viernes, 27 de marzo de 2020

ALGO VA MAL de Fermín Bocos


Editorial: Destino

Fecha publicación: febrero, 2020
Precio: 18,90 €
Género: Thriller 
Nº Páginas: 336 
Encuadernación: Rústica con solapas 
ISBN: 9788423356959 
[Disponible en eBook]



Autor

Fermín Bocos nació en Santander y tiene tres hijos. Es escritor y periodista. Ha dirigido y presentado diversos informativos y programas de actualidad tanto en emisoras de radio como en televisión. Ha sido profesor asociado de la Universidad Carlos III de Madrid y es columnista político de la agencia Europa Press. Ha publicado las novelas El libro de Michael (1998), El resplandor de la gloria (1999), La venganza de Byron (2005) y El informe San Marcos (2009). En el ámbito del ensayo, es el autor de Tecnología bélica y censura en la Guerra del Golfo y Ellas (en coautoría con otros escritores) y el libro de viajes Viaje a las puertas del Infierno (2015)

Sinopsis

«Algo va mal. Aquí hay algo que no cuadra», dijo el comisario encargado del caso señalando uno de los dos cuerpos que aparecían en la foto con el rostro desfigurado por el impacto de una bala.

El cadáver de Cosme Damián, magnate de los medios de comunicación y director del influyente El Diario, aparece en su habitación de hotel en Ámsterdam la víspera de una de las elitistas reuniones internacionales del Club Bilderberg a la que iba a asistir. 



La intriga se desarrolla en escenarios que transportan al lector a las reuniones privadas del Club Bilderberg en los días previos a la guerra de Iraq; al París del mundo secreto del tráfico de obras de arte; a Berlín cuando todavía operaba la Stasi, la temible policía política de la RDA, la Alemania comunista; o a Gibraltar, puerto de negocios turbios y refugio de espías.


Un thriller trepidante en el que el autor vuelca con inteligencia y solidez narrativa su experiencia como periodista y construye un retrato acerado de la relación no siempre limpia entre la prensa y el poder, con la corrupción como telón de fondo en la España de nuestros días.



[Información tomada directamente del ejemplar]



Si rascamos sobre la superficie de la sociedad en la que vivimos, si profundizamos en la economía y en la política, comparando datos, leyendo aquí y allá, cuestionando lo que nos dice la prensa, siguiendo la pista a tal personaje, mostrando nuestro lado más crítico,... es posible que descubramos una telaraña enorme y preocupante. A veces pienso que vivimos en un mundo decorado con un bonito papel pintado que, al arrancarlo, deja a la luz paredes que muestran viejas pinturas y restos de otros papeles. Siempre hay algo debajo de lo que vemos. Algo va mal, la nueva novela de Fermín Bocos, se encamina hacia esa dirección, muestra un gran entramado que pone de manifiesto una realidad que se nos antoja lejana, desconocida, pero que nos afecta a todos por igual. ¿Sabes bien en qué mundo vives?



En Ámsterdam tiene lugar una nueva reunión del Club Bilderberg. A la misma asisten empresarios, políticos, financieros, industriales,... pero entre los asistentes figura también un español, Cosme Damián, dueño del periódico El Diario, un rotativo sensacionalista, encargado de sacar los trapos sucios de toda figura insigne del país, así que no es de extrañar que tenga muchos enemigos. La invitación supone para él, la cúspide de su trayectoria, y entrar en las filas de los hombres más poderosos. Sin embargo, su participación en esta reunión le saldrá cara. Alguien entra en su habitación de hotel, mientras practica sexo, lo asesinan a sangre fría, a él y a su acompañante. De la investigación, aparte de las autoridades holandesas, se hará cargo en España el comisario Aquilino Malvar y su mano derecha, el inspector Gabriel Montañés. Ambos tendrán que ir colocando las piezas de un puzle mucho más grande de lo que pensaban y que ponen en el punto de mira los tejemanejes de un constructor, el pasado de un político o las actividades ilegales de un financiero gibraltareño. El asesinato de Cosme Damián no será el único. Pero, ¿quién es el asesino? No destrozo la trama si os doy su identidad, pues este dato lo sabremos muy pronto. Se trata de Walter de Roux, al que apodan el Marsellés, un asesino a sueldo. 

Algo va mal es un thriller pero, si sabemos quién comete los crímenes, ¿qué gracia tiene la novela? Bueno, en esta historia no es tan importante el quién, el qué, el cómo, o el cuándo, como el porqué. ¿Por qué hay que quitar de en medio a Cosme Damián? ¿Por qué se cometen más asesinatos? ¿Por qué los poderosos siempre salen indemnes? Aunque otras preguntas también serán importantes como ¿Al servicio de quién opera el Marsellés? ¿Qué intereses tienen los personajes de esta novela? Esta frase, dicha por boca de un personaje, político de profesión, y que ya se recoge como cita en las primeras páginas, define por sí misma lo que vamos a encontrar en esta trama. 

"No me preocupa la sangre, me preocupa la tinta. La prensa, los medios y el escándalo político." [pág. 245]

Porque, como decía Fermín Bocos en la entrevista que pude hacerle, y que puedes leer aquí, a (algunos) políticos no les preocupa lo que hacen, sino que la población sepa lo que hacen. Un pensamiento que encaja en cualquier época, y más en los momentos que vivimos.

Algo va mal es un thriller porque hay asesinatos, víctimas e investigación pero es un thriller con claros componentes políticos, sociales y económicos, que transcurre entre los años 2002 y 2003, con la guerra de Irak y las armas de destrucción masiva como telón de fondo. Es cierto que me ha parecido una trama sin grandes giros argumentales que te roban el aliento, pero creo que el propósito de esta novela es incidir en una realidad que a los ciudadanos de a pie no está vetada, mostrar un red oculta que manipula a su antojo, tras la cual hay gente muy poderosa, que se esconde bien tras parapetos. ¿Me refiero con ello al Club Bilderberg? No especialmente. El poder traspasa las fronteras de este club que, en la novela queda descrito como un foro discreto, al que pertenecen los personajes más poderosos del mundo, "un lobby [...] formado por grandes banqueros, financieros, políticos en activos y otros que lo fueron en sus respectivos países, empresarios de los medios de comunicación y algún personaje de actualidad convertido en autoridad en una determinada materia de interés para los miembros del club", pero alrededor del cual gira mucha leyenda propiciada por la imaginación de los periodistas. No se profundiza mucho más en la naturaleza de este club, tampoco hay razón para ello.

Sin embargo, Bocos sí se afana en mostrar la relación entre política y periodismo, y es ahí donde, como lectora, he encontrado mucho más interés. ¿Cuántas películas habéis visto en la que ambos sectores están intrínsecamente relacionados? No es de extrañar ver el periodismo al servicio de un partido político, del gobierno o de la oposición. Para mí, ha sido uno de los temas más interesantes que se abordan. Sacar a la luz una noticia o dejarla en el cajón en función del protagonista en cuestión es algo que no decide siempre el periodista. ¿Nunca te paras a pensar quien mueve los hilos realmente? ¿Si hay personajes a la sombra que son los que ostentan verdaderamente el poder? ¿Si lo que lees en las noticias es realmente así o simplemente estamos manipulados? ¿No te asusta todo esto? A mí, sí. Las respuestas son claras.

Y más allá del periodismo o la política, otras cuestiones interesantes como la corrupción, el blanqueo de dinero, la mafia rusa, el tráfico de obras de arte y la Stasi. Debo admitir que, de la Stasi, me hubiera gustado saber algo más. ¿Qué tiene que ver aquella policía política en esta trama? Obviamente no os lo voy a decir. Simplemente os comentaré que hay un personaje cuyo pasado estuvo vinculado a aquella organización y un periodista intenta sacar la noticia a la luz. Ahí lo dejo. 

¿Y qué pasa con el desenlace? Bueno pues, sinceramente no es lo que me esperaba. Los últimos párrafos no cierran todo lo que había dejado abierto y, más allá de una relación amorosa que no barruntaba, no me ha aclarado mucho más. ¿Es que acaso hay intención de continuar con la historia? Pues la verdad es que no lo sé. No se me ocurrió preguntarle al autor, -no había terminado de leer la novela cuando me senté a conversar con él-, ni tampoco he leído nada al respecto. En cualquier caso, y por si pensáis que la lectura me ha defraudado, debo decir que no. Todo lo que acontece a lo largo de las algo más de trescientas páginas huele tanto a realidad y engancha por sorprendente, que a mí me ha parecido una lectura aceptable. Que me hubiera gustado saber más de la Stasi, que hubiera preferido otro final, pues sí, no lo voy a negar pero Algo va mal cuenta con un entramado interesante que puede sorprender al lector. 

Y ahora toca hablar de los personajes. Me quedo con dos, uno de cada bando. Por un lado, Walter de Roux me parece un tipo peculiar e interesante. Huérfano de padre desde muy pequeño, desarrolló cierta crueldad infantil, y tras pasar por la legión, terminó convirtiéndose en asesino a sueldo. El desarrollo de los hechos nos permite conocerlo mejor y sabréis por qué digo que es un tipo peculiar.

El otro personaje es Gabriel Montañés, un policía de carne y hueso, que se tiene que enfrentar a una dura labor de investigación, compleja e intrincada, esquivando las dificultades que le pone la burocracia. Me ha gustado este personaje porque me ha parecido muy real, un hombre con preocupaciones comunes, con quejas comunes, con relaciones comunes. Es fácil que te caiga bien. Además, es ese policía a través del cual se muestra esa perenne rivalidad entre Guardia Civil y Policía Nacional. No llega a unos límites muy exacerbados sino que, cuando hace falta, se echan un cable el uno al otro. 



Algo va mal es una novela algo coral en la que figuran otros personajes como Francis Hamiltón, exsecretario de Estado norteamericano; Julián Santaeugenia, un constructor; Telmo Salcedo, un político muy poderoso e intocable; Mordekai, un financiero gibraltareño; y los periodistas Mikel Azuera que investiga la relación de un hombre poderoso español con la Stasi, y Felipe Mazarrasa, que se centra en los negocios sucios de Santaeugenia. De todo un poco. 

En cuanto a los escenarios hay varios: Ámsterdam, Berlín, Nueva York, Gibraltar,... y otros más. No cobran gran protagonismo, por lo que tampoco hay mucho que decir. Eso sí, me quedo con la bonita visión que Bocos nos ofrece de mi ciudad. 

"...Sevilla, la gran capital andaluza, que ha crecido dejándose llevar, como casi todas las ciudades españolas, por la especulación urbanística, pero en su caso sin perder el extraordinario encanto que la convierte en única." [pág. 174]

La estructura de Algo va mal es alternante. Es decir, los capítulos, de corta extensión, van saltando de una cuestión a otra, de un personaje a otro, de tal manera que al lector le resulta fácil ir siguiendo el desarrollo de los hechos de forma paralela. El fraseo corto, la brevedad de los capítulos, la continuidad de una acción tras otra, imprimen mucho ritmo a la lectura, aunque, como dije antes, no hay grandes giros ni un suspense explosivo. Eso sí, el humor y la ironía fina están muy presentes en el texto. 

En definitiva, de esta novela me quedo con ese retrato de la actualidad de la que tanto desconocemos. Lo que ocurre en esta historia podría ocurrir perfectamente pues basta con abrir los periódicos para encontrarte a un Julián Santaeuegenia o un Telmo Salcedo, y eso es lo que la convierte en una lectura interesante.







 

[Fuente: Imagen de la cubierta tomada de la web de la editorial]


Puedes adquirirlo aquí:

28 comentarios:


  1. Hola.
    Este libro lo voy a dejar pasar, no me llama mucho y ademas no es un genero que suela leer. Gracias por la reseña.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  2. Hola! No conocía este libro pero parece muy interesante así que me lo llevo apuntado. Gracias por tu reseña, me alegra que te haya gustado.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Me gustaba mucho una serie que iba justo de esto: lo primero que sabíamos era quien era el asesino, luego se descubría el porqué, y me encantaba así que... anotado.

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  4. Hola Marisa!! Sí que parece una lectura interesante, así que no descarto darle una oportunidad. ¡Genial reseña y gracias por el descubrimiento! Besos!!

    ResponderEliminar
  5. No pinta nada mal. Es de esas lecturas que si se cruzan, no voy a dejar pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Ya tengo suficientes thriles en mi tbr así que voy a dejar pasar este:( aunque no se ve nada mal pero aun así por e¿hoy no es lo que busco

    Besos y abrazos desde Libros chidos
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  7. Coincido plenamente contigo. No es el thriller al que todos están acostumbrados pero me pareció muy interesante.

    ResponderEliminar
  8. hola, me encantan los thrillers, asi que me lo voy a mirar a ver si me lo anoto en mis pendientes, que tengo una gran lista este año, no se que ha pasado, jajaja.

    ResponderEliminar
  9. Pues tiene muy buena pinta!
    Lo anoto, no lo conocía y creo que puede ser interesante.

    Besotes

    ResponderEliminar
  10. No lo conocía y pinta muy bien, creo que me podría gustar bastante. Anoto!

    Besotes

    ResponderEliminar
  11. Buenaass!
    Pues el libro no es de mi estilo y por ahora no creo que lo lea, pero gracias por la reseña <3

    ResponderEliminar
  12. Me la llevo para más adelante. Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Efectivamente no siempre lo más importante es saber quién, de hecho en algunos casos conocerlo de antemano añade más tensión. Sin duda son interesantes los temas que plantea la novela, yo la tengo en casa esperando y por partida doble además, pero lo cierto es que no estoy muy segura de lanzarme. Ya en principio no me atraía demasiado y alguna otra reseña me ha quitado las pocas ganas... En fin! Ya veremos.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. La verdad que me resulta interesante, me llama mucho la atención.
    Lo que estoy seguro es que, el libro no sé si me gustará o no, pero tus reseñas dan de por sí ya, para premios literarios. Qué maravilla.

    Muchas gracias. Creo que pasaremos bastante tiempo por aquí 😍

    ResponderEliminar
  15. Hola. Me gustan mucho los thrillers. Quizá, con la novela de terror y misterio, sea el género que más leo durante el año. No conocía esta novela y tampoco a su autor. Me lo apunto, por supuesto.
    Besos, Marisa. Cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  16. Pienso que las relaciones entre la prensa y el poder político son las que acaban desvirtuando cualquier sistema democrático. No existe el periodismo neutral. Solo hay que ver como determinadas personas se califican a si mismas como periodistas de izquierdas o de derechas. Algo absurdo para la propia profesión. Tu reseña más los temas que toca el libro son muy atractivos para el lector.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. ¡Holaaa!

    Pues no me sonaba el libro aunque me gusta mucho que haga una crítica de la sociedad y que lo mezcle con una trama de misterio. Aunque por lo que veo, el final no ha sido todo lo que podría... una pena :/

    ¡besos!

    ResponderEliminar
  18. ¡Hola! El tema político no me atrae demasiado, al menos en este momento, aunque es verdad que el resto de temas sí parecen muy interesante. El hecho de que desde el principio se sepa quién es el asesino (es un arma narrativa que ya me he encontrado otras veces), no me desagrada, aunque eso de que el desenlace no te haya convencido del todo..., aunque en general la novela no te haya defraudado.
    La tendré en cuenta. Oye, una pregunta, me dijiste que la entrevista a Eloy Moreno fue la última que hiciste de forma presencial antes de la cuarentena. ¡Me encantaría leerla!!
    Besos

    ResponderEliminar
  19. No soy muy de thrillers pero me atrae el trasfondo de esta novela. Creo que la literatura, entre otras cosas, está para indagar en esas capas que dices que se ocultan bajo la superficie. Aunque a veces pienso que, más que no conocer el mundo en el que vivimos, a veces no nos importa demasiado conocerlo de verdad siempre que no nos toquen lo que nos afecta directamente.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Pues es que a mí el club Bilderbeg y todo este tema del poder que no vemos me fascina así que me da un poco de pena que el libro tire por otros derroteros y me desanima especialmente que no me cierre las tramas. Lo iba a apuntar ya cuando lo vi en el blog de Fesaro ( si no recuerdo mal) pero apuntó lo mismos inconvenientes para mí que tú así que lo dejo pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Es un género que siempre me llama la atención y me interesa aunque por lo mismo suelo tener bastantes lecturas apuntadas y en consecuencia tengo varios pendientes. Igualmente no lo descarto para un futuro. Gracias por tu reseña y un beso!

    ResponderEliminar
  22. La verdad es que la temática, al margen de los asesinatos, me gusta y esa relación tan estrecha que hay entre política y comunicación es clave hoy en día, aunque como vemos en las redes, todos somos políticos a toro pasado que hubiéramos tomado otras soluciones y todos somos "periodistas" titulados desde el sofá contaminando la vida diaria de la ciudadanía con bulos y opiniones interesadas. EN fin... libro interesante sin duda.

    Bs.

    ResponderEliminar
  23. ¡Hola!

    No lo conocía, pero como suele ser un tipo de libro que disfruto, no descarto darle una oportunidad cuando tenga menos libros pendientes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Reconozco que no veo esta lectura para mí pero se la comento a mi compi de blog porque pinta muy bien.

    ResponderEliminar
  25. ¡Hola Marissa!
    No conocía el libro, pero la temática luce bastante prometedora.
    Al verlo no me llamó mucho la atención pero a medida que fui leyendo tu reseña me parece que es un libro al que si le daría una oportunidad.

    ¡Un abrazo y un beso!

    ResponderEliminar
  26. ¡Hola!
    No soy muy de leer thrillers, pero creo que este se lo podría recomendar a mi madre (a ella le encantan). Me lo llevo apuntado.
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...