lunes, 2 de diciembre de 2019

EL VELO ALZADO de George Eliot

Resultado de imagen de EL VELO ALZADO de George Eliot
Editorial: Alba.
Colección: Alba Brevis.
Fecha publicación: abril, 2012. 
Precio: 9,00 € 
Género: Novela corta. 
Nº Páginas: 96 
Encuadernación: Rústica. 
ISBN: 9788484287124



Autora

Mary Ann Evans, George Eliot para la historia de la literatura, nació en 1819 en Chilvers Coton (Warwick-shire), hija de un agente inmobiliario. A los ocho años se la consideraba ya "fuera de lo normal" por su peculiar inteligencia y brillantez; a los diecisiete confesaba su agnosticismo y su padre, que le había dado una rigurosa educación religiosa, la echó de casa. Subdirectora de la Westminster Review, el foro intelectual progresista más importante de su tiempo, fue animada a dedicarse a la literatura por el crítico George Henry Lewes, que llegaría a ser su compañero prácticamente para el resto de su vida: decidieron vivir juntos a pesar de que él estaba casado. Las primeras novelas de George Eliot, situadas en su Warwickshire natal, tienen cierto aire idílico: Scenes of Clerical Life (1858), Adam Bede (1859), El molino del Floss (1860) y El hermano Jacob (1860; Alba Clásica núm. LXXI) anunciaron ya a una escritora de gran ambición y originalidad. Con la novela histórica Romola (1863) inició su etapa de madurez, a la que pertenecen Felix Holt (1866), Middlemarch (1871-72; Alba Clásica Maior núm. VI) y Daniel Deronda (1876). A la muerte de Lewes en 1878, se ocupó de concluir la obra más importante de éste, Problems of Life and Mind. En 1880 se casó con el agente de bolsa John Walter Cross, pero en diciembre de ese mismo año falleció en Londres. 

Sinopsis

¿Cómo se explicala pasión de un hombre por una mujer con la que sabe que llevará una vida desgraciada? ¿Cómo podemos amar aquello que nos destruirá? El joven Mortimer, un melancólico que tiene "la sensibilidad del poeta sin su voz", adquiere inesperadametne el don de leer el pensamiento de los demás: sólo una persona se le resiste y es la prometida de su hermano mayor. Sin embargo, una visión le anuncia que se casará con ella. 

Obra típica en la producción de George Eliot, El velo alzado, publicada en 1859 en la Blackwood's Edinburgh Magazine, es una nouvelle con sorprendentes elementos góticos y fantásticos que uno no suele asociar a la autora de Middlemarch. Pero el lector reconocerá sin duda su huella en la sutileza y la profundidad del estudio de una personalidad tortuosa y en la compleja recreación de un amor en el que conviven la fascinación y la mezquindad.

[Información tomada directamente del ejemplar]


Parece que llevo unas semanas descubriendo autores de tiempos lejanos a los que no conviene olvidar. A veces necesito un respiro, apartarme de tanta novedad para indagar en la literatura de otros siglos, y moverme por otros mares, lejos de tanta novela negra. Así que, para la reseña de hoy, me he decantado por un autor (¿autor?), bueno por una autora cuya vida resulta tan apasionante como sus obras. 

George Eliot es en realidad Mary Ann Evans, una joven a la que su padre no consiguió atar en corto. No hay más que echar un vistazo a la biografía que incluye este pequeño volumen para darnos cuenta de que no era una mujer de su tiempo. Sorprende enormemente la reacción de su padre cuando ella no quiso adaptarse a la educación religiosa familiar, a lo que hay que añadir la relación que mantuvo con un hombre casado, y algún dato más que podéis encontrar si buceáis por Internet. Pensando en la vida que llevó, siento que me hubiera gustado muchísimo conocerla. ¡Qué atractivo me resulta siempre lo diferente!

Pero su extravagante forma de ser también afectó a sus obras. De hecho, El velo alzado, nouvelle que no llega ni a cien páginas, y de la que vengo a hablaros hoy, recibió el rechazo de los editores, que se negaron a publicarla. ¿Y por qué? Pues porque a Mary Ann, que supo retratar de forma fabulosa la vida de provincias en Middelmarch, no se conformaba con los "temitas" de escritoras de la época. Habría que echarle un ojo al libro publicado por Impedimenta, Las novelas tontas de ciertas damas novelistas, un ensayo que, según la editorial, hace repaso a 'las tópicas novelas que dominaban los listados de ventas de su tiempo, con sus encantadoras y hermosas heroínas, y sus previsibles y azucarados finales', volumen al que me pienso lanzar de cabeza en cuanto pueda. ¡Cómo era la Evans! Y es que, en El velo alzado se abordará una temática poco usual en la época, la premoción.

El inicio de esta nouvelle no puede ser más intrigante. Un narrador en primera persona, del que más adelante sabremos su nombre y su condición, nos comunica que conoce la fecha exacta y las circunstancias precisas en las que se producirá su muerte. Parece un tipo amargado y algo desquiciado, que habla de maldiciones y existencias insoportables, dejando ver que anhela la llegada de su propia muerte. ¿Qué puede haber ocurrido para que una persona desee abandonar este mundo? Eso es lo que, inevitablemente, todo lector se preguntará nada más abrir este pequeño volumen. Pero lo que realmente nos dejará enganchado a las páginas de este libro es comprender que el protagonista posee un extraordinario don, que le permite conocer hechos futuros y leer las mentes ajenas. Si lo piensas, ¿no te gustaría disfrutar de semejante prodigio? ¿Nunca te has parado a mirar fijamente a alguien intentando averiguar lo que pasa por su mente? Seguro que sí. Sin embargo, nuestro protagonista terminará por considerar su don como una maldición más que como una circunstancia beneficiosa.

Latimer es el segundo hijo de un hombre de rígido carácter y amante del orden. Huérfano de madre, a la que adoraba, es un ser especialmente sensible desde la infancia, amante de la naturaleza, con una esencia poética de la que su padre repele, pues lo consideraba débil de espíritu. Aún así, su progenitor, por el que Latimer siente absoluta admiración, cumplirá como padre y cubrirá las necesidades de este hijo al que seguramente calificaría como alma cándida. Una enfermedad desarrollará en el protagonista el prodigio de la clarividencia. Sufrirá las primeras alucinaciones pensando que las experimenta inmerso en el mundo de los sueños hasta que descubre la realidad. Tiene la habilidad de ver ante sí sucesos del futuro y puede adentrarse en la mente de las personas que le rodean para conocer su verdadera naturaleza. Todo se complica cuando aparece en escena la joven Bertha Grant, prometida de su hermanastro Alfred con la que, por diversos avatares, contraerá matrimonio. Lo que ocurrirá a partir de este punto de la narración justifica la pregunta que abre la sinopsis de la novela,-¿Cómo se explica la pasión de un hombre por una mujer con la que sabe que llevará una vida desgraciada?-, así como el subtítulo que figura en la cubierta de la novela: La sed puede más que el miedo al veneno. 

El velo alzado es un novela etiquetada como gótica. Es verdad que se perciben algunos elementos del género. Hay algo en este tipo de literatura que para mí resulta fundamental, y es la ambientación. Si me gusta leer novela gótica es precisamente por esa atmósfera oscura y misteriosa que resulta tan necesaria en estas tramas fantasmagóricas, llenas de misterio y toques sobrenaturales. Sin embargo, en esta ocasión, no he sentido esa atmósfera opresiva tan propia de lo gótico, no he conseguido trasladarme a las estancias en las que transcurren los hechos más inauditos. En cualquier caso, esta carencia no le ha restado excesivo interés a la lectura.

Dividida en dos capítulos, siendo el límite entre ellos un importante punto de inflexión de la trama, El velo alzado, -un título de lo más metafórico-, está narrado con una prosa elocuente y culta, predominando la narración frente al diálogo. Sorprende la capacidad de la autora para hablar sobre un tema tan poco usual en aquellos tiempos, para representar de forma tan gráfica cómo funciona la telepatía, por llamarla de alguna manera. De igual modo, muestra una extraordinaria habilidad a la hora de adentrarse en la piel de un hombre seducido por una mujer. Y por último, destaco la belleza de los pasajes descriptivos. La ciudad de Praga tendrá un importante protagonismo, y el retrato que se hace de la ciudad evidencia que la autora conocía muy bien esta capital europea. 

Con algunas reflexiones interesantes que demuestran que el hombre de hoy sigue pensando, sintiendo y actuando como sus antepasados, poco más puedo aportar sobre esta pequeña obra que nos permite acercarnos a una de las escritoras más importantes de la época victoriana. Dada su temática y su corta extensión, resulta del todo imprescindible leerla.








 

[Fuente: Imagen de la cubierta tomada de la web de la editorial]

Puedes adquirirlo aquí:


8 comentarios:

  1. Una novela que forma parte de mis favoritas de siempre 😍💚💋

    ResponderEliminar
  2. Por tu reseña, se nota que has disfrutado mucho con su lectura. No me importaría leerla, porque tiene unos ingredientes muy atractivos, ya lo creo. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Para mí la ambientación también es fundamental, y pese a ese pequeño pero, seguro que la disfrutaría. Anotada.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. La quiero leer, me la regaló mi madre hará unos añitos así que a ver si me pongo!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Te iba a decir que no, pero si es cortita como dices, vengaaa, me la apunto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Todavía no me he propuesto en serio leer Middlemarch a pesar de tanta recomendación insistente y una de las razones es su tamaño. Por eso me gusta la que traes hoy, es diferente a lo habitual y además cortita por lo que creo que es una buena opción para conocer a la autora y quizás animarme finalmente con el Middlemarch.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Ni lo gótico ni lo fantástico son géneros que me atraigan especialmente, pero me no me disgusta lo que nos cuentas y siendo cortita podría darle una oportunidad.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. NO la he leído y no sé si ésta sería muy adecuada para mí. Pero sí he leído otra novela del autor/a y me gustó mucho
    Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...