viernes, 4 de marzo de 2022

LAS CARTAS DE ESTHER de Cécile Pivot

Editorial: Contraluz
Fecha publicación: octubre, 2021
Precio: 21,00 €
Género: novela epistolar
Nº Páginas:320
Encuadernación: Tapa dura con sobrecubierta
ISBN: 978-84-18945-02-1
[Disponible en ePub]


Autora

Cécile Pivot es periodista. Comme d'habitude es su primer relato, seguido de Lire!, un ensayo a cuatro manos. Battements de coeur, su primera novela publicada por Calmann-Lévy en 2010, obtuvo el aplauso de la crítica.

Las cartas de Esther ha sido todo un éxito en Francia.

Sinopsis

Una novela sobre el poder de las cartas para transformar vidas «El taller era su bote salvavidas. Iba a salvarlos de la incomprensión, de un duelo no resuelto, de una vida en punto muerto, de un amor en peligro. Cuando me di cuenta, era demasiado tarde, ya estaba inmersa en la intimidad y la historia de cada uno de ellos.» En memoria de su padre, Esther, una librera del norte de Francia, abre un taller de escritura epistolar. Sus cinco alumnos forman un grupo heterogéneo: una anciana aislada, una pareja que se enfrenta a una severa depresión posparto, un hombre de negocios que busca dar sentido a su vida y un adolescente perdido. A través de sus cartas se tejen lazos, se abren los corazones. El ejercicio literario se transforma poco a poco en una lección de vida de la que todos los participantes saldrán transformados. Novela iniciática, impregnada de ternura y humanidad, "Las cartas de Esther" es una oda al poder de las palabras.

[Información tomada directamente de la web de la editorial]

Me gusta el género epistolar. Creo que en eso coincidimos muchos de los pasáis por aquí habitualmente. Las cartas tienen ese encanto especial, con olor a tiempos pasados. Esperadas con ansia y expectación, la llegada de cada una de ellas, desde el lugar que fuera, generaba siempre mucha ilusión. Las cartas siempre han sido el vehículo a través del cual contar esos secretos que no se pueden decir cara a cara, un medio para la confesión, para el desahogo, y un instrumento para poner en orden un interior arrebolado. He leído grandes novelas epistolares y todas me han dejado una sensación cálida y confortable. ¿Cómo olvidar las sensaciones producidas por 84, Charing Cross Road de Helene Hanff? Por eso, no me he resistido a leer Las cartas de Esther de Cécile Pivot, de la que hoy vengo a hablaros. 

Esther Urbain es una librera de cuarenta y dos años que vive en París. Tras la muerte de su padre, y a modo de homenaje, organiza un taller de escritura epistolar. La idea primitiva es atraer a personas interesadas en mejorar la escritura, la expresión escrita. Sin embargo, el intercambio de cartas se convierte en otra cosa bien distinta.


«Aprenda a dar forma a sus pensamientos, a contar una historia y a hablar de sus emociones inscribiéndose en un taller de escritura dedicado al género epistolar. Posibilidad de participar sea cual sea su lugar de residencia. Del 4 de febrero al 13 de mayo de 2019». [pág. 12] 


Al anuncio que Esther coloca en la web de su librería y en algunos periódicos responden una veintena de posibles alumnos. «Los candidatos eran de todas las edades y había más hombres que mujeres». Definitivamente el grupo quedará formado por cinco alumnos: Jean Beaumont, Samuel Dijan, Juliette y Nicolas Esthover, Jeanne Dupuis.

Tras una primera reunión inicial, comienzan a intercambiarse cartas. Cada uno puede contar lo que le apetezca, sin limitaciones de ningún tipo. Esther les aclara a los participantes que «no estoy aquí para juzgar sus sentimientos y sus opiniones, sino para hacerles avanzar en la escritura». Eso sí, la mecánica del taller obliga a los participantes a cartearse con otros dos miembros, y enviar una copia de las misivas a Esther, que irá controlando el avance y el progreso de sus alumnos. De este modo, iremos conociendo a los personajes de esta novela, al mismo tiempo que ellos se van conociendo entre sí. Incluso me atrevería a decir que las cartas sirven para que, el que las redacta, también se conozca un poco más. Y semana a semana, carta a carta, llegará el final del taller. Este libro es la recopilación de todos esos escritos que Jean, Samuel, Juliette, Nicolas y Jeanne se han intercambiadoComo nos explica la propia Esther en las páginas introductorias, ella se encargó de corregir y pulir las cartas, respetando siempre el estilo propio de los autores. Salvo en el caso de Samuel, el nombre de los restantes miembros del taller ha sido convenientemente cambiado por otro ficticio.

Qué me ha gustado de la novela. Qué no me ha gustado.

Como dije antes, la idea de Esther, «documentalista y correctora editorial», además de librera, es enseñar a los alumnos a mejorar la expresión escrita, «ayudándolos, sobre todo, a encontrar la palabra adecuada y a dar ritmo a sus frases». Pero el taller termina convirtiéndose prácticamente en el diván de un psicólogo, a través del cual los alumnos cuentan su vida. El intercambio de cartas se convierte en el salvavidas de todos ellos. Incluso es la tabla de salvación de la propia Esther, a la que se aferra para superar la muerte de su padre.


«Iba a salvarlos de la incomprensión, de un duelo no resuelto, de una vida en punto muerto, de un amor en peligro». [pág. 9]



El lector, a través de las cartas, irá asomándose a la vida de los miembros del taller. No solo sabremos de su presente, sino también de su pasado. ¿Cómo eran antes? ¿En qué se han convertido? Las cartas ahondan en la parte más personal de los personajes y con cada una nos iremos construyendo un mapa de los mismos. ¿Pero cómo son todos ellos? Os dejo una pequeña descripción de cada uno.

* Jeanne es una mujer mayor que añora la juventud y por eso le gusta rodearse de gente joven. Se carteará con Samuel, el más joven del grupo. De joven fue profesora de piano y ahora se ha convertido casi en activista. Vive sola, tras perder a su pareja hace mucho tiempo. Sin embargo, la soledad no le supone ningún problema. Jeanne nos ofrece la perspectiva de la sabiduría, la enseñanza que le ha ido ofreciendo la vida. 

* Samuel es un chico joven que se ha apuntado al taller por hacer algo, para que su madre no le esté siempre recriminando que no hace nada. A pesar de su juventud, parece no tener ilusión por nada. Es el personaje que mejor resume lo que el taller va a suponer para cada uno de ellos, al manifestar que «decir por escrito todo lo que no rula en mi vida a lo mejor me alivia». Samuel vive en una familia rota por el dolor y eso lo ha marcado, convirtiéndolo en un joven gris, con un gran sentimiento de culpabilidad.

* Jean es un hombre de negocios que pasa más tiempo en los aviones que en su hogar. Siempre de viaje, acostumbra a escribir sus cartas en los hoteles en los que pernocta. Jean no tiene muy claro por qué se ha inscrito en el taller pero escribir cartas le hace recordar a su abuela Maine, con la que tenía un vínculo muy especial. También recordará a sus hijos, con los que ha perdido todo contacto. En los últimos años se ha volcado en su trabajo, con el único objetivo de hacer grandes negocios. Parece que ganar dinero ha sido su manera de cubrir lagunas y vacíos.

* Nicolas y Juliette son matrimonio. La pareja acaba de estrenarse como padres pero el nacimiento de su hija no ha traído a la familia la felicidad que se esperaba. Si participan en este taller ha sido por recomendación de la psiquiatra Adeline Montgermon, que trata los problemas de la pareja. Bueno, más bien trata los problemas de Juliette a la que la maternidad la ha trastocado por completo. 

Nicolas es chef de un restaurante. Ama su trabajo pero ama todavía más a Juliette, a la que seguiría al fin del mundo si ella se lo propusiera. A pesar de llevar mucho tiempo con Juliette siente que no la conoce como creía, o que no le ha prestado la atención suficiente.

Lo que más me ha gustado de esta novela es ser testigo de excepción y comprobar cómo estos personajes vienen de problemas que no han sido capaces de resolver hasta el momento en el que empiezan a escribir sobre ellos. A ellos les ocurre en este libro lo mismo que nos puede ocurrir a cualquiera de nosotros. Hasta que no invocamos a nuestros fantasmas, no desaparecen. Hasta que no reconocemos nuestros miedos y limitaciones, no somos capaces de hacerles frente. En cada uno de ellos se concentra una problemática. Samuel se enfrenta a un dilema moral y sufre de apatía por la vida, sintiendo unas enormes ganas de romperlo todo y dar sosiego a la rabia que lo consume. Esther también confiesa sentir mucha rabia, y dolor por la ausencia, por la muerte del padre que no ha sabido encajar bien. Jean necesita cerrar heridas del pasado y dejar de sentir tanta indiferencia por el mundo. En cuanto a Jeanne, también tendrá que mirar al pasado para valorar ciertos acontecimientos. 

Pero, para mí, los personajes más impactantes son Nicolas y Juliette. ¿Qué le dirías a tu pareja si te limitaras a comunicarte con ella vía postal? ¿Te resultaría más fácil sincerarte de este modo? Eso es lo que parece que les ocurre a esta pareja porque «uno no se confía de la misma forma oralmente que por escrito». Ante ellos dos hay un profundo abismo que se irá salvando a través de la escritura. Las cartas entre Nicolas y Juliette sirven de puente para acercar distancias y entenderse mejor. Para mí las cartas más brutales son las de Juliette. Creo que me he alineado con su problemática, con ese desbordamiento que ella ha sentido al convertirse en madre. El nacimiento de su hija le ha despertado sentimientos que no esperaba y le ha traído responsabilidades tan abrumadoras. He sido capaz de comprenderla perfectamente. Las reflexiones que ella hace de la maternidad, dichas además por boca de una mujer, o el punto de vista que nos ofrecen otros personajes sobre lo que le ocurre a ella es para mí el puntal más importante de la novela. 

Sin embargo, la maternidad no será el único tema que se toque en estas cartas. Asoman también otras cuestiones importantes como el dolor por la ausencia, la muerte, el duelo, la relación con los padres o los de estos con los hijos. Escrito a escrito, la novela profundiza en asuntos vitales que nos afectan a todos, conduciéndonos a reflexiones bellísimas. Tengo que añadir que hay cartas de Samuel que me removieron también por dentro. Y las de Esther, sobre todo en aquellas en las que habla de sus padres, me parecieron muy tristes pero también hermosas y llenas de amor.

En cuanto a lo que no me ha gustado os diría que, en alguna ocasión, me he sentido un tanto perdida. Veréis, por regla general, en una novela epistolar intervienen dos personajes, pero en Las cartas de Esther tenemos a seis personas que se van intercambiando escritos unos con otros. Llegó un momento en que no sabía quién era quién, ni a quién le había pasado qué. A eso se suma que hay dos nombres, Jean y Jeanne, tan parecidos, que más de una vez confundí uno con otro. 

Como consejo, y si os animáis a leer esta novela, os recomendaría que anotarais en un papel los nombres de los personajes y añadáis algún dato que os permita tenerlo identificados en todo momento. Creo que eso os facilitaría mucho la lectura.  

Por otra parte, también tengo que admitir que algunas cartas me han parecido algo reiterativas. Por ejemplo, en el caso de Juliette y su maternidad, llegué a sentir que ella se enrocaba e incidía una y otra vez en las mismas emociones y sentimientos, que ya nos había explicado anteriormente. En algún momento, este personaje se estanca y no avanza, con lo que sus cartas se vuelven una copia de otras ya escritas.

Por último, empaticé poquísimo con Jean. El mundo en el que vive me parece despiadado y muy inhumano, pero a él le resulta totalmente natural. Es el personaje al que menos he entendido. 

Estructura y estilo

Dos partes bien diferenciadas. Los dos primeros capítulos, narrados por Esther, suponen una especie de introducción en la que se nos cuenta cómo surge la idea del taller. A partir de ahí, las cartas, que se irán distribuyendo a lo largo de diversas secciones, muestran una grafía distinta, que permite distinguirlas del resto de la narración. Para no perdernos, cada carta muestra en su parte superior el nombre del destinatario y del remitente.

Tratándose de género epistolar no puede faltar la primera persona pues, a través de las cartas, son los propios protagonistas los que nos van contando sus cuitas. No obstante, entre carta y carta, asomará un narrador omnisciente que hace las veces de analista, pues desmigaja las emociones y las sensaciones que van invadiendo paulatinamente a todos los personajes. De este modo, la novela ofrece una visión muy global, ajena al punto de vista tan subjetivo que suele arrojar el género epistolar.

Por otra parte, la narración está muy cuidada. Tratándose de cartas escritas por personas de diversa edad y condición, la escritura de cada una de ellas encaja con la naturaleza de su remitente. Es decir, sería absurdo que Samuel se expresara como Jeanne, o que Jean empleara un vocablo que no encaja con su vida cosmopolita. En ese sentido, todo cuadra.


En definitiva, y salvando los aspectos menos favorecedores que os he comentado, Las cartas de Esther suponen una lectura intimista que nos permite comprender el poder de curación que pueden llegar a tener las cartas. Cierro la reseña con un párrafo que me ha hecho recordar aquellos años de juventud en los que, la llegada de una misiva cambiaba el color del día.


«Escribir una carta, echarla al buzón y esperar una respuesta a vuelta de correo da otro valor a los días, un peso mayor, en mi opinión, al mensaje que va en el sobre, que se toma su tiempo y traza su camino». [pág. 37-38]

 

[Fuente: Imagen de la cubierta tomada de la web de la editorial]

Puedes adquirirlo aquí


16 comentarios:

  1. Hola. Me gusta la idea del taller y lo que hacen pero no sé por qué no me gusta leer novelas epistolares en general, aunque sí cuando aparece una carta en un momento concreto en una novela. El de Charong Cross no me gustó tanto pero reconozco que alguno como La sociedad literaria del pastel de piel de patata me gustó mucho. De momento este no me llama especialmente la atención. Lo dejo pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola! No conocía el libro pero aunque parece interesante no sé si me terminaría de gustar así que no sé si me animaré con él. Gracias por tu reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola, Marisa!
    Este libro me llama bastante la atención, por lo que cuentas, una novela interesante y sin duda original.
    En esta época que todas las comunicaciones son digitales, viene bien hablar de las cartas escritas de nuestro puño y letra. Me llevo tu sugerencia y tomo nota de tu consejo para no perderme entre tantos personajes :)
    Un beso y feliz fin de semana ;)

    ResponderEliminar
  4. Recientemente he leído una novela epistolar en forma de correos electrónicos que no me ha terminado de convencer, así que de momento este género lo tengo un poco aparcado.

    Una reseña bien argumentada y en la que coincido cuando dices "Hasta que no invocamos a nuestros fantasmas, no desaparecen".

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Me gustan las novelas epistolares. He escrito y esperado bastantes cartas en la primera parte de mi vida. Luego el teléfono (cuando se abarató y una conferencia dejó de costar un riñón) sustituyó parcialmente a las cartas y, finalmente, con los mails y demás ya han terminado para siempre. Es mucho más práctico y rápido, por supuesto, pero las cartas suponían todo un reto a la forma de escribir que no se cuida tanto en los métodos actuales. Por no hablar de lo que suponía eso que de dice en la última cita que pones: escribir la carta, llevarla al buzón, esperar la respuesta... todo ello le daba otro sabor a los días. Los días que se esperaba carta eran más luminosos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!

    Pues la verdad es que tiene muy buena pinta y encaja dentro de lo que suelo disfrutar, así que puede que me anime a darle una oportunidad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. No conocía esta novela y teniendo en cuenta lo mucho que me gusta el género epistolar sin dudarlo me animaría con ella a pesar de lo reiterativo de algunas cartas, sabiéndolo seguro que lo llevo más o menos bien.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Lo de anotar los nombres lo hago siempre que leo algo de Fantasía, pues siempre acabo olvidándolos o confundiéndolos.
    Me encanta la historia, es de las que acaban emocionándome.

    Besos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  9. A mí también me gusta el género epistolar pero creo que nunca he leído ningún libro de este tipo en el que haya más de dos personajes. No sé, me dejas con dudas: hay cosas que me llaman y cosas que no sé si me convencerían. Le doy una vuelta
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Hola Marisa!! Tiene muy buena pinta esta novela, me llevo bien anotada tu recomendación. ¡Gran reseña y gracias por el descubrimiento! Besos!!

    ResponderEliminar
  11. Hola Marisa
    No había visto este libro antes pero ya con tu reseña me ha ganado por completo. La ambientación en París y que esté relacionado con los libros, son unos puntos muy muy a favor. Estoy intrigadisima por leer esas cartas y los sentimientos de cada participante, creo que la trama que se plantea es bonita y original. Espero leerlo pronto.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola Marisa!

    Pues a mí también me encanta el género epistolar, como dices, tiene un algo melancólico, de pasado, que me encanta ^^
    Este libro me lo llevo anotadísimo, me encantará descubrir a estos personajes a través de sus cartas, aunque tendré cuidado con no confundir los nombres jajaaj y bueno, ya sólo la premisa, un taller de literatura epistolar, me parece super romántica ^^

    ¡besotes!

    ResponderEliminar
  13. Hola.
    También disfruto con el género epistolar y no me importaría leer esta novela si me cruzo con ella, eso sí, tendré el consejo de anotar los nombres porque sí que tiene que ser un poco lioso con tanto receptor y emisor de las cartas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. No lo conocía, gracias por la reseña.
    Un beso y feliz día.

    ResponderEliminar
  15. Hola!
    Lo he visto en multitud de ocasiones por las redes, confieso que me llama la atención. Tras leerte siento que, por lo que mencionas, se puede hacer algo caótico, y sinceramente no me lo esperaba tal que así, más al contrario. Pero además tampoco esperaba ese lado de "terapia psicológica" en la que parecen estar todos inmersos jeje No sé, puede que le dé la oportunidad en algún momento, porque verdaderamente me llama la atención. Si lo hago, me anoto tu idea de anotar los nombres y alguna característica identificativa de cada personaje relevante, a ver si así no me pierdo demasiado... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Me gusta lo epistolar pero la novela tampoco me hace correr a la librería a buscarla. Si se me cruza en el camino la leería, pero no me hace vibrar tampoco.

    Besos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...