miércoles, 7 de febrero de 2018

VERANO 1993 (DRAMA - 2017)

Año: 2017

Nacionalidad: Española.

Director: Carla Simón.

Reparto: Laia Artigas, Bruna Cusí, David Verdaguer, María Paula Robles, Paula Blanco, Etna Campillo, Jordi Figueras, Dolores Fortis, Titón Frauca, Cristina Matas, Berta Pipó, Quimet Pla, Fermí Reixach, Isabel Rocatti, Montse Sanz, Tere Solá, Josep Torrent.

Género: Drama

Sinopsis: Frida, una niña de seis año, afronta el primer verano de su vida con su nueva familia adoptiva tras la muerte de su madre. Lejos de su entorno cercano, en pleno campo, la niña deberá adaptarse a su nueva vida.


[Fuente: Filmaffinity]


Verano 1993 es el primer largometraje de la directora catalana Carla Simón y no ha podido tener mejor estreno pues viene avalada por numerosas opiniones muy positivas, tanto de crítica como de público. Es  más, obtuvo ocho nominaciones para los Goya, entre ellas, la de Mejor Película, aunque finalmente consiguió tres galardones, Mejor Dirección Novel, Mejor Actriz Revelación (Bruna Cusí) y Mejor Actor de Reparto (David Verdaguer). Y no queda ahí la cosa porque fue seleccionada para representar a España en los Oscars, gala que tendrá lugar la madrugada del 26 al 27 de febrero, aunque al final quedó fuera.

Recomendada en mi entorno por activa y por pasiva, me enfrenté a esta película temiendo lo que me iba a encontrar. Leer la sinopsis ya te hace entender que no estás ante una película cómoda, es decir, una película que pasará sin dejar rastro. Que una niña de seis años tenga que enfrentarse a la muerte de su madre no es un asunto liviano y por ende, la película tampoco lo es. Pero, ¿qué nos ofrece este largometraje realmente? En síntesis, la trama parece simple aunque se trate de un tema duro. Creo que, en resumidas cuentas, se podría decir que Verano 1993 narra el duelo de una niña. Cada individuo se enfrenta a la muerte de un ser querido de mil formas distintas y este largometraje nos va a mostrar cómo Frida intenta asimilar, siendo tan pequeña, que su madre no va a volver.

La película está basada en la propia experiencia de su directora. Narra un verano de su infancia cuando tuvo que sufrir la muerte de su madre (no diré por qué causa) y se inicia con unas maletas. Sin introducción, Verano 1993 arranca en un barrio de la ciudad de Barcelona, en el que reside Frida. Allí, en la vivienda familiar, la abuela y las tías de la pequeña están haciendo el equipaje de la niña que se traslada al campo a vivir con la familia de su tío Esteban, hermano de la madre. Como una mera espectadora, como si la cosa no fuera con ella, la pequeña contempla el trajín familiar y dice adiós. En su interior comienza a conformarse un universo distinto.

Al instante la veremos instalada en la masía de su tío, compartiendo vida con Margarita, la mujer de Esteban, y Anna, la hija de ambos, una niña aún más pequeña que Frida. A partir de este punto seremos testigos de cómo pasa la niña el verano, cómo pasa los días jugando con su prima, cómo intenta hacer amistades nuevas, o adaptarse a la nueva familia y al entorno, o recibe la visita de sus abuelos y sus tías,... Un día y otro, otro, otro,... prácticamente iguales si no fuera por la imagen de una pequeña Virgen que la niña encuentra en las inmediaciones de la casa y a la que recurre un par de veces -pura ternura- y algún que otro hecho suelto. Así hasta llegar a septiembre y a la vuelta al colegio. Y esto es todo. '¿Ya?', me podréis preguntar, y sí, ya. Ya en cuanto a acción porque Verano 1993 no habla de hechos sino de sentimientos, los que se van gestando en el corazón de Frida, los que tiene que ir digiriendo, mientras contempla a otros padres con sus hijos, mientras ella siente que está sola y que no pertenece a ningún sitio. Al ver la película, te podrá parecer que, aunque es cierto que aborda una temática dura, en realidad tiene poca enjundia, sin embargo, tienes que llegar al final. Ahí se te forma un nudo en la garganta y como si alguien abriera un gran ventanal en una habitación a oscuras, todo cobra sentido. Entiendes todo lo que ha pasado, comprendes a Frida, sabes que es normal lo que ha hecho hasta ahora y por qué en ese desenlace reacciona de ese modo. No cabía otra. Ya veréis cómo el círculo se cierra. Prestad atención.

Frida es una niña más de seis años. Bueno, una niña más tampoco porque es una niña algo especial por las circunstancias que está viviendo y por otra cuestión que no voy a desvelar, aunque si visteis la gala de los Goya, y escuchasteis a Carla Simón al recoger su premio a la Mejor Dirección Novel, podréis atar cabos. Su papel está muy bien recreado en la cinta, aunque esa cuestión peliaguda de la que no quiero desvelar mucho no está muy explotada. Lo mismo podría haber dado más juego pero quiero pensar que su directora ha preferido pasar de puntillas por este asunto, tratarlo lo justo porque el drama de la película no es ese sino el hecho de que la niña ha perdido a su madre. Eso es lo que más afecta a la pequeña y sobre eso es lo que se quiere hacer hincapié. Sobre el resto, dado que la niña apenas tiene consciencia, se pasa muy por encima.

Pero os decía que su papel está muy bien perfilado. Frida es cruel y egoísta porque los niños lo son a veces. Y también es muy rebelde, con desenfrenadas pataletas que hacen perder la paciencia a los adultos de su entorno. El espectador sentirá que la pequeña está muy mimada y muy consentida, dos cualidades que nos podrán apartar del personaje pero, en realidad, en ese desenlace, llegaremos a entender que su actitud es solo un escudo, una manera de devolver el dolor que siente en su interior aunque no lo veamos. Y justo ahí, justo en ese punto de nuestro entendimiento, se desborda toda nuestra compasión y nuestra ternura.

La interpretación de Laia Artigas (Frida) y de Paula Robles (Anna) es pura naturalidad. Para las pequeñas el rodaje de la película es solo un juego y así lo viven. Yo no puedo más que sorprenderme por la capacidad de algunos niños a la hora de actuar ante la cámara. En muchos casos hay tanta desinhibición que resulta del todo imposible no creernos lo que nos transmiten. Por cuestiones de edad no podían estar nominadas pero ambos duendecillos lo hacen muy bien, aportan muchísima frescura, no les importa tener un numeroso grupo de adultos a su alrededor que las contemplan detrás de la cámara. Ellas van a lo suyo, juegan, se ríen, se pelean, imitan a los adultos. Esta es la infancia y Carla, a través de Laia y Paula, lo muestra sin filtro.

No voy a ahondar mucho más en el reparto. Bruna Cusí y David Verdaguer, en los papeles de Margarita y Esteban, se han llevado sus respectivos galardones y sin embargo a mí no me han impactado mucho. Algo más Cusí que Verdaguer porque es ella, como es más que habitual, la que 'briega' con Frida y es por tanto la que tiene más protagonismo.

Verano 1993 no tiene un ritmo frenético porque no puede tenerlo. Es una película cuyo argumento requiere que la acción, la poca acción, transcurra con calma para ir dejando espacio y margen a los sentimientos y a las emociones. Y al hilo de esta cuestión, destacaría que la película se caracteriza por la quietud en el ambiente. Incluso en las escenas iniciales, a pesar de que el barrio está en fiestas, se respira una calma chicha tremenda, un silencio quedo que lo inunda todo, esa sensación de constante susurro que flota en el aire tras la muerte de un ser querido. Todo ello contribuye a atrapar al espectador que, en esos primeros minutos, no sabe muy bien de qué va la cosa.

Y luego está la cámara, esa manera de pegarse a la piel de Frida y no dejarla sola en ningún momento, esa intencionalidad de mostrar voces fuera de plano, de centrar la mirada del espectador en un punto y el oído en otro. Esa forma de dirigir de Carla Simón me ha gustado mucho, ha provocado en mí un doble juego muy interesante.

Pero en el lado de los reparos tengo que comentar que se nota muchísimo que la película está rodada en catalán y luego doblada al castellano. Esto en realidad no sería ningún inconveniente pero, en este caso, hay un problema de empaste. Es como si las voces en castellanos estuvieran carentes de almas, como si existieran al margen de las bocas que las pronuncian y, siendo así, se rompe la magia.

En definitiva, creo que Verano 1993 es una película interesante pero no para todo tipo de público. Considerarla como una obra suprema es, bajo mi punto de vista, excesivo. A pesar de tener un punto biográfico -algo que a mí me gusta mucho- y de contar con un final sublime, la cuestión es que hay que transitar un sendero de 97 minutos para llegar a ese desenlace y en el camino puede haber espectadores que se queden impasibles y hasta se puedan aburrir. Por eso digo que no creo que sea un largometraje para todo tipo de espectadores. En mi caso, he intentado exprimirla al máximo, obviar la falta de acción o la carencia de ritmo y centrarme única y exclusivamente en Frida, analizarla y vigilarla, para llegar junto a ella, en ese final, y consolar todo su dolor. Me ha gustado aunque con reservas.






Tráiler:




21 comentarios:

  1. Pues vaya churro con lo del doblaje, ya les vale. A mí no me llamaba la atención pero al verla por aquí, le di un poco de margen. Pero no, es que me da pereza este tipo de cine y mira que tuve mi época de cine oriental que para esto de los sentimientos sin demasiada trama son muy buenos. Me gusta lo que cuentas de la niña, que a veces son crueles, y caprichosos y que te apetece llevarlos a todos a un centro de acogida y te sacan de quicio. Hay que tener cuidado con los personajes infantiles,con esos niños que parecen adultos y son demasiado listos. Eso parece que la autora lo ha llevado bien. La veo como una peli más y solo por el final creo que no es suficiente. Por lo menos de momento, si cambio de opinión luego vuelvo a comentar.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola Marisa. He visto tu comentario en mi blog. Sí que te tenía de seguidora no se por qué habías desaparecido, quizá como has cambiado el blog. En cuanto a la película que nos cuentas me ha llamado la atención, supongo que terminaré viéndola.

    ResponderEliminar
  3. Hola! No estoy muy puesta en las películas españolas y justo escuché hablar de esta el otro día por los Goya, pero vamos, ni siquiera miré de que iba. Después de leerte a ti no descarto verla pero será más adelante, ahora mismo no es una película que me apetezca demasiado.
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Hola! Tengo muchas ganas de verla, la verdad es que me llama mucho la atención. Gracias por tu crítica.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Tenía curiosidad por como les iba a ir en los goyas a esta pelicula y a Handia. Y no les ha ido nada mal a ninguna de las dos.

    Después de leerte no creo que de momento me anime a verla. El tema que toca la película es durillo.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. En casa estamos deseando verla, a ver si no pasa de este mes :)

    ResponderEliminar
  7. Hace tanto que no voy al cine que he perdido completamente la noción de lo que se hace o se estrena. Tengo que empezar a corregir este error. Gracias por la información. Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. No la conocía, pero me la apunto. Las pelis con niños actores siempre son arriesgadas, pero a veces hacen verdaderas obras de arte.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  9. Tengo prevista verla porque he leído muy buenas críticas aparte de los premios que ha recogido.
    Vaya pena lo del doblaje, Yo me estoy acostumbrando a ver las películas en versión original y con subtítulos, me gustan mucho más.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. No sé si será el caso, pero normalmente cuando esos doblajes son como comentas es porque los propios actores se han doblado y digamos que no son profesionales y queda un poco churro :S

    Sobre la peli en sí, por desgracia en cada cosa que he mirado en su momento de esta película sueltan la causa de la muerte de la madre (y el padre, ya que estamos). Me da que es ese tipo de pelis que están bien pero que también inflan mucho y luego no es para tanto, así que ya veremos...

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  11. Demasiado triste para mí en este momento. Y lo del doblaje tampoco ayuda mucho. Ya se lo podían haber currado un poquito más.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  12. Si la recomiendas, habrá que verla...
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Esta no me llama, la dejo pasar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Le tengo muchísimas ganas. Aunque me temo que aquí no llegará o, si llega, la pondrán dos días entre semana y ya está. Soy catalanoparlante, así que tengo la suerte de poder verla en versión original. Por eso no temo. Y sobre la causa de la muerte de la madre... Me toca muy de cerca, así que me interesa mucho.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  15. Hola! Precisamente con esta película teníamos este miedo a la decepción por haber oído tantas buenas críticas. Nos alegra que nos pongas los pies en el suelo y nos dejaremos sorprender.
    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Me la apunto, me has convencido de pleno. Besos.

    ResponderEliminar
  17. No había reparado en ella pero no me importaría verla.

    ResponderEliminar
  18. La verdad es que el tema es peliagudo...pero me resulta muy interesante. Y sí hay niños que bien merecido tendrían un Goya, incluso más que los adultos...es increible!

    La he visto mucho por redes sociales pero aún no he podido verla...de los Goya solo he visto "La llamada" y bueno no está mal, pero tampoco me parece para tanto.

    Lo del tema doblaje es una faena...recuerdo que con la película "Pan negro" me pasó algo similar y es una pena.

    Besitos Marisa y buen finde

    ResponderEliminar
  19. ME gustaría verla, aun a sabiendas que no es una obra magistral, sí me gustaría verla porque intento apoyar lo máximo posible el cine "ñ".
    Ya te contaré.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  20. A mí me llama la historia. Lo del doblaje es otra cosa, pero aún así no la descarto.
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Tengo pendiente verla, pero estoy esperando a tener una tarde tranqui para disfrutarla.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...