así conoceremos sus años previos a la adolescencia, sus sueños, sus romances fallidos, sus ganas de emprender una vida distinta de aquella que le tienen designada. Sin renunciar nunca a su libertad, Natica se verá envuelta en muchas desventuras hasta un desenlace funesto.

Pero, de igual modo, la novela hará un recorrido por la vida de las familias con las que conviven en la corrala. Así, por ejemplo, sabremos de María Jesús, una mujer viuda, madre del enterrador de Córdoba, y amancebada con Faustino al que le pega tremendas palizas y con quien tiene una hija, Ángela, supuestamente ennoviada con un muchacho de buena familia. O conoceremos a María García y su hijo Agustinico, cuya identidad sexual supondrá un terrible problema para la época. O veremos la avaricia que mueve a Margarita, la dueña del inmueble, y cuyo hermano Julio, tendrá un papel más importante en esta historia de lo que a priori podamos pensar. 


Y también se dará cuenta de otros Fernández, de los padres de Manuel, Antonio Fernández Ambrosio y Rosario Gutiérrez Muriano, y de sus dos hermanas, la tía Mariquita y su marido el Tío Papeles, -el mejor amigo de Manuel-, un matrimonio sin hijos. O de la tía Rafaela y su marido Rafaelito, que vivieron algo más apartados del resto de la familia.

Todo este entramado familiar quedará enredado de manera somera con el inicio, desarrollo y fin de la guerra civil de la que se dará la información justa, únicamente los hechos que directamente afecten a toda la familia como los amagos de fusilamiento, las detenciones por ser rojos, la ausencia de los cabezas de familia por estar en el frente,... Por eso, yo no consideraría Natica como una novela histórica, sino más bien como un drama familiar con pinceladas históricas, un testimonio en la que cobran más importancia los personajes y sus vidas que los acontecimientos históricos. Sin duda, Natica es un homenaje a una familia, que bien podría ser la tuya propia si ya tienes una edad. Por lo que he podido averiguar tras buscar información en Internet y conversar con la autora, Lola Fernández pretende con esta historia hacer un reconocimiento a su propia familia y más concretamente a su tía paterna, Natica.

Efectivamente, Natica es el epicentro de esta historia, un auténtico torbellino al que no le importó el qué dirán aunque su actitud hizo mucho daño a los suyos. Para Natica la libertad estaba por encima de todo y por eso tenía otras miras y otros objetivos distintos a los que poseían las jóvenes de su edad.



Con reflexiones de este tipo, el lector se pueda dar cuenta que Natica no era una joven típica de su tiempo. Fue una mujer que quiso romper con los convencionalismos sociales, rebelde, adelantada a su época y que no quiso amoldarse a los designios que le tenían preparados: el matrimonio y la crianza de los hijos. Ella siempre soñó con ser 'bailaora' o cantante y salir de una ciudad que la asfixiaba. Pero su sueño se resiste y no le cabrá otra que arrimar el hombro. Trabajará de ayudante de un churrero y posteriormente entrará a servir en una buena casa pero su lado rebelde la llevará a Barcelona en busca del amor. Y a pesar de ser ella la que ostente el peso de la novela, no acaparará el protagonismo principal hasta casi el capítulo siete (la novela cuenta con quince) y aún así, dejará de ser foco de atención con frecuencia para dar cabida a otros miembros de su familia.

Natica es una novela con muchos tintes costumbristas y que retrata muy bien ese microcosmo de los lugares más humildes, de la forma de vida en patios de vecinos y corralas que tanto se acostumbraba entonces. Hay personajes con los típicos motes, con su forma de hablar tan coloquial, empleando expresiones rurales o contracciones en el habla tan usuales en el sur y tan imposibles que solo aquí se entienden. Pero no solo las costumbres y los usos son retratados con acierto, también se hace una fotografía de la sociedad, del miedo imperante, de la importancia de la honra, de la dignidad, del papel que deben desempeñar hombres y mujeres o de la valía de tener hijos varones más que hembras,...

Con importantes saltos temporales y un narrador omnisciente que nos habla empleando el presente como tiempo verbal, la novela es un auténtico drama familiar con leves pinceladas históricas, como ya he mencionado. Son muchos los sucesos lastimosos que se narran, algunos tremedamente brutales, a lo largo de las algo más de doscientas páginas que componen esta novela y a pesar de ser un drama con un desenlace que cubriría el cielo de grandes nubarrones grises, entre las páginas de este libro también tiene cabida alguna pizca de humor y es que Natica es una joven ingeniosa que no perdona y se las apaña perfectamente para llevar a cabo sus venganzas particulares. De todos modos, para mi gusto, he sentido que el narrador pone demasiada distancia entre las penurias de sus protagonistas y el lector. Me ha faltado algo más de emoción, más sentimiento para conectar de manera más potente con los personajes. Quizá haya sentido esa desconexión por el hecho de estar narrada a modo de crónica, como mencioné antes, o porque no se hurgue con profundidad en el dolor de los personajes. Hay que tener en cuenta que la trama abarca desde 1926 a 1952, veintiséis años de hechos y sucesos que quedan recogidos en poco más de doscientas páginas, muchos acontecimientos en tan poco espacio, con lo que los sentimientos de los personajes quedan un poco a la sombra de los acontecimientos que se van sucediendo año tras año. Aun así, creo que este tipo de libros, que sirven como testimonio de una vidas, siempre son interesantes. A menudo, ante lecturas así, me pongo a pensar que, si no fuera por todo lo que otros pasaron en el pasado, nuestra vida actual seria bien distinta.


Por otra parte, he echado en falta un anexo en el que se explique cuáles son los hechos reales en los que se basa la historia. Según me cuenta Lola Fernández hay alguna parte de ficción pero casi el noventa por ciento del argumento es real. Creo que hubiera estado muy bien que nos explicara qué vinculación tiene la autora con los personajes de la novela y qué la ha movido a escribir esta historia.

En resumen, Natica ha sido una lectura amena y entretenida que nos acerca a la vida de los Fernández y especialmente a uno de sus miembros, una mujer que hubiera sido mucho más feliz en los tiempos actuales.  Os animo a acercaros a esta novela con una cubierta tan 'romero-de-torres' para conocer en, apenas un día de lectura, quién fue Natica y qué le deparó la vida.


Os dejo un vídeo donde se habla de la novela.









 
[Fuente: Imagen de la cubierta tomada de la web de la editorial]

Puedes adquirirlo en la editorial, pinchando aquí o bien en Amazon:


sábado, 16 de junio de 2018

MAYO... ¡DE UN VISTAZO! (#05/2018)

El mes de mayo ha sido increíble en muchos aspectos. En primer lugar porque la primavera ni se ha notado. Tuvimos fresco, muchos días nublados, lluvias, temperaturas bajas... hasta el punto de seguir durmiendo con ropa de abrigo. Por otra parte, porque la cantidad de libros que han llegado a casa no ha sido ni medio normal. Aquí os lo cuento.

[Para conocer la sinopsis de los libros expuestos 
solo tienes que clicar en cada título o en los enlaces a las reseñas]



Los comprados

Este mes, al celebrarse la Feria del Libro de Sevilla, tenía la tentación demasiado cerca. A un paseo de veinte minutos desde mi casa me esperaban un montón de libros pero me he portado bien (menos mal) y solo me compré uno. Memorias del miedo y el pan de Antonio Rodríguez Almodóvar, editado por Alianza. Creo que es uno de esos libros que hay que degustar con tiempo y despacio. 



Pero también tocaba hacer el pedido al Círculo de Lectores, y esta vez optamos por el Premio Planeta, El fuego invisible de Javier Sierra. En casa ya lo han leído y parece que no cubrió expectativas.  

Los recibidos

Como dije en la entradilla, este mes se ha desbordado la cosa. Para empezar, os comento los envíos editoriales.

Desde Ediciones Carena me llegó Toda la muerte para dormir de Jorge Molinero. Hace unos días asistí a la presentación de este libro y si os soy sincera, salí de allí bastante impresionada. Os contaré detalles en breve.


Mclain y Parker es una editorial sevillana que cada vez resuena más en mis oídos. El autor José Luis Díaz Caballero contactó conmigo vía mail y tras una visita al stand de la editorial en la Feria del Libro llegó a casa Sudor y lluvia tras el fin del mundo. Será una de esas lecturas de verano, entre baño y baño.

La editorial Anantes es un clásico entre mis lecturas y en esta ocasión celebro tener ya en mi poder lo último de Juan Manuel Sainz Peña, El taxidermista. Menuda sinopsis tiene este libro. No dejéis de echarle un ojo. 



Y de la misma editorial, y tras conocer al autor, un poemario. Es cierto que no acostumbro a leer poesía pero me hablaron muy bien de los versos de José María de la Cuadra, por lo que no tardaré en adentrarme en La verdad liberada.

Desde Oberon, lo último de Isasaweis, ¡No te compliques con la cena! y verdaderamente no hay que complicarse porque este libro contiene recetas sencillas que se hacen en un abrir y cerrar de ojos.


Y para seguir cocinando con la misma editorial, La cocina de Gonzalo d'Ambrosio. En este volumen las recetas son algo más elaboradas pero tienen tan buena pinta que dan ganas de meterse en la cocina inmediatamente.

Desde Algaida Editores, una novela a la que le tengo muchas ganas, Áspera seda de la muerte de Francisco Gallardo, que además se alzó con el XXI Premio de Novela Ciudad de Badajoz.



Por otra parte, algunos autores contactaron conmigo para presentarme sus nuevas novelas. Del periodista Alfonso Domingo me llegó La serpiente líquida, un libro distinto a lo que suelo leer, muy interesante y lleno de aventuras. Os hablé de él en la entrada del viernes. 

Me llamó mucho la atención La hija del fotógrafo de Víctor Navajo. Está editada por Caligrama y ya he visto alguna buena opinión. Quiero hacerle hueco este verano.




En la Feria del Libro conocí a Cayetano Santana, autor de Las mujeres imposibles (Oromana Editores). Es mi actual lectura, una historia que, en cuanto a la forma me recuerda a un autor muy reputado pero del que todavía no desvelo nada.

Más libros que me han llegado por parte de sus autores. Os puedo decir que El jardín de las flores negras de Ana Rosenrot me ha gustado muchísimo. He disfrutado de una lectura que me ha sorprendido para bien. Pronto os contaré detalles.



Y otro pequeño libro al que le tengo muchas ganas por su sinopsis es a Natica de Lola Fernández Estevez (Editables.es).

Último libro que llega de manos de su autor, Los monstruos del escritor de José Luis Ordóñez, un bolsilibro fabuloso, con una historia que me encantó. Pincha en el título y podrás leer la sinopsis.

Y le llega el turno ahora a las entrevistas, esos encuentros cara a cara con el autor para preguntar por sus novelas, el proceso de escritura, el germen de la historia, los personajes,... En algunas ocasiones, las entrevistas pueden producirse y en otras, por distintos motivos, resultan fallidas. Esto es lo que pasó con Ignacio Martínez de Pisón y Clara Usón. El primero es autor de Filek, el estafador que engañó a Franco (Seix Barral) y no me digáis que la novela no tiene un título que despierta vuestra curiosidad. La sinopsis terminará por abrir vuestro apetito.



En cuanto a Clara Usón, el título de su novela -El asesino tímido-, tampoco se queda atrás. Un tanto contradictorio pero sumamente interesante.

Otra entrevista fallida más aunque esta, de haberse producido, la hubiera hecho mi pareja porque él le hubiera sacado más partido al encuentro. A los que escucháis radio asiduamente seguro que os suena el programa La cámara de los balones de Cadena Ser. Pues bien, el Yuyu, conductor de este programa, acaba de publicar La venta del nabo (Aguilar). Todavía escucho las risas de mi marido leyendo este libro.

Los siguientes encuentros se produjeron sin ningún tipo de problemas y todos ellos fueron muy agradables. Empiezo con la ecuatoriana María Fernanda Ampuero, autora de un volumen de cuentos, el primero que publica, y que puso por título Pelea de gallos (Páginas de Espuma). Tanto la entrevista con la reseña la tenéis ya publicada en el blog.

¡Qué bien me lo pasé con Blas Ruiz Grau y Ernesto Pérez Vera! El primero es autor de ¡Que nadie toque nada! (Oberon) un libro que desmiente un montón de mitos sobre el procedimiento policial y las investigaciones criminales. 



Y Ernesto Pérez lleva cinco ediciones de su libro En la línea de fuego (Tecnos) en el que habla de los enfrentamientos armados y desmiente muchas creencias populares.

Y los platos fuertes para las entrevistas fueron, Los Divinos de Laura Restrepo (Alfaguara). Siempre es un placer hablar con esta autora colombiana cuyos libros nunca me dejan indiferente. Y por otro lado, Tigres de cristal de Toni Hill (Grijalbo). Estuve con el autor hace unos días y supuso, como siempre, un encuentro muy agradable. El libro ya lo he leído y os contaré detalles una vez que publique la entrevista.


Los ganados

Sigo sin tiempo apenas, algo que seguramente habéis notado porque siempre llego tarde a vuestros blogs. Estoy  pasando una temporada con demasiados frentes abiertos que no me dejan estabilizarme. Prometo centrarme, volver asiduamente a vuestros espacios y retomar la buena costumbre de apuntarme a vuestros sorteos.

viernes, 15 de junio de 2018

LA SERPIENTE LÍQUIDA de Alfonso Domingo




Editorial: Punto de Vista.

Fecha publicación: 2018.

Precio: 23,90 €

Género: Ensayo.
Nº Páginas: 410 
Encuadernación: Rústica con solapas.
ISBN: 978-84-16876-44-0
[Disponible en eBook;
puedes empezar a leer aquí]

Autor

Alfonso Domingo (Turégano, Segovia, 1955) es periodista, escritor y cineasta. Ha trabajado en prensa escrita, radio y televisión. La selva y el desierto son dos de sus grandes pasiones. Entre sus trabajos, figuran la serie documental La memoria recobrada (2006); la codirección de Almas sin Fronteras (2006); Sahel, nuestra ribera (2009); Bajo todas las banderas (2009), Domíamos, despertamos (2012); la codirección de Héroes invisibles, afroamericanos en la guerra de España (2015) y Melchor Rodríguez, el ángel rojo (2016). Ha escrito y dirigido el documental La serpiente líquida: cuadernos amazónicos (Producciones Nueva Argonauta, 2018) basado en el libro que aquí se presenta.

Es autor de varios ensayos sobre la historia reciente de España como El canto del búho (2003), Retaguardia (2004), Historia de los españoles en la Segunda Guerra Mundial (2009), así como la novela biográfica El ángel rojo (2009). Su primera novela, La madre de la voz en el oído, ambientada en la selva amazónica, ganó el Premio Feria del Libro de Madrid en 1991. La estrella solitaria (2003), que cuenta la creación de un estado independiente en Acre (Brasil) por el español Luis Gálvez, obtuvo el VII Premio de Novela Ciudad de Salamanca. Con El espejo negro obtuvo el Premio Ateneo de Sevilla en 2011 y con El enigma de Tina logró el Premio Ateneo Ciudad de Valladolid de Novela en 2012. En 2014, publicó La balada de Billy el Niño.

Sinopsis

Los chamanes del Amazonas tienen razón: todos los grandes ríos son viajes iniciáticos. A través de la cuenta del río Amazonas -serpiente líquida que atraviesa Ecuador, Perú, Colombia y Brasil- se pueden realizar múltiples viajes. Mientras se desciende por el río más largo y caudaloso del planeta, se escucha la sabiduría selvática de chamanes y curanderos, que diagnostican y sanan enfermedades del cuerpo y del alma. Reino del agua en el que se siente el poder de las plantas, el Amazonas es un mundo cambiante donde nada es lo que parece. Los hitos los marcan los chamanes y las plantas maestras, sobre todo la Ayahuasca, "la soga de los muertos".

Este libro es un repaso por los sueños que estar tierras míticas han producido siempre en el ser humano: desde las indias guerreras del Amazonas y el oro en la época de la conquista española hasta las fiebres del proceso extractivo de los metales preciosos, el caucho, el petróleo o la incidencia el narcotráfico.

Gracias al contacto con los habitantes del Amazonas se toma el pulso a la realidad diaria y a las bondades y problemas derivados de vivir en el almacén de agua dulce más grande del mundo, un ecosistema único y prodigioso.

[Información tomada directamente del ejemplar]
 


Así como no me gusta hacer siempre lo mismo, ni visitar las mismas ciudades, ni ir a los mismos bares o restaurantes, ni comer o beber siempre lo mismo, o vestir con la misma ropa, tampoco me gusta leer siempre lo mismo, es decir, no me gusta limitarme al mismo género. Alejarse de la narrativa de ficción, de la novela histórica, de los thrillers, de las novelas policíacas o de la poesía es casi un ejercicio de desintoxicación que me permito de vez en cuando y aunque no acostumbro a asomarme con frecuencia a los ensayos -catalogado así por la editorial, aunque yo discrepo-, confieso que, el que os traigo hoy, tan enraizado en culturas milenarias, llamó mi atención.



El nombre de Alfonso Domingo llegó a mis oídos por primera vez precisamente con un thriller de tintes históricos. Con El espejo negro ganó Premio Ateneo de Sevilla en 2011 y a partir de ahí le he seguido la pista muy de cerca. Tuve el placer de conocerlo personalmente cuando publicó La balada de Billy el Niño y ya por entonces intuí que era un hombre al que el mundo se le quedaba pequeño. No pude más que reírme de mí misma cuando, tras aquella entrevista, pretendí enseñarle algunos rincones de mi ciudad sin saber que él la conocía mucho mejor que yo. Supe entonces que era un hombre viajado, cargado de anécdotas y vivencias. Sabía de su pasión por los lugares más remotos del planeta, de sus viajes aventureros, de sus interés por descubrir y sacar a la luz esas personas de importantes hitos cuyas vidas han quedado sepultadas por el paso de los tiempos. No hay más que echar un vistazo a su biografía, cargada de documentales y de libros. Y entre estos últimos, La serpiente líquida, su última publicación. 


Como os comento, dice la editorial que La serpiente líquida, en referencia al río Amazonas, el más largo y el mayor almacén de agua dulce del mundo, es un ensayo pero yo no lo veo así. Creo que estamos ante un libro de viaje, un diario aventurero, que nos habla del Amazonas, de su espíritu, de su historia, de sus pueblos, de sus chamanes, de sus plantas, de sus riquezas,... de 'un universo frágil, a pesar de su aparente dureza, que cada día desaparece un poco más, lo que empobrece la Tierra, su hábitat y nuestra vida'. Según nos cuenta en el prólogo, la primera vez que Alfonso Domingo visitó la selva fue 1986 y fue entonces cuando 'pensé que debía recorrer toda la cuenca amazónica y aunar así la visión de los diversos territorios de Ecuador, Colombia, Perú y Brasil'. Añade que ese pensamiento fue el que dio forma al libro del que os hablo hoy. Fue recopilando notas a partir de aquel viaje, y de otros muchos que fueron sucediéndose a lo largo de treinta años, meses y meses inmerso en la selva y descendiendo el río Amazonas, no siempre en las mejores condiciones ni precisamente con comodidad. 

Toda esa información que ya vio la luz en 2005 vuelve a ser revisada ahora y actualizada en el libro que acaba de publicar el autor, de la mano de Punto de Vista Editores. A lo largo de quince capítulos, Domingo nos hace partícipe de sus vivencias, de los lugares que visitó en sus viajes, de la gente que fue conociendo a lo largo de un río y a lo ancho de una selva que ya por 2005 presentaba grandes problemas y que se han ido agudizando con el paso del tiempo. El autor nos habla en estas páginas de rincones casi intactos como Madre de Dios, con una extensión que ocupa la mitad de Andalucía y donde la fiebre del oro ha hecho múltiples estragos, fomentando el contrabando por el ejercicio no reglado de casi treinta mil mineros 'informales' o nos permitirá surcar el Amazonas, visitando viejos asentamientos como Leimebamba o Kuelap en Perú, este último con cuevas excavadas en las paredes verticales de las grandes montañas que lo rodean a modo de tumbas. 

Leer este libro es como emprender una gran aventura. Siempre hemos dicho que la literatura, en cualquiera de sus formas, es una manera de aprender y recorrer lugares alejados de nuestro alcance. Sin duda, La serpiente líquida nos traslada a un lugar mágico en el que todo sorprende. Me ha gustado mucho aprender sobre las tribus que habitan la selva amazónica como las que viven en el Parque Nacional de Manu, 'un territorio virgen de casi dos millones de hectáreas' y que llevan por nombre los mashcos-piros, los yoras y los amahuacas. Sin embargo, no todas acogen al hombre blanco de buen grado. Es mala señal si encuentras lanzas clavadas en los árboles que rodean la tribu. Por otra parte, resulta fascinante todo la información que nos facilita Alfonso sobre los chamanes y los rituales que llevan a cabo, al que acuden gente de diversa índole y condición. 


En esas ceremonias se emplean sustancias que permiten conectar con nuestro 'yo' más profundo porque no solamente basta con curar el cuerpo sino también la mente y el espíritu. La ayahuasca es uno de los brebajes empleados, resultado de una cocción de hojas de chacruna que contiene DMT y lianas. El DMT 'entra en el torrente sanguíneo para causar la alteración psicológica que se requiere exactamente para curar'. Y como ocurre en todos los ámbitos y esferas, en este mundo de rituales ancestrales también hay intrusismo. En el libro y en algunas entrevistas concedidas por el autor se habla de neochamanes, gente sin preparación ni experiencia que induce a una especie de trance tras el consumo de ayahuasca con terribles consecuencias como la locura o la violencia. Estas ceremonias solo son efectivas y posibles a través de un guía experimentado que entona cantos y ayuda a los no iniciados por un mundo de introspección personal o de nuevas realidades. A pesar de los terribles casos que se han dado al consumir este brebaje como el que toma cualquier otra droga actual, la ayahuasca se comercializa habitualmente y se pone a disposición de cualquiera, incluso de los desaprensivos que la emplean con malas artes. Brujos, les llaman.

Con vivo interés he leído la parte en la que el propio autor nos explica lo que experimentó la primera vez que tomó esta sustancia. Dice que se liberó de sus miedos y fortaleció su espíritu y sé que no hay banalidad en sus palabras pues otorga gran importancia a este rito milenario en el que no falta el humor porque 'El pueblo amazónico cura a través de la alegría y el amor'. Leer este capítulo me ha hecho plantearme muchas cuestiones, pensar si no tendremos una visión distorsionada del mundo en el que vivimos y de nosotros mismos. 

La serpiente líquida está llena de anécdotas, de gente singular que poseen nombres curiosos como aquel jardinero que se llamaba Hitler. Al Amazonas llegan nombres como Homero, Stalin o John Kennedy, que solo sirven para 'bautizar' a los recién nacidos sin importar si esas personas hicieron tal o cual. Allí importa solo lo que realmente tiene importancia. Alfonso Domingo pone también a nuestro alcance leyendas, historias míticas que nos hablan de monos cotudos y miel de tacado, aporta algo de historia universal al narrar el descubrimiento del Amazonas por los españoles, e incluye entre las páginas del libro alguna fotografía para ilustrar lo que nos cuenta. 

De lectura amena, no solamente por la pasión que el autor transmite a la hora de narrar lo que vivió sino también porque, entre sus reflexiones y anotaciones va insertando diálogos con la gente del lugar, a esta serpiente líquida no le falta el humor cuando su autor, por poner uno de los muchos ejemplos, se imagina a aquellos españoles llegando a aquellas tierras cubiertos de armaduras y pesadas vestimentas en un lugar de humedad extrema y calor infernal. 

La serpiente líquida no solo pretende mostrarnos este pulmón del mundo sino también dejar patente que el Amazonas sufre. El hombre blanco, el supuestamente civilizado, está haciendo de las suyas en una zona rica en recursos naturales que cada vez están más esquilmados. El equilibrio del Amazonas y la tranquilidad de sus tribus se ve roto y violentado por la construcción de carreteras u oleoductos que generan terribles consecuencias para un hábitat que debería ser preservado. Quizá un libro como este consiga concienciar al hombre, hacerle entender que la naturaleza debe ser respetada y venerada. Si fuésemos inteligentes... 


Sobre estos viajes de Alfonso Domingo también existe un documental que completa y complementa el libro, y que lleva por título La serpiente líquida: cuadernos amazónicos. Sé que recientemente se ha podido ver en Madrid, con motivo de la Feria del Libro y desconozco si se emitirá de  nuevo en alguna otra ciudad. Pero os diré que, ya que lo he podido ver, el documental es sumamente interesante pues te acerca a un lugar del mundo que muy pocos tienen la suerte de visitar, así que no te lo pierdas si tienes ocasión. Para abrir boca, os dejo el tráiler:




TRAILER LA SERPIENTE LÍQUIDA from Alfonso Domingo on Vimeo.



Como dije al principio no acostumbro a leer libros de este tipo por la materia y el estilo, pero en este caso me ha sorprendido tanto el contenido como la forma. Al preguntarle a Alfonso por qué escribir un libro así me responde: 'Tenía que devolver a la selva algo de todo lo que me ha había dado a raíz de los numerosos viajes que había hecho por ella. Es uno de los últimos territorios que quedan más o menos vírgenes, y pasar por ellos es como caminar por el pasado de la humanidad'.



La serpiente líquida es un homenaje del hombre a la naturaleza, de Alfonso Domingo al Amazonas, y creo que, para todos aquellos que sientan inquietud viajera, que necesiten saber qué hay más allá de las cuatro paredes de nuestra casa, del reducto espacio de nuestra oficina, de la pequeñez de nuestra ciudad, este libro es una puerta a otro mundo, a otra realidad. No hará falta coger ni uno solo de los quince medios de transporte distintos que el autor ha tenido que emplear para llegar a todos los lugares que nos cuenta en el libro. Será suficiente con tomar el libro entre nuestras manos, sentarnos plácidamente y teñir nuestra mente del verde amazónico.










[Fuente: Imagen de la cubierta tomada de la web de la editorial]

Puedes adquirirlo aquí: 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...