lunes, 14 de mayo de 2018

LA TRAGEDIA DEL GIRASOL de Benito Olmo


Editorial: Suma de Letras.
Fecha publicación: abril, 2018.
Precio: 16,90 €
Género: Novela negra.
Nº Páginas: 400 
Encuadernación: Tapa blanda con solapa.
ISBN: 9788491291824
[Disponible en eBook;
puedes empezar a leer aquí]

Autor


Benito Olmo (Cádiz, 1980) es escritor y guionista. Es autor de las novelas Caraballo (2007) y Mil cosas que no te dije antes de perderte (2011). Fue finalista del I Premio de novela La Trama / Aragón Negro. Su última novela, La maniobra de la tortuga (Suma, 2016), resultó finalista del III Premio Santa Cruz a la mejor novela negra publicada en 2016. Se han vendido los derechos para realizar la adaptación cinematográfica de esta obra y está previsto que empiece a rodarse a finales de 2018.

Sinopsis

Suspendido de empleo y sueldo, el exinspector de policía Manuel Bianquetti se ve obligado a malvender sus servicios como investigador privado hasta que recibe un encargo aparentemente sencillo: proteger a un importante empresario durante su estancia en la ciudad.

Sin embargo, lo que parece un trabajo rutinario desembocará en un reguero de muertes que obligará a Bianquetti a dar rienda suelta a su instinto detectivesco para sobrevivir, llevándole a descubrir que, a menudo, el sol que más calienta también es el que más quema. 

[Información tomada directamente del ejemplar]


En mayo de 2016, la editorial Suma de Letras publica la novela titulada La maniobra de la tortuga, una obra que supuso el lanzamiento del gaditano Benito Olmo. Aunque su nombre ya figuraba en otras publicaciones, no fue hasta entonces cuando su trabajo comenzó a resonar con fuerza entre los lectores. Su protagonista principal, Manuel Bianquetti, era un tipo en horas bajas, corpulento, malhumorado, de reacciones severas, que ejercía de inspector de policía en Cádiz donde prácticamente fue desterrado. Bianquetti era un individuo poco sociable, le gustaba ir por libre, saltarse las normas e incluso la escala de mandos, por lo que sus compañeros terminaban por rehuirle, y a pesar de que tenía cara de pocos amigos, resultó que se metió a los lectores en el bolsillo. Sí, los que estamos a este lado hablamos y dimos nuestro beneplácito para que Bianquetti siguiera siendo alma literaria. Benito Olmo sabía que solo dependía de nosotros y comprobar que le dábamos luz verde a una nueva aventura, lo animó a publicar nueva novela. Aquí la tenemos.

La tragedia del girasol se inicia con el inspector Bianquetti suspendido de empleo y sueldo durante dos años. Solo han pasado doce meses y está que se sube por las paredes. Para mantenerse ocupado se dedica a la investigación privada o se emplea como guardaespaldas y así se encargará de localizar a una prostituta de nombre Regina a la que alguien busca o de proteger la integridad de Carlos Ferraro, un reputado empresario de la industria naviera, aeronáutica e inmobiliaria. Estos serán los dos hilos argumentales sobre los que se sustentará La tragedia... aunque la historia de Regina, a mi juicio, tiene bastante menos peso y desarrollo que la de Ferraro. A priori, parecen casos simples y sencillos, pero lo cierto es que Bianquetti es como el caballo de Atila y un potente imán para los problemas. Su vida correrá peligro más de una vez, le tenderán alguna trampa y tendrá que sortear mil inconvenientes pero el resto dejaré que lo descubráis vosotros mismos. De nuevo, estamos ante una novela negra, pura y clásica.

Como ya ocurrió con la entrega anterior, la trama de La tragedia... nos va a sumergir en los bajos fondos de Cádiz. El lector paseará por esos barrios marginales del Puerto de Santa María donde las latinoamericanas venden su piel y el trapicheo con la droga está a la orden del día. Pero delincuentes los hay en todas las esferas y por eso algunos usan guante blanco y se puedan permitir tener una casa de lujo en la preciosa playa gaditana de Los Alemanes. Quiere Benito Olmo en esta novela enseñarnos el mundo del narcotráfico, la cúspide de la pirámide en el mercadeo de la droga o la lucha de capos y lo hace con tino, recreando un submundo lleno de suspicacias, engaños, venganzas y malas artes.

Para adentrarnos en estos mundos oscuros nada mejor que un tipo como Manuel Bianquetti. En esta nueva novela sigue siendo igual de desafiante, con pose chulesca cuando le tocas las narices más de la cuenta, muy borde y rudo. Cabría pensar que un individuo así solo puede provocar rechazo, y más si es policía -mejor no cruzarte en su camino-, pero la verdad es que termina por caer bien. Bianquetti es un hombre solitario que no parece encontrar su hueco en este mundo. Los años están pasando y no tiene una familia propia, de ahí que lo veamos en esta entrega intentando ser mejor persona, prueba de ello es su intento de apartarse del vicio del tabaco. Tras ese aspecto de perdonavidas tiene un profundo sentido de la honestidad, la justicia y la lealtad. Su actitud bravucona no deja de ser más que un escudo con el que protegerse en un entorno hostil y despiadado. Aun así, el hecho de estar suspendido de empleo y sueldo solo ha hecho acrecentar su mal humor y sus malos modos. Es un animal herido que solo ataca a los desaprensivos.

Y al igual que en La maniobra..., será un personaje del que volveremos a ver su lado más personal. Más allá de los breves contactos con su hija Sol, una adolescente con un episodio traumático en su pasado, el círculo más íntimo del exinspector lo conforma Cristinauna mujer que en la novela anterior fue víctima de violencia de género. Su cuerpo muestra un mapa de cicatrices provocadas por la convivencia junto a un maltratador mientras que su alma no está exenta tampoco de marcas. Con ella, Bianquetti mantiene una relación más bien oficiosa. No son tan distintos el uno del otro. Ambos comparten un dolor intrínseco que los obliga a mantenerse recelosos. Temen sufrir y ser dañados de nuevo. 

Y habrá más personajes. El propio empresario Carlos Ferraro, su hijo Leo y la esposa de este, Mary, un personaje que a mí particularmente me ha gustado mucho. Sus apariciones dejan un rastro de intriga pues es un personaje silente, una segunda sombra de Leo, sobre la que muy pronto intuyes que sobrevuela una importante dosis de suspense. Ella aporta ese toque de femme fatale a una trama negra que sigue los patrones clásicos. Siempre me han gustado los personajes femeninos de Benito Olmo. Es algo que ya me ocurrió en la novela anterior con Cristina, cuya descripción emocional consiguió sorprenderme. Cristina y Mary son muy distintas entre sí pero ambas están muy bien construidas, cada una en su papel, como también lo están otros personajes más colaterales como Gregory y Caracerdo, los sicarios de Ferraro.

Pero en este punto quisiera dejar algo claro. Las diversas referencias a La maniobra de la tortuga pueden haceros pensar que resulta del todo imprescindible haber leído esa novela para entender esta. Si es así os diré que en absoluto es necesario. Obviamente, y como es fácil de comprender, es mucho mejor leer este tipo de sagas desde el principio, por aquello de conocer al personaje estrella desde los inicios, pero como se trata de casos totalmente independientes, no existe necesidad alguna de leer la primera pues, cualquier hecho o circunstancia que se produjera en la anterior entrega queda debidamente explicada en la segunda. Ya nos lo aclaró Benito Olmo en la interesante entrevista que nos concedió y que publiqué hace unas semanas (puedes leerla aquí).

Con un total de cuarenta y siete capítulos de breve extensión y escrito en tercera persona, el estilo de La tragedia del girasol es ágil y dinámico. Vuelve a suceder lo que en la anterior novela, el ritmo no se caracteriza por el frenesí que nos deje sin aliento y los giros -salvo el enorme cambio de dirección que se produce hacia el final- suelen ser suaves y llevaderos. Con abundancia en diálogos, a Benito Olmo no le hace falta artificios ni requiebros. Destaca su sencillez narrativa, cómoda pero efectiva. Acostumbra a ser preciso sin excederse en amplias descripciones que a la postre no llevan a ningún sitio, no hay abuso ni rellenos.

Cádiz y su entorno seguirá siendo el escenario por excelencia aunque La tragedia... cuenta con una breve y apenas significativa fuga a la capital del reino. Y con objeto de que el lector siga los pasos de Bianquetti, la edición incluye un par de mapas insertados en el interior de la cubierta y la contra. Eso sí, en esta entrega se han omitido todo tipo de referencias cronológicas que encabezaban los capítulos de la anterior. Eran solo una información adicional totalmente prescindible.

Solo me queda hacer referencia al título, tan metafórico como el anterior. ¿Cuál es la tragedia del girasol? Bueno, como ya apuntó en la entrevista, tiene que ver con ese amor pernicioso y enfermizo que también asomará entre las casi cuatrocientas páginas de este libro. 

Benito Olmo es un nombre que comienza a escribirse por sí mismo, más aún cuando su novela La maniobra de la tortuga llegue a los cines de la mano del director Juan Miguel del Castillo (Techo y comida, 2015). Pero antes de que eso ocurra, te animo a descubrir al grandullón de Bianquetti, pisando fuerte por las calles de Cádiz, una ciudad que huele a mar pero que en estas novelas se aleja totalmente de los estereotipos. No te la pierdas.

PD: Os recuerdo que hasta el próximo 18 de mayo podéis participar en el sorteo que está disponible en el blog, para conseguir un ejemplar firmado. Solo tienes que entrar en este enlace y seguir unos sencillos pasos.







 
[Fuente: Imagen de la cubierta tomada de la web de la editorial]

Puedes adquirirlo aquí:




15 comentarios:

  1. Tengo en mis planes leerlo, a ver cuándo puede ser 😉

    Besitos cielo 💋💋💋

    ResponderEliminar
  2. Holaaa
    Me encantan este tipo de libros...y tengo muchas ganas de sumergirme en los bajos fondos de Cadiz.
    Un besito

    ResponderEliminar
  3. Aun no he leído nada del autor, pero el género me gusta y suena interesante :)

    ResponderEliminar
  4. Me lo paso pipa con todo tipo de apariciones, fantasmas, monstruos y casas encantadas o bosques o barcos. Pero me das un libro de estos y es cuando me da un miedo tremendo por la noche porque no me saco de la cabeza que eso pasa de verdad y está pasando y quién sabe si cerca de mí y las imágenes no se me van de la cabeza cuando están tan bien escritos. Es por eso que no son lecturas para mí. Es cuestión de limitaciones personales.
    Besos
    Solo esa portada con ese arma apuntándome ya me causa tensión.

    ResponderEliminar
  5. Mejor aún que la anterior. Es de esas novelas que poco duran en las manos. Una gran reseña!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Tengo que leer sí o sí las dos libros de Bianquetti, me habéis dejado con unas ganas de leerlos...
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Voy a leer primero voy a leer La maniobra de la tortuga, que hace tiempo que espera en casa, y si va bien leo de seguido este.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  8. Lo que te comentaba en la entrevista, que tengo que leer el anterior.
    ME alegra que lo hayas disfrutado, besossss.

    ResponderEliminar
  9. Una lectura muy recomendable, a mí me ha gustado incluso más que el anterior.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Tengo pendiente este y el anterior que es con el que me estrenare con el autor, porque lo poneis taan bien que se hace irresistible. Besos

    ResponderEliminar
  11. Tengo d3cidido leer este verano a este autor pero emoezaré por el anterior.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Hola! No había leído aun ninguna reseña sobre este libro y no sabia que el personaje principal también protagoniza un libro anterior. Me llama la atención pero empezaré por el primero.
    Besos!

    ResponderEliminar
  13. Hola, parece interesante, lo pondré en la lista, gracias.

    ResponderEliminar
  14. Hola. Leída esta novela y La maniobra de la tortuga. Imprescindibles lecturas para los amantes del noir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Paso de puntillas que será mi próxima lectura, ya te contaré a ver que tal, me apetece bastante y creo que lo voy a disfrutar
    Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...