lunes, 1 de octubre de 2018

TRAS LA MÁSCARA de Louisa May Alcott

Resultado de imagen de tras la máscara louisa


Editorial: D'Época. 
Colección: Delicatessen. 
Fecha publicación: mayo, 2018. 
Precio: 18,90 € 
Género: Narrativa. 
Nº Páginas: 184 
Encuadernación: Tapa dura e ilustrado. 
ISBN: 978-84-946875-5-6 





Autora

Louisa May Alcott (1832 -1888). Reconocida escritora norteamericana mundialmente célebre por su novela "Mujercitas" (1868). Comprometida con el movimiento abolicionista y los derechos de la mujer, escribió bajo el seudónimo de A. M. Barnard una colección de novelas en las que se tratan temas tabúes para la época como la sexualidad o el adulterio.

Sinopsis

Inglaterra, 1866. La joven y recatada Jean Muir llega a la aristocrática mansión de los Coventry para trabajar como institutriz. Gracias a su astucia y sus múltiples habilidades, tras solo una jornada de trabajo consigue ganarse el afecto de la señora Coventry, su hija Bella, el hijo menor, Edward, y sir John, el anciano y acaudalado tío. No ocurre lo mismo con Gerald, el hermano mayor, y Lucia, su prima, quienes desconfían de la institutriz y comienzan a espiar sus pasos. Pero Jean es una superviviente; su objetivo es asegurarse un esposo con riqueza y posición, y no dudará en utilizar todas las armas femeninas a su alcance como máscaras tras la que ocultarse para alcanzar sus objetivos.

Esta intrigante historia con tintes melodramáticos, joya olvidada de Louisa May Alcott, subvierte el retrato de las heroínas pasivas y nos regala a una antiheroína: una mujer fuerte, inteligente y no siempre buena, en guerra contra un mundo donde el hombre ostenta todo el poder. A través de Jean Muir, personaje principal de Tras la máscara (1866), Alcott rompe con el ideal de mujer imperante en su época y desafía las posiciones decimonónicas sobre el modo en que las mujeres eran percibidas y tratadas, realizando una aguda crítica a la sociedad que le tocó vivir.

Al igual que su heroína, Alcott también hubo de esconderse tras la máscara de un seudónimo masculino para hacer oír su voz. Voz que, en la novela, por momentos adquiere tintes hilarantemente maliciosos.

[Información tomada directamente del ejemplar]


Antes de ahondar en mis impresiones sobre esta novela, quisiera citar tres cuestiones importantes. En primer lugar que Tras la máscara me llegó de manos de las chicas de Las inquilinas de Netherfield, un blog que debéis visitar si aún no lo conocéis. Allí encuentras novelas estupendas y mejores reseñas. Gracias chicas. 

En segundo lugar, que no cabe duda de la extraordinaria labor que realizan en la editorial D'Epoca y no solamente por la edición de sus libros, llenos de detalles minuciosos y de una calidad suprema, sino también por poner al alcance de nuestras manos obras que hasta la fecha habían pasado un tanto desapercibidas, al menos para mí.

Y en tercer lugar, habría que hablar de Louisa May Alcott, la autora norteamericana mundialmente conocida por su obra más insigne, Mujercitas. Sin embargo, gracias a las propuestas de ciertas editoriales, estamos descubriendo que la autora norteamericana se adentró en otro tipo de novelas como esta que os traigo hoy. En lo que a mí respecta, la imagen que tenía de Alcott se ha expandido al leer Un susurro en la oscuridad y Tras la máscara. Lejos queda ya la imagen que tenía de la autora estrechamente vinculada a las vidas de Meg, Jo, Beth y Amy. Me gustaría seguir indagando más en su obra pues creo que es una autora injustamente encasillada por muchos de nosotros. Pero asomémonos ahora Tras la máscara.

En cuanto al argumento, creo que la sinopsis que ofrece la editorial es tan explícita que no se debe desvelar mucho más. A grandes rasgos os diré que Jean Muir es una mujer que llega a la casa de los Coventry en calidad de institutriz. Su misión será educar e impartir clase a la jovencita Bella pero la presencia de Muir alterará la vida de la familia. Muchos caerán bajo el embrujo de una mujer que se conduce con actitud sibilina, sabiendo qué teclas debe tocar en todo momento y de qué manera comportarse con cada uno de los miembros. No obstante, algunos otros pensarán que esa pose de bondad, entrega y servilismo debe encerrar algo e intentarán descubrirla. Aún así, la institutriz sabrá cómo vencer los obstáculos y conseguir su objetivo, que no es otro que entrar por la puerta grande en la aristocracia y dejar atrás una vida demasiado humilde, pobre y triste.

El personaje alrededor del cual orbita toda la trama será la propia Jean Muir, una joven muy inteligente y maquiavélica, capaz de dirigir la vida de los Coventry a su antojo y que la autora describe de forma primorosa.



Desde las primeras páginas sabremos qué tipo de persona es pues, si bien se muestra ante la familia Coventry como una muchacha de diecinueve años, abnegada, responsable, servicial, aduladora y complaciente, lo cierto es que ni tiene esa edad ni es lo que parece. Inmediatamente, y a pesar de su actitud y su posición social, hará sentir incómodo a diversos miembros de la familia, a aquellos que no se pliegan a sus encantos desde el primer momento y será ella misma la que vaya destapando su verdadero rostro poco a poco a través de un monólogo interior que se irá colando ocasionalmente entre la narración, desvelando su verdadera naturaleza. En este sentido quisiera apuntar que he echado en falta algo más del pensamiento de la institutriz. La autora nos permite conocer desde los inicios que la joven no es trigo limpio a través de frases como '¡No fracasaré de nuevo si cuento con el poder del ingenio y la voluntad de una mujer!' pero luego será el  narrador en tercera persona el que se encargue de hacernos partícipes de toda la historia. 

El resto de personajes funcionan como satélites alrededor de la institutriz aunque algunos tendrán más protagonismos que otros y serán determinantes en el desarrollo de la trama. Será el caso de Edward, el hijo más joven de los Coventry, que caerá inmediatamente rendido a los pies de la muchacha. No ocurrirá igual con Gerald, el heredero del linaje, una buena pieza para los propósitos de Muir, pero el hijo mayor no parece empatizar con la joven a la que trata con ironía y sarcasmo hasta que esta saca todas sus armas de mujer y el joven tiene que abandonar su orgullo. Y por último, Sir John Coventry, el tío de los jóvenes, acaudalado, con título nobiliario y dispuesto a dejarse seducir por las mieles de la desvalida y desprotegida joven.

La novela está escrita en tercera persona, a través de un narrador omnisciente que hará las delicias del lector. Dice la sinopsis que es una voz hilarantemente maliciosa y no le falta razón. En algún momento, esa voz sacará su lado más mordaz y emitirá juicios de valor punzantes y llenos de quina. Es muy fácil imaginarse a Louisa May Alcott detrás de ese narrador, sentada en su escritorio, disfrutando mucho a la hora de componer las escenas y desgranando todo los entresijos de la historia con una sonrisa divertida en los labios. El lector intuye que la autora se lo pasó muy bien escribiendo esta novela. 

Estructuralmente, la novela se compone de nueve capítulos titulados. Abriendo el ejemplar encontramos una introducción muy esclarecedora e interesante que nos hablará de los orígenes familiares de la autora y cómo fue su educación dentro del seno familiar. Su padre puso especial hincapié en que sus hijas tuvieran contacto con intelectuales y escritores lo que probablemente favoreció que la autora tuviera en su edad adulta algunas ideas muy propias y concretas sobre ciertos temas que quedaban en la órbita del hombre.

Nos explicará también la introducción qué fue lo que impulsó a la autora a escribir, cómo lo hizo en sus inicios y cuáles eran los temas que ella solía abordar en sus novelas. Toda esta información sirve de lecho para adentrarnos en una lectura que la editorial califica de 'domestic noir' victoriano.

Cerrará el volumen un posfacio con información igualmente interesante.

Decía antes que la editorial D'Época hace una labor extraordinaria y este ejemplar es buena prueba de ello. Con una cubierta muy atractiva, el interior está lleno de detalles como dibujos en las gualdas, filigranas que acompañan el título y la introducción, además de una fotografía de la autora, un punto de lectura y unas ilustraciones a modo de grabados que embellecen el texto. Todo ello supone un plus para el lector que se adentra en una historia envuelta en un aura de misterio, intentando averiguar cuáles son las verdaderas intenciones de la señorita Muir, qué se propone o cómo piensa hacerlo. Y así llegamos a un desenlace satisfactorio aunque demasiado liviano para mi gusto. Dado la perversidad de la institutriz yo me hubiera decantado por un final mucho más agresivo.

En resumen, Tras la máscara es una novela que te hará cambiar la idea preconcebida que tenías de Louisa May Alcott. La autora construye una historia de engaños, falsedades e hipocresías muy bien urdida, con una ambientación estupenda y con un personaje principal, Jean Muir, que se aleja de todos los estereotipos de la época. Así pues, he disfrutado de esta lectura de principio a fin, como se suele decir, esperando el momento de arrebatarle la máscara a esta protagonista de tan oscuras intenciones.







 

[Fuente: Imagen de la cubierta tomada de la web de la editorial]

Puedes adquirirlo aquí:

16 comentarios:

  1. Ya lo tengo apuntado. Tengo ganas de descubrir a ese pérfido personaje y averiguar sus intenciones. No me imagino a la autora en este registro y siento mucha curiosidad.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola! No conocía este libro de la autora pero me gusta así que me lo apunto. Muchas gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Ya tengo el libro, pero quiero esta edicion si o si, vamos que si la quiero...jajaja.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Pues tengo la suerte de tener este libro en la estantería, la misma edición dÉpoca que tienes tú, así que pronto me pongo con ella, sobre todo porque después de leerte me han entrado muchas ganas. Ya había leído que se aleja mucho de "Mujercitas" (por cierto, ¿has visto qué ediciones tan bonitas han salido este año de "Mujercitas"?) y eso solo me hace admirar más a Alcott porque cambiar de registro y hacerlo tan bien es muy difícil. La leo y comentamos. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por darme a conocer esta novela, de la autora solo leí su famosa Mujercitas hace muchísimos años.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Si ya le tenía ganas Marisa, ya le tenía ganas... Pero ahora me dejas con muchas más!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. La tengo en mis lista de pendientes. Es una editorial fascinante, siempre nos trae novelas interesantes y en una edición deliciosa. Besos.

    ResponderEliminar
  8. A mí también me soprendió descubrir esta otra faceta de la autora. Y la novela me gustó mucho.

    ResponderEliminar
  9. Yo con esta autora me quedé en Mujercitas pero no me importaría nada leer esta novela.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. A mí también me gustan mucho las ediciones de esta editorial y los libros que nos traen, obras que no son muy conocidas actualmente, pero que no nos podemos perder, como esta de Louisa May Alcott. Es verdad, que casi no se la conoce por otras obras a parte de mujercitas y sus secuelas y me ha sorprendido gratamente con este domestic noir victoriano, me ha encantado. Espero que sigan publicando este estilo de novelas de la autora.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Los libros de esta editorial siempre son una delicia
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Creo que poco a poco vamos a ir cayendo en las redes de las cosas que publica esta editorial.

    ResponderEliminar
  13. Lo leí este verano y disfruté mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Hola
    Precisamente lo saqué la semana pasada de la biblioteca y me lo leí enseguida. Es la primera vez que leo a la autora y eso que en casa tenemos Mujercitas desde hace años pero entre lo largo que es y la diferencia de opiniones que tengo vistas no me termino de decidir. Tras la máscara es una buena forma de acercarse a su narrativa. La trama no me la esperaba, gracias a los detalles de la vida de la autora ahora sé que LMA no se dedicó únicamente a escribir temas como Mujercitas que fue su gran éxito pero también este tipo de historias.
    Me hace gracia que el ambiente sea super victoriano y todos sean tan crédulos cuando Jean Muir se los metía en el bolsillo. Hace con ellos lo que quiere.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Todavía no he leído nada de Alcott, y aunque quiero estrenarme con una edición preciosa de Lumen de Mujercitas, no le diría que no a una historia así. No solo la edición me parece una maravilla, sino que la historia es de esas para disfrutar.

    Besitos

    ResponderEliminar
  16. Guapa, me alegro muchísimo de que lo hayas disfrutado. "Susurro en la oscuridad" también me gustó mucho, y con este me quedó clarísimo y me confirmó que esta autora daba para mucho más que "Mujercitas". El final quizás no es agresivo, pero sí que tiene mucho retintín por parte de la protagonista en su frase final, y eso me encantó :)

    ¡Besote!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...