lunes, 8 de julio de 2019

Presentación OCHO MILLONES DE DIOSES de David B. Gil.

Durante la Feria del Libro de Madrid, y gracias a la intermediación de algunas compañeras de este mundillo, asistí al encuentro que la editorial Suma de Letras había organizado con David B. Gil en la librería Fnac de Goya. El autor de Hijos de un dios binario (2016) acudió a la cita acompañado por su editor, Iñaki Nieva, para presentar su última novela, Ocho millones de dioses, un libro que vuelve a trasladar al lector al Japón feudal como ya hizo en su primera novela, El guerrero a la sombra del cerezo con la que quedó finalista en el Premio Fernando Lara. 

En primer lugar, tomó la palabra el editor que halagó el trabajo de David y dijo que era uno de los mejores autores que la editorial tenía en ese momento. Sobre la novela comentó que se trata de un 'thriller histórico con unos personajes muy atractivos'. Entre los personajes figura el padre Ayala, un jesuita y traductor de la escuela de Toledo que ya pasó una temporada en Japón antes del arranque de la historia. Con motivo de la misteriosa muerte de una serie de misioneros acaecidos en el país nipón, y aprovechando que conoce la lengua y la cultura, deciden volver a enviar al padre Ayala para intentar averiguar qué está ocurriendo. En todo momento estará acompañado por el hijo de un samurái que se encargará de protegerlo durante toda la misión.

Por su parte, David Gil definió sus novelas como novelas históricas porque se ambientan en el pasado aunque los acontecimientos narrados son fruto de la ficción. No obstante, aseguró que la cultura japonesa queda perfectamente reflejada.

Teniendo en cuenta que Ocho millones de dioses es la segunda novela que ambienta en Japón, sentimos curiosidad por el origen de esa pasión. Nos comentó que él se había criado leyendo historias sobre Oriente y que, desde muy joven, había encontrado en Japón su patria espiritual. Sin embargo, en sus novelas trata de emplear la técnica narrativa europea por ser más cercana a sus lectores habituales. 

Quiso retomar los apuntes mencionados por el editor sobre el padre Ayala y de él dijo que lo consideraba un personaje algo tramposo. 'Me gusta compararlo con Guillermo de Baskerville de "El nombre de la rosa". Como Guillermo, Ayala es un personaje demasiado moderno para su época pero es algo necesario si busco que el lector empatice con él'.  En relación a la construcción del personaje señaló también que no le gusta aportar excesivos detalles descriptivos sino ir aportando aspectos claves del mismo a lo largo de la narración.

Escribir una novela con personajes asiáticos tiene el handicap de la identificación de los mismos. Los nombres japoneses pueden ser un tremendo escollo para los lectores occidentales pero David Gil ha cuidado este asunto al detalle para evitar que nos desorientemos. Lo cuenta en el siguiente vídeo.


De igual modo, y para facilitar la lectura, la novela incluye un glosario en el que se explican términos de toda índole, así como notas al pie que permiten la descripción de conceptos japoneses y que no tienen traducción al castellano.

Asegura su editor que la ambientación de la novela es espectacular, resultado de un arduo trabajo de documentación, que consigue que el lector se sienta dentro de la historia y que se lea con mucha fluidez. El autor gaditano confesó que el proceso creativo lo absorbe por completo y suele ser metódico a la hora de organizar la escritura, planeando qué le toca escribir cada día. 'La literatura tiene que cambiar. Ya no se puede escribir como se escribía antes. Ahora hay muchos más detractores y tienes que enganchar al lector desde el primer capítulo, exponerle la historia muy bien desde el principio', declaró. Considera que una buena historia tiene que evolucionar constantemente y que cada escena debe ser significativa y pertinente para el relato. 'El lector debe tener la sensación de que avanza continuamente', sin tener que leer partes de relleno que entorpecen la historia.

Como comenta en el vídeo, Ocho millones de dioses tiene una trama más política que El guerrero... pero son dos historias muy distintas, a pesar de compartir escenario. 'He hecho un esfuerzo muy consciente por escribir dos novelas muy diferentes. Hay muchos escritores que acaban escribiendo una y otra vez la misma novela. Cambiando escenarios, personajes y ubicaciones pero a la larga te cuentan la misma historia', apuntó.

En el encuentro, que fue muy distendido y en el que todos los asistentes participaron con preguntas y comentarios, se fueron desgranando algunos pasajes de la historia pues eran muchos los que habían comenzado la lectura de la novela o incluso la tenían bastante avanzada. Por la red, existen diversas reseñas sobre este nuevo trabajo de David Gil con opiniones muy positivas, así que, habrá que tenerlo en cuenta como propuesta de lectura. 





Ficha novela

Editorial: Suma de Letras.
Encuadernación: Tapa blanda con solapas.
Nº Páginas: 624
Publicación: Mayo, 2019
Precio: 18,90 €
ISBN: 9788491293620
Disponible en e-Book
Puedes empezar a leer aquí.
Ficha completa aquí.







5 comentarios:

  1. Tu crónica sobre la presentación de esta novela confirma que hay que tenerla muy en cuenta como lectura. Viene a refrendar las reseñas positivas que leí sobre ella. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me alegra mucho de que pudieses asistir. Estos encuentros son siempre fantásticos ^^

    ResponderEliminar
  3. Leí esta novela el mes pasado y me encantó, así que me ha gustado mucho que nos traigas la presentación, Marisa, porque este año no me pasé por Madrid en época de feria y esta era una de las que habría ido sin falta. Me gusta lo que explica David sobre sus esfuerzos por diferenciar esta novela de la anterior, y sé que me hubiese encantado escucharle porque sus personajes y su historia son muy buenos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Justo lo acabo hoy. Doy fe de que la cultura japonesa queda perfectamente reflejada
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Un libro brutal. No conocía al autor y seguro que buscaré su anterior novela.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...