lunes, 5 de abril de 2021

NOCTURNALIA de Joel Santamaría

Editorial: Espasa
Fecha publicación: marzo, 2021
Precio: 19,90 €
Género: narrativa
Nº Páginas: 272
Encuadernación: Rústica con solapas
ISBN: 9788467060836
[Disponible en eBook;
puedes leer aqui]


Autor

Joel Santamaría Matas, natural de Reus, se aficionó a la lectura desde muy pronto y como consecuencia de su interés por ella estudió Filología Hispánica y Anglogermánica. Actualmente reside en Salou, donde imparte clases de Lengua y Literatura Universal en un centro de enseñanza secundaria. Con anterioridad ha publicado en Espasa una novela histórica, Dies irae. Su segunda novela, Humanofobia, es una distopía que ha quedado primera finalista del premio de ciencia ficción Isaac Asimov 2019.

Sinopsis

Año 280 d. C. El centurión Constante Barsemis, con su liberto Elio Rodrigo, entra en la decadente ciudad de Tarraco para visitar a su hermana Valentina. Su cuñado, el edil Julio Natal, le pide que le ayude a resolver unos misteriosos casos en los que familias enteras han sido cruelmente masacradas; casos relacionados con otro similar que el centurión presenció tiempo atrás en la remota ciudad de Palmira. Ambos ignoran que se están adentrando en una trampa mortal. Constante y su cuñado investigarán las terribles muertes y descubrirán un mundo oculto de hechiceros y brujas  que devoran carne humana y practican la nigromancia, resucitando a muertos para sus oscuros fines.

Nocturnalia es un viaje bien documentado a uno de los periodos más desconocidos del Imperio Romano, el de finales del siglo III. Un periodo turbulento repleto de caos y confusión en el que proliferaban los cultos mistéricos orientales, la magia negra y la adoración a las divinidades infernales. 

[Información tomada directamente del ejemplar]



¿Te gustan las películas de romanos? Me refiero a esas películas que te muestran cómo era la vida del imperio, ahondando en su cultura, sus tradiciones, sus ritos funerarios, las relaciones conyugales,.... Mucho de todo esto es lo que encontramos en la última novela de Joel Santamaría, Nocturnalia. Sin embargo, no queda ahí la cosa. Santamaría ha escrito una novela en la que la mezcla de géneros es palpable porque, si piensas en Roma, inmediatamente te vendrá a la mente la idea de una novela histórica. No obstante, el autor catalán ha aunado con acierto la Historia, con la fantasía,  el thriller e incluso con el terror. 

No voy a negar que lo primero que me atrajo de esta novela fue su cubierta. Cautiva la mirada de esa niña rubia, ataviada con una túnica blanca, que nos mira fijamente en medio de ese cementerio, con un templo a su espalda y la luna llena iluminando la escena tenuemente. ¿No os inspira cierta intriga esta imagen? ¿No pensáis en algo oscuro y tenebroso? Efectivamente, también vamos a encontrar algo de eso en Nocturnalia. Os cuento.

Estamos en el año 280 d.c. Contante Barsemis es un centurión, curtido en mil batallas. Después de asistir a la coronación del emperador Probo en Roma, regresa a Osca, su lugar de residencia, acompañado de su fiel criado Elio Rodrigo. De camino, decide visitar a su hermana Valentina en Tarraco. No la ve desde hace varios años y las últimas cartas que ha recibido, tanto de ella, como de su cuñado Julio, edil de la ciudad, lo han dejado algo inquieto. En ellas se habla de desesperación y de sucesos extraños que están muy relacionados con lo que Constante vivió en Palmira hace unos cuantos años, cuando tuvo que luchar contra sus propios «hermanos», contra aquellos que se rebelaron contra el emperador de Roma. Al llegar a Tarraco, el centurión se reencuentra con la familia, con sus sobrinos -Julia y Casio-, y con su cuñado, pero lamentablemente le informan de que Valentina ha muerto. 


¿Qué le ha pasado a Valentina realmente? ¿Y de qué otras muertes se habla? Todo eso se irá viendo a medida que la trama avance. Pero, en esos primeros compases, Constante también conocerá a la que será la nueva esposa de Julio. Selena es «una mujer radiante como la luna», la viva imagen de Venus.


Aún no se ha enfriado el cadáver de Valentina y Julio ya está pensando en casarse de nuevo. ¿Cómo es eso? Junto a Selena, también conocerá a Escaria, una niña de seis años, bastante descarada, y sobrina de la anterior. Ambas se han acomodado en la casa familiar, parecen tener dominado completamente a Julio, lo que sorprende mucho a Constante, a Rodrigo, y solivianta a Julia y a Casio. 

La trama de Nocturnalia está llena de misterio y suspense. Se habla de terror pero, para mí, pesa más la fantasía y la intriga que otra cosa. Y es que, en Tarraco se están produciendo una serie de muertes inexplicables y sucesos extraños a los que Constante tiene que enfrentarse. Familias enteras son asesinadas cruelmente. Inicialmente se señala a los criados de la casa, compinchados con bárbaros a los que franquean la entrada de las casas para poder saquearlas, pero pronto se descubrirá que hay algo maligno y oscuro en esas muertes, algo que no es de este mundo. Nigromantes, brujas, magia negra, rituales escalofriantes y figuras siniestras pueblan las casi trescientas páginas de este libro, para llevarnos a un desenlace en el que nos espera más de una sorpresa en cuanto a la identidad de algunos personajes y que, al parecer, deja una puerta abierta. 

Nocturnalia ofrece una buena ambientación. En todo momento se deja caer una niebla pegajosa y densa que va cubriendo el desarrollo de los hechos. Por otra parte, se nota la labor de documentación del autor que retrata ese siglo III, tan poco explorado literariamente y, a la vez, tan decadente. Me ha gustado encontrarme con notas al pie de página que son sumamente aclaratorias, y un rosario de anécdotas y curiosidades que se adentran en las costumbres y hábitos de la época, adornando una narración que, como dije antes, bebe de diferentes géneros. 

En cuanto a los personajes, resulta interesante la relación entre Constante y Rodrigo, tan fuertemente unidos. El centurión es un hombre justo y considerado con su criado, al que trata más como un amigo que como un criado, y este último muestra una gran fidelidad a su señor, al que ha salvado en más de una ocasión. Entre ellos no encontramos la típica relación de servidumbre, sino que, como digo, llega a haber cierto grado de amistad. Por eso, en la resolución del caso al que se enfrenta Constante, veremos al centurión pedir la opinión de Rodrigo e incluso, a este mismo, llevar a cabo sus propias pesquisas. 

Los escenarios principales son Tarraco y Palmira, sobre los que se da bastante información. De la primera se dice que tiene más de quinientos años de antigüedad, una ciudad con «un trazado urbano bastante peculiar, ya que el hipódromo separaba» la urbe en dos zonas. Todo ello por motivos de seguridad. «Las autoridades que habían trazado su plano pretendían impedir con ella que cualquier revuelta iniciada en la parte baja pudiera llegar hasta la alta». En cuanto a Palmira, particularmente me ha interesado todo lo que se cuenta de la ciudad a nivel histórico pues seguro que no soy la única que recuerda los acontecimientos sucedidos en los últimos tiempos. Leyendo sobre esta novela, me ha parecido una ciudad a la que persigue la desgracia. Además de esto, la novela tiene su punto de actualidad. Se habla de epidemias que asolaban las ciudades a su paso, o incluso las desastrosas consecuencias que acarrea el cambio climático, convirtiendo la tierra en un erial sin vida. 

Pero, en relación a los escenarios, tengo que añadir que la edición de esta novela incorpora material adicional, algo que me gusta mucho. Nocturnalia cuenta con dos mapas orientativos en las páginas iniciales, uno sobre la ciudad de Tarraco y otro sobre Palmira, y que nos van a ayudar mucho a situar la acción. Además, en las páginas finales tenemos varios anexos. Para empezar, encontramos un glosario de términos que nos explican ciertos vocablos usados en la narración. Le siguen un par de páginas con notas históricas, en las que el autor nos explica ciertos detalles vinculados con la trama. Por último, tenemos una cronología de los hechos descritos.

Poco más os puedo contar. Nocturnalia es una novela para todo aquel que le guste el mundo clásico, y quiera adentrarse en una historia de dioses, deidades, mitos, leyendas y ritos. Estamos ante una novela en la que se hace un profundo retrato del imperio romano en sus últimos coletazos pero, a la vez, mezcla la fantasía, teniendo como resultado una lectura original que se lee de manera ágil. Así que, si lo que has leído en esta reseña te atrae, no tiene más que zambullirte de lleno en la lectura de Nocturnalia.

Y para hacerte una idea más precisa, te propongo ver el encuentro que tuvimos con el autor hace unas semanas, colgado en el canal de Locura de Libros.




[Fuente: Imagen de la cubierta tomada de la web de la editorial]

Puedes adquirirlo aquí:


9 comentarios:

  1. Con lo que me gusta a mí una buena novela histórica. Además, esos toques de magia, misterio, novela negra... Qué me la llevo, ¡vaya!
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Hola! No conocía el libro y pese a que no suelo leer sobre esta época lo cierto es que parece muy entretenido y además me encanta la portada así que me lo anoto. Muchas gracias por tu reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Pues así de mano, por la cosa histórica romana hubiera dicho que no pero luego han venido muchos elementos inquietantes además de esa primera imagen de la niña. Brujerías, misterios y ritos, todo eso que aunque no dé miedo de verdad sí que crea esa atmósfera como gótica aunque sea una época tan atrás. Me lo voy a dejar a la vista.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Creo que disfrutaría mucho con esta historia, así que apuntadísima me la llevo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!

    Pues me llamó la atención desde que supe de su publicación, así que es probable que acabe dándole una oportunidad pronto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. A mí me gustó mucho. He disfrutado con esta historia y con esa oscuridad que la envuelve.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. No me termina de atraer. Roma me gusta más en pantalla que en página. Una cosa muy mía, probablemente una tontería, pero entre tanto para elegir...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Aunque he disfrutado la bilogía de Posteguillo sobre Julia lo cierto es que los romanos me siguen costando un poquito así que en esta ocasión no me voy a animar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Hace mucho tiempo que no hago un viaje literario a la antigua Roma. Esta novela que reseñas es una buena propuesta para retomar el contacto, sin duda alguna. Tiene unos ingredientes muy atractivos. Besos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...